Entrevista a Victoria Rosell

Sigo por redes de Vicky Rosell. En la distancia una se hace idea de las personas perfiladas por sus respuestas, por su aspecto ante los acontecimientos. Me gusta la gente serena, lo confieso. Las personas que no pierden la elegancia aún en los peores momentos. Victoria Rosell es de esas. Con una sonrisa permanente, con una expresividad en la cara que nos da la pauta de sus emociones, pasiones o preocupaciones. Sus ojos en algún momento de nuestra conversación se velan con dolor o  rabia porque lo vivido por Vicky entra dentro de la categoría de abyección humana con visos de sadismo.

Nacida en Murcia desarrolló su carrera judicial en Las Palmas hasta que  dio el salto a la política activa. Extraña que una profesional cualificada, con prestigio y trayectoria impoluta diera un salto a la vida pública y más siendo en un partido como Unidas Podemos que no ha tenido ni tiene las cosas fáciles.

Con una carrera asegurada y  cimentada acercarse al abismo de una contienda electoral con lo que ello supone, produce vértigo. Me intrigaba conocer los porqués de esta mujer. Conocer cómo se siente una persona a la que arrastran por el fango inmundo del descrédito mientras la prensa canalla se ensañaba con primeras páginas que luego cuando la ley le dio la razón de pleno no se ha compensado. Victoria Rosell siguió su camino sin perder la elegancia ni la sonrisa. Callando y peleando con la firmeza de una titana. Les presento a Victoria Rosell. No será una entrevista objetiva, lo confieso de antemano porque a mi admiración inicial se unió la seducción de una mujer integra, feminista, luchadora y honesta.

 

 

Qué te hace entrar en política, cual fue el detonante para decidirte saltar a la vida pública y más concretamente a Unidas Podemos

-Si tuviera que elegir una sola razón, sería constatar la injusticia de las leyes en la última etapa del Partido Popular.  Recordemos, era 2015, yo estaba en un juzgado de guardia como jueza  de instrucción donde llegaban cada vez más casos  entreverados por la precariedad social. Recuerdo, por ponerte un ejemplo, a una señora mayor que se nos desmayó en la sala. Ante las preguntas que se le hacen nos confiesa que no ha desayunado…Venía con una denuncia de abusos, de índole sexual. En su  vivienda, un piso de protección oficial, con solo su  pensión vivían catorce personas a su cargo… Había que dictar un alejamiento porque en la vivienda convivían personas sin lazos familiares en donde se produjo el abuso. Tienes unas  leyes  que debes aplicar pero  no puedes  ¿qué hacer en un caso así? Al empobrecimiento, la precariedad de mucha población se sumó la Ley Mordaza y para corroborar la injusticia entra en vigor la  ley Gallardón de Tasas Judiciales, es decir, que la gente tenía que pagar para recurrir todo lo que considerara injusto. Me doy contra un enorme muro todos los días en mi trabajo. ¿Aplicar las leyes? ¿Cómo? A la vez nos damos cuenta que hay leyes que no se cumplen por el vacío de medios que tienen. La Ley de Memoria Histórica, por ejemplo, no recibe ni un euro durante el gobierno del Partido Popular. A la vez que notamos como los casos de corrupción van quedando impunes, sin castigo, mientras pequeños delitos se convierten en casos penados con  rigor inusitado. Cada día me desespero más comprobando la futilidad de mi trabajo.

La judicatura no se puede saltar las leyes, pero veía tales injusticias que me producía hasta malestar físico impartir justicia. Empiezas a pensar  si no harías un mejor servicio  a la sociedad cambiando las leyes que siguiendo con este sistema enfermo de injusticia. La frase: lo llaman democracia y no lo es  martillea en mi cabeza por entonces porque veo cada día la realidad que supone esa frase afortunada. No, no hay democracia cuando no hay medios, cuando la precariedad se extiende a capas numerosas de la sociedad.   Eso me hizo dar el salto a la política. Luego Podemos hacía poco que había surgido, habíamos vivido el estallido del 15 M,  el espíritu de limpieza, honestidad , feminismo, ecologismo  que yo profesaba lo tenía este partido . Evidentemente el atusas ideológico tuvo mucho que ver, porque ni el Psoe ni el Pp tenían nada que aportar a mis convicciones ni al cambio social que este país necesitaba y necesita-

Esperaba una respuesta tan  agresiva por parte de su contrincante político José Manuel Soria ante su candidatura-

– Tajantemente no. Éramos conscientes de lo que suponía de incordio  para una persona como Juan Manuel Soria que llegara a disputarle en el Parlamento una candidata como yo, sin hipotecas políticas ni más compromiso que el contraído con  la ciudadanía. Imaginábamos que la respuesta sería dura, pero ni por asomo lo que ocurrió. Soria es el  ejemplo perfecto de lo que suponen las puertas giratorias. Soy consciente que les desbaraté los argumentos: “son perroflautas”, decían, “van sucios, desarrapados”. Llegamos a la política personas como yo, jueza, bien vista por la sociedad y les dejamos un poco en cueros a nivel dialéctico, por eso imaginaba una respuesta agresiva. Por otro lado, Juan Manuel Soria es el prototipo perfecto de político corrupto, de la clase política que se pretende erradicar. Fíjate que cuando se produce el problema de la emisión de gases de Volkswagen, hasta Alemania pide responsabilidades y él siendo ministro no lo hace. Ahora tiene un cargo en Volkswagen…Que casualidad ¿no? Al igual que las eléctricas, propicia las prospecciones petrolíferas con la ruina que eso supone para Canarias…y luego tiene cargo en las eléctricas.  Engañó a todo el mundo, a su partido, a la prensa…con esa cara de seriedad tan circunspecta ha sido el gran engañador de todos. Cuando dimite por los papeles de Panamá hubo gente que se sorprendió, no nosotros que le conocíamos y sabíamos la red corrupta que movía en Las Palmas. Pero no, no podía suponer que sería tan fuerte lo que emprendió contra mí. No podía suponer el ensañamiento y la bajeza moral de implicar a terceras personas, incluso a un juez para acabar con una contrincante política. Eso jamás pude imaginarlo-

Que le hizo sospechar que el juez Salvador Alba  prevaricaba-

-En la demanda que interpone Soria maneja datos privados que es imposible que supiera de no tener acceso a fuentes de la judicatura. La fiscal del caso  niega repetidas veces su implicación en la filtración, y solo quedaba  Salvador Alba  que no tiene nada contra mí. No era cosa personal en absoluto, lo que ocurre es que en la judicatura para acceder a cargos de importancia…(esos que luego se hacen  las fotos masculinas con el rey) no queda más remedio que acercarse al poder político. Salvador Alba es un tipo ambicioso, muy ambicioso;  conocido por toda la profesión su afán de notoriedad , pero no de ser un buen juez o preparado, no. Su ambición es de figurar , de cargos honoríficos y de poder. Para llegar a eso hay que ir en la cuerda del político de turno y Alba quería medrar a toda costa, para ello se acerca a Soria proporcionándole datos sobre mí. Se trata de un favor que le hace que pretendía cobrar con influencia.  No era contra mí, yo solo era la moneda de cambio de las influencias que pretendía el juez. Por desgracia para ascender a puestos de responsabilidad no sirven de nada los conocimientos, la capacidad o el buen hacer, hay que hacer la corte al político de turno, servir a sus necesidades y yo fui eso, el pago por adelantado que el juez Alba hacía al político con más poder de Canarias

Tiene remedio la Justicia en España o hay que fundirla y rehacerla-

-Tiene remedio. En Unidas Podemos tenemos el proyecto de mejorar la formación que se da para el ejercicio de la judicatura. Mira, para acceder al puesto dedicamos al menos cinco años, que no somos productivos y pagamos la formación a jueces veteranos. En B, todo, claro, lo cual es una absoluta vergüenza. Para empezar hay que pensar que durante esos cinco años no solo no ganamos nada sino que producimos un gasto importante a la familia…eso indica que solo la clase privilegiada puede acceder a la judicatura. No está al alcance de cualquiera.  Los jueces que nos forman son mayores, conservadores en su mayoría, por tanto ¿qué tipo de formación nos dan? la que practican. Si cambiamos eso ya tendríamos un cambio sustancial. Estos jueces adolecen de falta de conocimientos sobre la justicia, por ejemplo en casos de violencia de género y en derecho internacional. Hay un desconocimiento total que se manifiesta en determinadas sentencias.  Tomemos como ejemplo la sentencia de la Manada, se pudo hacer un veredicto en base a once violaciones porque fueron once las penetraciones realizadas. ¿Cómo es posible que solo se juzgue una violación…y las otras? quedan impunes. No es lo mismo una penetración que once…no puede ser un solo delito.  El famoso: no es no, parte de la judicatura desconoce el verdadero sentido de esa frase. Las leyes franquistas consideraban que el derecho del marido y del cliente de prostitución primaban sobre el derecho a la negativa de la mujer. Y eso lo arrastramos. ¿Violación matrimonial? no, si es el derecho del marido. ¿Violación a una prostituta? no es posible, si ella está para eso. Y de ahí vienen sentencias absolutamente aberrantes. Creemos que hay que reestructurar la formación de los juristas en estos casos pero hay más-

-Piensas seguir en política o es transitorio tu paso por ella-

Me gusta, me encanta estar en el Parlamento, creo que es un enorme privilegio servir a la ciudadanía dentro de la política activa, ser diputada es una suerte y un privilegio…pero la política es agotadora. Y más en un partido como Unidas Podemos que no tiene dinero, que nuestras posibilidades son las fuerzas personales de la militancia. Tenemos técnicas extraordinarias pero no llegan para cubrir el trabajo en todos los ámbitos. Cuando tenemos que redactar informes técnicos somos nosotras las que lo hacemos, apenas contamos con ayuda. Es un trabajo agotador, créeme. Y luego estar en el ojo del huracán público tampoco es agradable, a veces es amargo, no tanto por nosotras como por nuestra familia. Tienen que soportar la servidumbre de  escuchar lo que se dice sobre nosotras . Por tanto mi tiempo en política  es temporal. Siempre tuve claro que mi periodo en política era puntual, hacer cosas y luego volver a mi trabajo-

Has llegado a plantearte algún cargo de poder en el partido. He escuchado voces (confieso que con  agrado) que te propugnaban como sucesora de Pablo Iglesias ¿no te apetecería más margen de poder dentro del Partido?-

-En absoluto. Claro que he escuchado esas voces y he contestado lo mismo que ahora. Estoy dotada para el pacto, para mediar en conflictos, quizá por mi formación laboral soy buena mediadora, negociadora,  en eso estoy y estaré siempre, en equilibrar posturas, mediar, calmar las tensiones que se producen en todo partido vivo como el nuestro. Esa es mi labor, lo otro queda descartado porque no hace falta. Mira en un partido tiene que haber de todo, y yo sé donde soy útil-

Consideras que tu condición de mujer ha supuesto un agravante en los sucesos que has vivido

-Por supuesto y me alegra que me lo preguntes porque si ves la superficie no te das mucha cuenta, incluso he llegado a pensar a veces si no sería mi propia paranoia, pero no. Se han ensañado conmigo en parte por ser mujer. Las críticas son feroces y constato la diferencia de trato. Si te rompes y se te saltan las lágrimas, por ejemplo, enseguida se achaca a la histeria, a la fragilidad  y ya me gustaría a mí que los hombres se rompieran o lloraran con más frecuencia en vez de mantener el gesto impávido y la sonrisa falsa. Sí, estoy segura, el hecho de ser mujer me ha dañado más y ha sido un agravante en todo el caso que he vivido. Ser de Unidas Podemos, ser mujer y oponerme a un  cacique…todo ha sumado mucho-

La llaman porque el canutazo está a punto. Hasta nosotros llega Carlos Sainz Mato, otro outsider de la política. La saluda, la abraza y le emplazo para otra entrevista que será más adelante. Son dos personas capaces, las mejores cabezas cada uno en lo suyo. Justicia y Economía, que quizá junto con Sanidad, Educación  son los pilares básicos de un estado. He conocido a dos que podrían hacer grandes cosas en esos ámbitos. Les abrazo y les deseo suerte en esta campaña. Suerte que será la de todas de conseguir que estén lo más alto posible. Marcho pensando que en política hay gente de mucho valor y se me renuevan las esperanzas.

 

María Toca

 

Fotografía, gentileza de Amaia  Carracedo Arana

 

 

 

Sobre Maria Toca 786 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario