Estreñidas emocionales

Son esas personas a las que nadie les cae bien, que ponen peros a los demás por su edad, por su situación económica, por su físico si no es normativo o porque tienen faltas de ortografía; seguramente también por a quién desean otros.

Son gentes que se apartan al pasar por delante de alguien sin hogar, que no miran a los ojos de aquellos a los que consideran inferiores en alguna escala mental limitante y tratan con sutil desprecio a los que creen están a su servicio.

Se trata de los que llaman con adjetivos despectivos a los que no han nacido en esta tierra o a los que sí pero tienen un color diferente y no manejan dinero.

Son esos que no se besan con pasión en público, no muestran su júbilo por una alegría ajena, porque supondría dejar de ganar ellos y vuelven la cabeza cuando ven pasar una pareja de chicos de la mano y murmuran un insulto entre dientes o incluso abiertamente.

Ser estreñido emocional es desconfiar también de todo el mundo, pensar que los demás tienen más suerte que uno en la vida y desmerecer los logros ajenos.
Estreñirse es creer que la diversidad psíquica o funcional es ser tonto, que la vejez es fea y que ser gordo es obsceno.

Es argumentar ante un éxito de otro un supuesto enchufe o situación ventajosa, pero nunca un esfuerzo, mérito o capacidad personal.

Los estreñidos son aquellos que creen que hay que hacer determinadas cosas a determinada edad, vestir de tal o cual manera según tu profesión o tu formación y salir con pandillas de amigos con estéticas homogéneas, profesiones y economías en sintonía y estados civiles similares.
Se trata de esos que creen que la gente desfavorecida económica y socialmente es semidelincuente y tan solo se dedica a recibir ayudas del Estado sin control.

Son esas personas que jamás dirían ” te como tó tu cara“, nunca saldrían con alguien desempleado o pobre, no sueltan palabrotas y jamás, jamás pegan saltos al ver a una amigo o amiga querida después de tiempo o bailan como si no hubiera un mañana.

Son los que piensan que en el mundo siempre habrá ricos y pobres, nunca dicen la palabra follar y se peinan para que ningún pelo destaque libremente.

Esas personas.
Esas que no quiero a mi lado.
Y que últimamente veo demasiado.

María Sabroso.
Fotografía de la gran Diane Arbus.

Sobre María Sabroso 33 Artículos
Sexologa, psicoterapeuta Terapeuta en Esapacio Karezza. Escritora

Sé el primero en comentar

Deja un comentario