Heridas

Por qué me sangra el alma a cada rato

de las viejas heridas, suturadas

con hilo flameado de costumbre…

mientras  las nuevas se abren, tal que fuera

estilete afilado que las hiere.

Por qué el dolor agita este costado

donde guardo  pasadas amarguras

y también se almacenan las traiciones

 mal camufladas de experiencia,

que se dicen…

Se guardan en esos tristes recovecos,

sin que, por mucho que lo intente,

se disuelvan y sean recubiertas

por la eterna nube del olvido.

Duelen y mechan una vida

de reservas, con leves y sutiles,

las defensas que levanto,

con fuerte y escarpada empalizada

por ver si sirve de duro parapeto

a fin de protegerme, de nuevas puñaladas.

Nunca se aprende lo bastante

sobre como maniobrar entre el bestiario

de feroces plagas que acechan

y cubren la tierra de despojos

con sangre de traiciones, aliñadas.

Y  tanto duelen, las heridas,

tal que  si fueran las primeras

en que se nos vence la vida, dando tumbos.

como de  jóvenes, inocentes

pensando que la aflicción era breve,

pasajera, cual ave que se posa y luego vuela

para luego tener paz  siendo feliz la vida entera.

Vano descorche, mentiras asumidas

porque las heridas, si son tales,

supuran, duelen, dejan huella,

las primeras…o las que llegan en refugio

de una vida aplacada por años

e inciertas pesadumbres.

Las nuevas y las viejas…todas ellas.

María Toca

Santander-31-12-2020. 20,33

Sobre Maria Toca 1085 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario