Irena Sendler

En las grandes crisis solemos decir que aflora lo mejor y lo peor del individuo. Gente normal que se arrastra y deshumaniza por salvar la vida o el patrimonio, que traiciona y  vende a hermanos, amigos o a componentes de su comunidad. Y luego está la gente que se sacude el miedo y labra un camino de heroísmo sin igual. Irena Sendler es de estas últimas. Nacida con el nombre de Irena Kryzanowska, el 15 de Febrero de 1910. Hija de Stanislaw, importante médico que murió de tifus contagiado por pacientes descartados por otros galenos. Stanislaw  atiende a todos, incluso a los proscritos  judíos. Enterados de su muerte los líderes de la comunidad judía polaca pagan los estudios de su hija, Irena. Dentro de la Universidad, la joven se opone a la discriminación que sufren  demostrando ya su carácter indómito, por lo que es expulsada de sus estudios durante un tiempo.

Al estallar la guerra, Irena tenía 29 años y está empleada en el Departamento de Bienestar de Varsovia. En su trabajo se ocupaba de ayudar a gente en estado de precariedad. Con el sellado del gueto de Varsovia, se quedan atrapadas en él más de 400.000 personas que viven hacinadas, pasando hambre y todo tipo de necesidades. En esas condiciones de salubridad las plagas y enfermedades endémicas hacen mella en la población judía. Dentro del gueto se constituye el Consejo de Ayuda a los Judíos (Zegota) en 1942. Al tiempo  las autoridades nazis deciden acabar con el problema judío en el gueto y son deportadas a Treblinka más de 280.000 personas.

Irena utiliza influencias para introducirse en el gueto a fin de ayudar en lo posible a las necesidades de un pueblo agonizante. Para no destacarse se coloca la estrella de David en el brazo como forma de mimetizar y ganar la confianza de la población. Durante el tiempo que permanece en el gueto consigue sacar a  miles de niños que son acogidos por familias polacas, para ello, son seleccionados niños que por su físico pasen por arios. Se les enseña a pronunciar un perfecto polaco, canciones, poemas…a fin de pasar por hijos de las familias de acogida. La red que crea Irena es perfecta.  Los saca en cajas, en sacos,  que son trasportados camuflados en camiones que entran y salen del gueto con materiales o alimentos. Para ello sedaban a los niños a fin de que aguantaran sin descubrirse. Hay una anécdota de una bebé que es sacada de esa forma, y su madre le coloca debajo de sus ropitas una cuchara de plata, así como el contacto de teléfono. La bebé es sedada e introducida en una cajita con agujeros para que aguante el traslado. Durante meses, la familia de adopción llama al teléfono de contacto para que la madre verdadera escuche los gorjeos de su pequeña…hasta que fue conducida a Treblinka. La bebé más adelante fue llamada la niña de la cuchara de plata y será una de las que reconoce y agradece a Irena la obra que realizó. Se calculan que fueron 2.500 niños salvados de la muerte segura  en los campos de concentración.

Cuando no es posible pasarlos por polacos, o no hay familias que adopten, los va colocando en diversos orfanatos atendidos por monjas que previamente ha captado para su red de salvamento. El caso era arrebatarlos de las garras del crematorio.

Las SS,  sospechan de la actividad de Irena Sendler por las dimensiones que ha tomado la organización. Cuando una lavandera, colaboradora de Zegota, es detenida   y torturada da los detalles de la organización, las SS van a por Sendler. Aún tiene tiempo de esconder los nombres verdaderos y contactos codificados de los niños para que no pierdan su identidad y puedan ser recuperados por los padres que sobrevivan. Los papeles son guardados en botes de cristal que entierra en un huerto vecino, así como dinero para pagar los servicios que civiles realizaban para Zegota.

Es detenida al día siguiente, torturada sin tregua,  jamás habla ni delata a nadie. La llevan a la cárcel terrible de Bawiak condenada a muerte. La organización compra a un polaco confidente de los nazis que consigue que un SS la deje escapar… En un momento que sale al exterior, el SS, le grita: “¡Sendler…corre!”Al día siguiente puede leer su nombre entre los fusilados de Bawiak.

Ni las torturas ni la cercanía de la muerte pueden con su voluntad de seguir ayudando,  después de su huida pasa a la clandestinidad de forma definitiva y sigue salvando vidas de niños colaborando con Zegota,  hasta el final de la guerra.

El nuevo sistema político de Polonia, salido de la guerra, olvida, quizá con interés, el heroísmo de esta mujer que vive en silencio. Hasta que un grupo de niñas norteamericanas se topan con la historia, es representada en una obrita de teatro infantil cobrando fuerza su vida.

En 2007 es nominada por Polonia para recibir el Premio Nobel que no recibe al final ya que es otorgado  a Al Gore. Se le tributan diversos honores y reconocimientos que ella recibe con sencillez.

Muere un 12 de Mayo de 2008 en Varsovia

 

María Toca©

Sobre Maria Toca 903 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario