La muñeca diabolica

Cuando hay una egolatría enfermiza, una personalidad que raya peligrosamente en la psicopatía y  es encumbrada hasta el infinito, se recibe mal la crítica. Tan mal que se suele desbarrar hasta la locura.

Esta chica, sí hablo de Isabel Díaz Ayuso, no fue ni estudiante brillante ni profesional de nada. ¡Oh, sí! llevaba las redes del perrito de Esperanza Aguirre, la Cruella del Ville de la década anterior. Salvo eso, jamás destacó ni por inteligente, ni por preparada ni por guapa. Una medianía que podía perfectamente haber pasado la vida en un pequeño bufete, despacho, o administración sin pena ni gloria. O de dependienta de un Zara de extrarradio. Una chica normal, tirando a lerdilla. Quizá fuera su propia inconsistencia o el afán de protagonismo exacerbado, lo que la hizo entrar desde muy joven en política. Se acercó a la Falange pegándose a los lideres joseantonianos de los que debió de aprender la dialéctica de los puños (las pistolas no, que ahora no se llevan) Y luego su afán medratorio la impulsó hasta Genova 13 que andaban buscando caras jóvenes para cautivar a un electorado que les era hostil. Corrían vientos progresistas en el país y los jóvenes alternaban acampadas en plazas, manifestaciones rodeando el Congreso y la crisis los(nos) llevaba al paroxismo social. Y cayó en Génova como pudo caer en cualquier lado. Con su ego floreciendo mientras su cara se afilaba a golpe de botox y chutes pomulares de ácido hialurónico de calidad.  La chica  le hizo  gracia a doña Esperanza Aguirre, quizá porque ve reflejada su personalidad en ella y la tenemos haciendo guaus guaus por las redes.

La falta de candidatos/as para la CM y la amistad con otro cachorro venido a más, Casado –¿le recuerdan? porque parece borrado por vientos stalinianos o coreanos (del Norte)- Y se promocionó a la sinsorga hacia Sol como pudo haber sido azafata de congresos. Porque no había más. Le adjudicaron a un aprendiz de brujo, Miguel Ángel Rodríguez, famoso por tomar de la mano a personajes planos y lanzarlos al estrellato. Adelgazó, le adjudicaron un asesor de imagen de tronío, siguieron tuneando su cara los médicos estéticos madrileños  y  la tenemos triunfando durante la pandemia cuando su megalomanía la impulsó a enfrentarse cada día con el presidente de la nación.

 

Que Pedro Sánchez decía agua, ella vino. Que levantarse, ella sentada. Así todo el rato, chupando cámara y aposentando la idea de la «libertad» para tomar cañas en la población. Convirtió a Madrid en una barra de bar a perpetuidad y los electores/as se lo agradecieron. Poco importó que apostara por los Protocolos de la Vergüenza, dejando morir a miles de viejillos abandonados,  porque si algo define a esta gente narcisista es que no tienen capacidad empática ninguna. Les da lo mismo un muerto que miles. Su fin y su mira es el autoalimento mezcla de egolatría y aclamación.

Elecciones. Ayuso con una campaña vergonzosa promocionando birras y despiporre, consigue la mayoría. Presidenta por mayoría. El acabose. Por donde quiera que fuera era aclamaban porque plantó cara al guapo de la Moncloa. Porque dejó bares abiertos. Porque dio libertad para morir en los arrabales ciudadanos mientras el resto languidecíamos en nuestras casas. Y ella, mediocre, anodina, apócrifa e inane se lo creyó todo. Cada día su buche de autofagia personalista se incrementaba provocándole un hambre infinito. Como buena narcisista perniciosa, quiere más. Y más. Sin freno y sin que nadie la cuestione. Y si lo hacen enchufa la trituradora y listo. Aún se recogen restos de la anterior ejecutiva pepera. Se los llevó por delante.

La acusan de mantener cerrados los centros de salud,  ella va y los abre proclamándolo a los cuatro vientos y diciendo que algo así como que  se chinche la oposición, pá guapa yo. No calcula que un centro de salud necesita médico, enfermera, celador…No, eso son menudencias inconsistentes,  ella gobierna para dar conferencias de prensa y que en el canutazo la rodeen decenas de plegados plumillas con halagos varios. ¿El personal sanitario? le  preguntan. “Pamplinas de izquierdosos. Cojo de otros sitios, los traslado de un día para otro, sustituyo, vacío unos, los llevo y los traigo y ¡plin! que se jodan, como dijo aquella chica del escaño”

Al revolucionarse el personal y convocar una huelga, la muchacha se conmociona y decide conceder una entrevista. ¡Ajá! ¿Quién la tose a ella? A los problemas surgidos, Isabelita, responde ¿cómo? Sí, atacando al gobierno. Atacando a Pedro Sánchez –para mí tengo que esta chica tiene sueños húmedos con el presidente – Y nos cuenta que la razón verdadera del infame guapo de la Moncloa es traer la República. Pero no una república cualquiera ¡quiá! No, ni tan siquiera una bolivariana. Ahora apuesta por una nicaragüense (me da a mí que ni sabe en qué continente está Nicaragua) La verdad es que Pedro el Guapo, quiere matar a la oposición, a la mitad por lo menos y a la otra mitad llevarla a la cárcel. Y hacer una república nicaragüense en España. Con dos ovarios.

Lo de la sanidad madrileña es todo una conjunción judeo masónica (o sindicalista/izquierdista) para conseguir eliminarla a ELLA. Se dice para sus adentros la iletrada narcisa que ocupa Sol.

Los desvaríos de Isabel Díaz Ayuso deberían preocupar a los/as madrileñas, pero sobre todo a su partido. Ya devoró a un SG, el siguiente está calentando el horno donde será cocinado por la joven y sus padrinos que han mamado de las ubres trumpistas a cascoporro.

Lo de pretender atender a los madrileños/as con la mitad de la plantilla necesaria, no es problema. El problema es que la quieren eliminar a ELLA.

Un buen amigo y colaborador de este magazine, me confirma como experto, que la chica tiene un grave deterioro cognitivo y  de salud mental anda escasa tirando a nula. Peligroso porque en sus manos hay poder, bien que no lo maneja ella, se trata de una pobre muñeca de ventriloquía, pero tal que una muñeca diabólica, mucho me temo que se rebele hasta de sus mentores y corra despavorida en busca de sangre opositora. Todo es posible. Vistas sus últimas intervenciones públicas, todo es posible. Ella siente que su sitio está en Moncloa…O si me apuran, en Zarzuela. No me extrañaría nada que intentara defenestrar a doña Letizia para ocupar su puesto. O el del Preparao. Total, la quedaría bien el apodo de La Preparada.

Lo tomamos a risa pero da que pensar. Una loca anda suelta por la sede de la Comunidad Madrileña y no parece nadie capaz de pararla. Hace dos años su maestro y mentor montó un lío en la Casa Blanca que aún andan los yanquis intentando arreglarlo. Y son de la misma camada de locos narcisistas perniciosos.

María Toca Cañedo©

 

Sobre Maria Toca 1307 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario