Los pies en el lodo

Después de caminar por rincones oscuros,

albañales perdidos que mueven aguas negras,

y de rendir las ausencias…

                                                               mucho tiempo después,

añoramos los sueños

concebidos entonces, cuando todo era blanco

sin nubes ni ocasos

y las torpezas nos sabían a nuevas.

Apenas caminando por pretiles del río

-el sendero serpenteante

cubierto de cantos rodados, luengos, fríos, muy fríos-

cubriéndonos la ausencia

                                                                   con sonrisas de hielo…

quizá fuera entonces, cuando todo nacía.

Y el futuro desplegaba sus alas

sin cautelas ni espantos

forjando recovecos con cristales tallados

de unos ojos brillantes,

que titilaban, frescos,  prestos a  descubrir

                                                                       la vida  tras de cada ventana.

Desvelamos visillos,

descubrimos secretos,

 ancestros bien perdidos,

que  también  fueron  miedos

y lento, con el paso pastueño

se nos llegó el otoño, se nos murió el estío

alfombrándose el suelo

con  crepitantes  hojas

que cayeron del cielo.

                                                                     Hoy las sienes platean,

las manos van plenas de  zozobras

y en el pecho nos crecen los fracasos

y el dolor de mil noches

que se fueron pasando, entre sollozos hueros

sin un brazo que, amante,

amparase el destierro

ni en la frente una mano,

que borrara recuerdos.

Hoy, en la noche estrellada

apenas queda tiempo

de cruzar unos puentes

                                                                            de salir de la alcoba…

y trazar el sendero que nos cruce hasta el cieno

donde los pies se hunden

y el viento se hace eterno.

María Toca Cañedo©

Santander-07-06-2022, 17,49

Sobre Maria Toca 1551 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario