Mary (Wildfire) Edmonia Lewis

«No hay nada tan hermoso como el bosque libre: coger un pez cuando tienes hambre, cortar las ramas de un árbol, hacer un fuego para asarlo, y comerlo al aire libre, es el mayor de todos los lujos. No me quedaría una semana encerrada en las ciudades, si no fuera por mi pasión por el arte»,

Escrito de  Lewis en una cita datada en 1864, de la que se hace eco el museo de arte americano Smithsoniano.

Nace Mary Edmonia Lewis, en Albany, Nueva York,  un cuatro de julio de 1844 hija de padre sirviente liberto que ya tenía un hijo de una pareja anterior, y de una nativa americana de la tribu Mississanya Ojiwe, procedente del norte de América, hoy tierra de Canadá. La madre  ejerce de  tejedora y cestera en la tribu. Pronto Mary se queda huérfana ya que los padres mueren cuando es solo una niña. Su hermano, barbero de profesión, intenta protegerla pero son unas tías maternas quienes se encargan de criarla. Su nombre, entonces, no era el de Mary, sino que la nombran por su apelativo nativo, Wildfire. Para sobrevivir, las tías ejercen la misma profesión de la madre, producen cestas que venden a los  turistas que se acercan a conocer las cataratas del Niagara.

Son los tiempos de la fiebre del oro, el hermano de Mary, marcha a buscar fortuna en las costas de California, cosa que consigue amasando una fortuna importante. Él recuerda la pasión de Mary por el arte, su talento innato y el gusto por hacer belleza con sus manos por lo que la impele a presentarse a Oberlin Academy Preparatory School con solo doce años para poco después integrarse en  la única escuela de arte que en ese tiempo acepta mujeres negras. Mary en 1856 entra en el Oberlin College Institute, escuela de arte no segregada. Su talento se desarrolla dentro de los muros del centro. Pronto se inclina por la escultura. Fue en ese momento en el que comienza a utilizar el nombre por el que es conocida, Mary Edmonia Lewis.

Eran tiempos difíciles en la América que mantenía un sur enfrentado al rico norte, con  una economía agrícola  esclavista y tradicional. Aunque la escuela de arte Oberlin College es integradora no puede escapar al racismo imperante. Unas compañeras de cuarto de Mary le acusan de haberlas envenenado y es denunciada. Más tarde se demuestra que es todo falso pero el germen del desprecio y el odio se ha extendido sobre ella. Vuelven a acusarla de robar y el colegio no solo no la apoya, sino que la impide terminar su curso y graduarse en arte. Es atacada por una turba de compañeros y se intuye que fue violada cosa que  ella jamás confirmó.

El racismo es agobiante por lo que decide marchar a Boston en 1864, por entonces la capital de la cultura y de las artes en donde conoce a Edward A. Brackett, escultor de fama con relaciones amplias entre los abolicionistas. La introduce en su ambiente y comienza a realizar esculturas donde rinde homenaje a los héroes de la Guerra Civil y a los notables abolicionistas. Sus obras se venden entre el grupo de protectores,  aunque a Mary le sigue aplastando el ambiente de racismo latente en su país.

Creó un busto del coronel Robert Shaw, que había muerto mientras dirigía el 54º Regimiento de Massachusetts;  vendió copias del busto a 15 dólares cada una. Ganó el suficiente dinero  para poder trasladarse a Europa. En 1866, viajó a París, Londres y Florencia antes de establecerse en Roma. A su llegada, el conoció al escultor Hiram Powers,  la cedió un lugar en su estudio.

La tierra de la libertad no tiene lugar para ella, dice Mary en Roma, donde se ve más considerada como persona sin los condicionantes raciales de su país por lo que decide residir en la capital italiana. Descubre el mármol, material por el que se apasiona trabajando en  las figuras que sueña y pronto se consagra como escultora de éxito.

Sus obras comienzan a  triunfar en la Ciudad Eterna. Realiza una obra que la encumbra Forever Free (LIbre Para Siempre),  y pronto su estudio comienza a ser visitado por gente de todo el mundo, también por artistas expatriados,  además de adquirir sus obras y extender su prestigio. El arte de Mary es naturalista con una expresividad que cautiva a los visitantes.

En 1876  exhibe su en la Exposición Interestatal de Chicago. Se trata de   una enorme escultura de dos toneladas, La muerte de Cleopatra, inspirada en la obra de Shakespeare,  Antonio y Cleopatra. Poco después el mismo Ulises S. Grant le encarga un retrato. También contribuyó con un busto de Charles Summer.

La fama de Mary va cayendo, su obra comenzaba a estar olvidada. Poco después marcha a Londres donde muere en Hammersmith, el 17 de septiembre de 1907.

Está enterrada en el Cementerio Católico de Londres.

La figura de Mary Edmonia Lewis quedó relegada al olvido hasta que en los años noventa del pasado siglo ha sido reivindicada como una de las artistas pioneras de gran importancia entre afroamericanos revisando tanto su vida como su obra.

María Toca Cañedo©

Sobre Maria Toca 1572 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario