Milena Jesenská

Como tantas otras mujeres que tuvieron alguna relación con hombres celebres, se las recuerda tan solo por lo que supuso en el cruce de tiempo  que vivieron con o para ellos, obviando la capacidad y la genialidad de sus personalidades. Es el caso de Milena Jesenská, que nació un diez de Agosto de 1896 en Praga. Hija de un adinerado y burgués, Jan Jesensnky, dentista y cirujano maxilofacial en la capital checa. Milena, desde muy  pronto mostró su rebeldía y la peculiar personalidad que tenía. Se hizo famosa en la ciudad siendo una niña porque se tiró al río Moldava, vestida, para llegar puntual  a un cita.

La madre de Milena muere cuando ella apenas tiene trece años, decide marchar a un hotel y hospedarse  completamente sola para autoafirmándose como adulta, pasando el duelo en soledad. En el hotel, escucha las voces de los otros huéspedes, sus discusiones, sexo, conversaciones, labrando así, quizá, el deseo de hacerse cronista de una sociedad que la motiva.

Estudia en un elitista colegio de la alta burguesía que poco después destacaría por su posicionamiento en el empoderamiento femenino, se trata de  la Escuela Secundaria de Praga. Más tarde sus alumnas recibirían el nombre de “Milenas

Las mañanas las dedica al estudio pero las tardes,  la joven Milena, pasea por la parte judío alemana de la ciudad, que los checos evitan. Visitando cafés de esa zona conoce a intelectuales como Max Bral y Frank Werfel.

Su padre, de ideología filo nazi,  jamás se entendió con ella, la ha ignorado desde siempre y comienza a detestarla debido a su independencia. Cuando Milena conoce y se enamora del escritor judío alemán Ernst Polak  decide ingresarla en un psiquiátrico por “loca e inmoralMilena resiste el internamiento haciendo acopio de su fortaleza y rebeldía consigue a los nueve meses salir del hospital. Poco después, cuando solo tiene diecinueve años, decide casarse con su amor prohibido, lógicamente  el repudio paterno es total. Polak es  diez años mayor que Milena, jamás la hará feliz aunque ella le amará profundamente.

Polak, es un atractivo hombre, mujeriego, que al poco tiempo de casarse torna a su vida de conquistas olvidando a Milena.  Sufriendo, además, penurias económicas que dañan más la relación. La pareja, marcha de Praga hacia Viena intentando encontrar un futuro. Corre el año 1919 y Milena decide comenzar a escribir artículos y reportajes para diferentes periódicos checos. Llega a ella un texto para ser traducido: se trata de un escritor desconocido, checo, por el que Milena se siente al momento fascinada. Comienza la relación mítica entre Milena Jesenská y Frank Kafka.

Una vez traducida la obra Der Heizer, del alemán al checo, comienza la relación epistolar que daría lugar a las deliciosas Cartas a Milena”. Kafka se siente fascinado por la personalidad de la mujer, se enamora de ella, pero la presencia matrimonial de Polak imposibilita la relación. Aunque a Milena la atrae profundamente Kafka, no está preparada para romper su matrimonio. También la sensación de miedo  que  tiene el autor de la Metamorfosis  ante el torbellino emocional que le supone Milena, le retrae de un acercamiento mayor. El escritor ya está bastante enfermo muriendo poco después en la ciudad de Kierling cercana a Viena de la afección pulmonar que le aquejaba.

Milena, colabora estrechamente con la revista “Narodni listy” publicando el seis de Junio de 1924 un hermoso obituario del escritor.

Aunque su matrimonio está completamente roto, no se divorciará hasta pasados siete años de la muerte de Kafka. Hay una historia un tanto rocambolesca y romántica que nos demuestra el carácter de esta mujer. Cuando decide divorciarse, una de sus amigas roba una joya que venden posteriormente, con el dinero obtenido,  Milena compra un lujoso vestido, se embellece de forma extraordinaria y va a la cafetería donde Polak  alterna y realiza sus conquistas. Milena, bellísima, conversa con otros hombres hasta que el esposo infiel, espoleado en su orgullo decide que debe reconquistarla y se acerca a ella, pidiendo su  compasión. Milena, serena, le abofetea delante de todo el mundo y abandona el local con el orgullo restaurado.

Poco después contrae nuevo matrimonio con el arquitecto Jaromir Kreynar con el que tiene una hija. Antes ha enfermado de inflamación articular. La pequeña, Honza, nace bien pero a Milena el gran dolor de rodilla la conduce a tomar morfina en abundancia. Poco después su segundo matrimonio, resentido por este motivo, fracasa también.

Milena ha desarrollado una labor periodística extraordinaria, sus artículos demuestra gran talento, descubre el comunismo escribiendo para el periódico del partido. Tiempo después su marido marcha a la URRS, con el fin de realizar unos trabajos de construcción explicándole que el supuesto paraíso soviético no lo es tanto, lo que produce a Milena un notable decepción ante los sueños concebidos sobre la revolución rusa.

Funda, como editora, la revista Poítomnost para la que realiza visionarios informes políticos.

Cuando los nazis invaden Checoslovaquia, Milena, ayuda a escapar a la gente que teme ser encarcelada, en Noviembre de 1939, es ella la que cae bajo las garras nazis siendo arrestada por la Gestapo. Poco después es deportada al infierno de Ravensbrück, a donde llega en 1940.

El comportamiento de Milena en el terrible campo donde ingresan a las mujeres que el régimen nazi detesta, es rebelde, insumiso. No se pliega a las ordenes de los guardianes, sin ningún tipo de sumisión. Esto produce incomodidad entre algunas presas del campo…y admiración entre otras.

Una de las que queda prendida de la personal forma de comportarse de Milena es la escritora Margaret Buber-Newman, con la que entabla más que una amista, casi un hermanamiento. Se reúnen de noche en las letrinas de Ravensbrück para hablar, hacerse confidencias y contarse sus vidas. Margaret, adusta mujer acostumbrada a reprimir sus emociones, descubre en la amiga el sano impudor de hablar de los propios sentimientos y las emociones más íntimas. La figura alta, estilizada de Milena ha destacado en el campo como lo hizo en la vida, fascina de tal manera a Margaret que anota mentalmente todo lo que escucha. Milena, en una de sus conversaciones le dice a Margaret: «Sé que al menos tú no me olvidarás, que podré seguir viviendo en ti y les dirás a los demás quién fui».

Cosa que hace Margaret Buber- Newman, labrando su amistad de la que años más tarde construirá el libro monumental que llevará por título “Milena” en donde recogerá lo referido en las horas terribles de las letrinas de Ravensbrück.

Resistir en el campo del infierno nazi es difícil, incluso para la enorme Milena Jeseuska, que enferma siendo operada por los macabros cirujanos del campo, del riñón, muriendo como consecuencia de las malas praxis que utilizan.

El 17 de Mayo de 1944 con tan solo 48 años y un gran talento aún por demostrar, muere la mujer que fue amada por Kafka  siendo una importante periodista, luchadora por la libertad y rebelde.

No debemos olvidarla, tal como temía, y no solo por lo que de ella escribieron tanto Kafka como Margaret Buber-Newman, sino por toda su gran valía personal y su enorme talento como periodista.

María Toca Cañedo©

Sobre Maria Toca 1268 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario