Mujer:

– ¿Quieres ser mi amante junto con un harén de mujeres, todas tratando de captar mi atención?
– No, gracias.
– Hola, ¿quieres ser mi maestra afectiva?
– No, gracias.
– ¿Quieres ser mi terapeuta gratis?
– No, gracias.
– ¿Quieres ser mi madre sustituta y amarme incondicionalmente, me comporte yo como me comporte?
– No, gracias.
– ¿Quieres dar muchísimo más de tu parte en nuestra relación, ya que yo tengo muchos y variados problemas y falta de solvencia?
– No, gracias.
– ¿Quieres escuchar todas mis dificultades emocionales profundas, mis desorientaciones vitales y mis traumas y no recibir a cambio la misma atención?
– No, gracias.
– ¿Quieres esforzarte tratando de convencerme de que me entregue y me comprometa afectivamente, y disculpar mis idas y venidas?
– No, gracias.
– ¿Quieres alimentar mi ego dañado e inflado escuchando mis maravillosas ideas, mis logros profesionales y mis proyectos pero sin que yo corresponda porque me cuesta mucho prestar atención a alguien que no sea a mi mismo?
– No, gracias.
– ¿Quieres sentir que soy un poco más importante y valioso y que tendrías que estar muy satisfecha de que alguien que podría estar con muchas mujeres más te mire?
– No, gracias.
– ¿Quieres disculparme siempre, pasar por alto mis comportamientos insanos, no molestarme con confrontaciones y perdonarme porque «no me sale hacerlo mejor»?
– No, gracias.
-¿Quieres ser una mujer FUNCIÓN? ¿Una mujer que cumple una función de forma utilitarista girando alrededor de un hombre?
– No, gracias.
Es momento de valorarte y poner límites.
Sobre María Sabroso 101 artículos
Sexologa, psicoterapeuta Terapeuta en Esapacio Karezza. Escritora

1 comentario

Deja un comentario