Nancy Wake (el ratón blanco)

Nació, Nancy, siendo la pequeña de seis hermanos, en Roseneath,  Wellington, Nueva Zelanda, el 30 de Agosto de 1912. Cuando cuenta poco menos de  tres años la familia se traslada a  Sidney, Australia. Pocos años después, el padre, Charles Wake regresó a Nueva Zelanda, abandonando a la madre, Elle Wake, y  a los seis hijos en Australia. A consecuencia del abandono Nancy tuvo una infancia dura, con privaciones. Estudia los primeros años en el North Sydney Girls High School,  a los 16 años , harta de privaciones y de no tener libertad,  habiendo recibido  una pequeña herencia de su tía (200 libras)  marcha a Nueva York donde trabaja de enfermera y después va a Londres, donde se forma como periodista.

En el desempeño de su profesión para la Hearts Corporation, viaja por Europa comprobando el ascenso del nazismo y del fascismo en Italia, donde ve el matonismo de los partidarios de Mussolini contra obreros y gitanos. Fue un despertar lúcido ante lo que se auguraba en Europa. Quizá partió en ese momento la idea de combatir al fascismo y al nazismo con todas sus fuerzas.

En Francia se casa en 1939 con un rico industrial, Henri Edmond, residiendo en Marsella. Al caer Francia en manos de Alemania, Nancy decide pasar a la lucha de la Resistencia. Realiza tareas de infiltración y de espía entre las líneas alemanas, con tanta precisión que se convierte en pesadilla para las tropas invasoras. Llegan a ofrecer cinco millones de francos por ella y pasan a denominarla “ratón blanco”

En 1943, en vista de que no pueden detenerla a ella, lo hacen con su marido Henri, como forma de presión. Torturado hasta la extenuación  terminan fusilándolo , Nancy no se entera del  crimen hasta el final de la guerra. Los nazis no consiguieron que Henri la delate, manteniéndose firme en silencio hasta el final.

Las acciones de Nancy son legendarias, viaja por el país salvando los distintos puestos de control nazis, con el fin de recuperar los códigos de los operadores telefónicos y poder espiar las conversaciones entre los militares nazis. En una ocasión cortó el cuello de un guardián que estaba a punto de pulsar la alarma que alertaría a las SS. En una entrevista en televisión le preguntaron cómo lo hizo, y en silencio realizando un gesto con su mano simulando cortar el cuello, lo explicó mejor que con palabras. Se dice que causó más de 1000 bajas entre los SS y el ejército invasor.

La organización de Nancy en sus tareas de espionaje es perfecta en infraestructura y movimientos, pero al final cae su grupo debido a una delación. Detenida, consigue huir por el bosque durante más de 800 kilómetros realizados en bicicleta, luego  embarcarse  y llegar a Inglaterra donde sigue la lucha.

En  Gran Bretaña se une a la Dirección de Operaciones Especiales y regresa a Francia saltando en paracaídas semana antes del desembarco de Normandía, para preparar la llegada de las tropas aliadas provocando sabotajes y labores de información sobre los movimientos nazis en el país galo, también realizó tareas de comunicación entre Londres y la Resistencia a fin de organizar el ataque que preparan las tropas aliadas sobre Francia.

Al término de la guerra, regresa a Sídney donde contrajo segundo matrimonio con John Melvin. Intenta hacer incursiones en la política con el partido Liberal, sin suerte. Se presenta varias veces a las elecciones y no es elegida, lo que le hace retirarse de la misma.

 

Le fueron llegando diversos honores por su heroísmo en la II Guerra Mundial, recibe la Legión de Honor francesa, la  Medalla de la Resistencia George Medel y la Medalla por la Libertad.

En 1985 escribe su historia con el título “El ratón blanco”. A la muerte de su esposo, marcha de Sidney, desengañada por no recibir el apoyo en su carrera política, trasladándose a Londres donde reside hasta su muerte ocurrida  en 2011. Sus cenizas fueron extendidas en la zona de Montsuson, donde realizara sus acciones como espía.

María Toca Cañedo©

 

Sobre Maria Toca 1104 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario