No, no somos iguales ante la ley

No, no somos iguales ante la ley.

Encabezar el artículo con esta frase produce pudor por la obviedad que todas constatamos. No, no somos iguales ante la ley. Jamás lo fuimos y en estos tiempos la alcantarilla cerrada de un estado formado a base de barnices falsos que lustraban una autarquía en descomposición trocándola en democracia moderna, nos aflora como la mierda de una cloaca tapada en falso.

Constatar, como hemos hecho en los últimos días, que un tipo millonario, con la vejez asegurada con cargo al erario público español (ustedes y yo, queridas…) ha trapicheado con comisiones ilegales de sus “primos” saudíes sin declarar en España y regalando “por amor y agradecimiento” a su conCorina Larsen, nos deja con un cierto estupor. Que no debiera, porque esta barahúnda de  trapicheos e ilegalidades ha sido posible porque sí. El señor Emérito, ciudadano Borbón, heredó su hacienda de un padre que gritó en el exilio dorado en que vivió cual Escarlata O, Hara: “juro que nunca pasaré hambre” Como si alguna vez esta saga de ladrones irracionales que ha sido la nefanda  familia Borbón lo hubieran pasado. Ya se arreglaron ellos en esquilmar las arcas del estado y los bolsillos de sus fieles para vivir en la opulencia sin dar palo al agua nunca. Y digo nunca. Reinasen o vagasen por Europa  como el bon vivant de Don Juan Borbón, que después de participar en la guerra civil (en el bando ganador fascista, of course) jamás volvió a levantar el brazo como no fuera para mover ruleta, tirar cartas o mover caña de pesca…Bueno, también escarbó con ahínco debajo de las faldas de mujeres aristócratas o no, que en eso los Borbones han tenido siempre buena boca y han mostrado variedad de gustos. Su hijo el ciudadano J.C Borbón, con más gusto por las faranduleras sin arte aunque con los años niveló el gusto y le primaron las aristócratas, séase Corina Larsen o  Marta Gayá , apodada “reina de Mallorca” y premiada de consolación con dos millones de nada, imaginamos que también debido al “cariño” y a la “amistad” del viejo camastrón. Enfado habrá tenido la Gayá al enterarse que la Larsen recibió 65millones…Es que en el amor también hay divisiones y clases.

Cierto que a las que somos republicanas sentimos repudio visceral por una institución arcaica que basa el sustento del poder en nacer con un apellido, pertenecer a una familia. Ancestros medievales de la creencia   que el poder emana de Dios y se delega en sus hijos predilectos. Teoría vergonzante que revisten los monárquicos con carcasa de legitimidad, seguridad  y ejemplaridad. Con esos mismos argumentos debieran ser los propios adeptos de la monarquía y la genuina derecha, quienes más escandalizados estuvieran. ¿Ejemplaridad? ¿Seguridad en la institución? cuando los secretos de estado han estado en manos de titiriteras domadoras de  elefantes con marido toxicómano. Cuando ha tenido que intervenir el CESID varias veces para salvaguardar los secretos de estado que el ciudadano J.C Borbón confiaba entre las sábanas a las barraganas variopintas que ha tenido.

En Junio de 2014 el PP, Foro Asturias, y  Unión del Pueblo Navarro https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/09/20/el_aforo_rey_juan_carlos_con_una_enmienda_fraude_como_que_ahora_denuncia_86895_1012.html

votaron a favor de un vergonzoso aforamiento del ciudadano J.C. Borbón a fin de protegerlo, quizá,  porque ya se le salían los flecos de la corrupción por debajo de las faldas. Y aprobaron, con la abstención del PSOE,  una ley que le mantiene exento de ser reo de justicia aún después de abdicar.  En entrevista concedida a los medios, decía Pedro Sánchez que las noticias del Emérito eran perturbadoras. Ligero me parece el adjetivo, que yo diría más bien: escandalosas, perniciosas, salvajemente medievales. Ese viejo  monarca se ha retorcido  de risa  mientras en España nos comíamos una crisis que levantó casas, vidas y haciendas. El camastrón del Emérito comisionaba además de recibir sus emolumentos grandiosos (él y toda su santa familia, incluidas amantes,amigas, follamigas y polvos momentáneos)  además de recibir dineros de dictaduras que pagaban sabe dios qué y él repartía con soltura, no al pueblo español que sería el legítimo dueño porque el ciudadano Emerito trabaja para el estado y todo lo que reciba o genere al estado pertenece,  para sus amantes (amantes, queridos periodistas, amantes, no amigas especiales del monarca…ra ra ra). Con razón bautizó al yate regalado por el empresariado mallorquín (habrá algo que paguen estos gorrones) como Bribón. Si ustedes miran el significado que la RAE da a la palabra bribón, verán que bien retrata al ciudadano  J. C Borbón.

 

Se dice que las andanzas del viejo no implican ni menoscaban al hijo. El Preparao, Don Felipe VI que nos leyó la cartilla aquél tres de Octubre de infausta memoria, llamando al orden a la ciudadanía catalana y por ende a las personas que apoyamos el derecho de autodeterminación, abroncándonos por saltarnos la ley votando ¡Votando!https://www.lapajareramagazine.com/carta-al-preparao-pero-poco Se ve que  lo de robar, expatriar dinero,  recibir regalos de dictaduras,  no declarar,  regalar a las amantes, contar secretos de estado…se ve, como digo,  que no está en el santoral borbónico y puede hacerse con impunidad. Claro que solo si te apellidas Borbón. Si no, la ley se ceba con saña contra cualquier ciudadano. Pregunten si  se saltaron alguna declaración, o cometieron algún error en sus impuestos, o simplemente aparcaron en mala zona si hubo exención de pena. No, porque  la plebe paga los errores con sangre y la aristocracia está exenta. Como decía, nos dice la ministra y varias voces de la derecha mediática,  que al Preparao no le implica las acciones de su padre ¿En qué quedamos? ¿Son derechos de familia solo para heredar lo guay, títulos, prebendas,  dinero del  erario público y no los desmanes? Con esta premisa perdemos la principal defensa de la institución monárquica: la ejemplaridad, la trasmisión por herencia de valores nacionales.

Ese es el quid de la cuestión, que esta monarquía nunca fue ejemplar. Lo que empezó mal, troquelando una  institución de hojalata en  una democracia de opereta barnizando la autarquía, ha ido de mal en peor. Porque las costumbres hacen leyes y al ciudadano J.C Borbón se le ha eximido siempre de cualquier responsabilidad legal, penal o personal. Una se pregunta el por qué sigue alguien defendiendo esta monarquía de chichinabo y poco ejemplar. La respuesta quizá esté en el entramado de intereses que defiende la institución monárquica. El fino lazo que se ha trazado con corruptelas que implican y ensucian a un estado al completo. Con razón avisó el otro reyezuelo Jordi Pujol, que si era atacado temblaría el estado. Bien ha cumplido;  su omertá le ha mantenido fuera de la cárcel y a sus hijos con penas suaves y discretas.

Esta saga de Borbones es una enorme carga que llevamos atada a la espalda. Quizá fuera el primer paso sacarsela de encima para poder correr como sociedad hacia un futuro más justo. No la única, desde luego, pero sí la primera. Por eso sería bueno que el partido que gobierna de forma mayoritaria en coalición (PSOE) se dejara de parsimonias y emprendiera la carrera hacia una república federalista. Claro que soy consciente que el PSOE navega con su propio lastre, esos guardianes de las esencias que a modo de  los dromos de Karnak custodian las esencias de la podredumbre generada en una Transición heredera directa de una dictadura que no fue derrotada, sino que se descompuso como el cuerpo de su adalid, el dictador Franco. ¡Ay! esos barones ¿socialistas? que bien harían a la nación yéndose con el Emérito. Lejos y callados.

Por eso, cuando alguien dice que los/as españolas somos iguales ante la ley  se nos produce un retortijón de tripas ante tamaña falacia. No, ni somos ni hemos sido jamás iguales ante la ley y eso ennegrece nuestra democracia hasta hacerla inservible, porque socava la base misma   del sistema. Como decía, Jesús Maraña, en un artículo reciente, esa es la principal causa de desatino. Los antisistema son ellos, los que impiden que no se pueda juzgar a un presunto delincuente porque se apellida Borbón.

María Toca©

https://www.lapajareramagazine.com/borbones-y-felones-ranas-y-secretos-de-estado

Sobre Maria Toca 876 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario