¿Os imagináis?

Imagino un mundo en el que no se juzgue a las personas sin conocerlas, en el que no se espeten sentencias como gotas de saliva a reacción sobre las personas.
En el que no se categorice a los seres humanos a través de números, por mucho que haya herramientas terapéuticas que nos sirvan profesionalmente y puedan dar luz.
-Mira ésta, cómo se nota que es un 2 del eneagrama.
– Menudo sietón (7)
– Vaya 4 de libro. Nada en drama.
– Es que mi novio es un 8 y no veas lo líder que es.
Me cansa, me agota, el poder aparente que supone manejar un lenguaje y soltarlo sentenciosamente ante el otro, el de enfrente, quien no habla mi idioma o desconoce qué estoy queriendo decir.
Me subleva la falta de interés por el misterio que cada uno de nosotros somos y la aparente sabiduría de quien se coloca en el pódium de conocer de ti más que tú mismo.
Me imagino y sueño con un mundo y con unos espacios terapéuticos en los que la curiosidad genuina por la persona de enfrente sea la norma, el amor humano y la comprensión la base y en el que la confrontación se ofrezca sabiendo que quien la hace también yerra, también es alumno o alumna de la vida y tiene materias para septiembre pendientes, siempre.
Nadie ha terminado este camino y la formación de vida hasta que deja de respirar; nadie sabe tanto como para sentenciar o diagnosticar, impasible, con el regusto de lo ya conocido, a alguien.
No.
Por mucha experiencia de vida, por mucha formación ortodoxa y títulos que tengamos quienes nos dedicamos al acompañamiento de personas, el día que empezamos a señalar sin saber, a encajonar sin dejar expansión y a presuponer estamos perdidos.
Y además es violencia.
Tú eres lo que yo te digo que eres es violencia.
¿Os imagináis ponernos curiosos y abiertos ante la inmensidad de otro ser humano de verdad siempre y bajar del pódium del poder del conocimiento?
¿Os imagináis ofrecer un cuéntame de ti, un cómo has llegado hasta aquí, un qué has tenido que hacer para sobrevivir?
Y escuchar curiosamente con los ojos atentos y en silencio.
A la persona número X como el asombro humano que es.
Única.
Buen día, otro día.
María Sabroso.
Sobre María Sabroso 110 artículos
Sexologa, psicoterapeuta Terapeuta en Esapacio Karezza. Escritora

Sé el primero en comentar

Deja un comentario