Pilar  y  el mar

 

 

 

 

El mar subía a comer en tus manos,

siervo era en tus pies, complaciente en tus rodillas,

hijo pródigo en tu cadera.

Un navegante perdido pasó de largo pensándote sirena.

Para ti todavía la espuma es espuma, la luz

un arma de defensa personal, los corales

un libro de cuentos. Pero la espuma es

la ilusión rota, el momento que se escapa

en el instante mismo de su goce.

El mar estuvo ahí, desde la negra noche

de los tiempos, esperándote a ti, templando

vientos; mas el no sabía de tu existencia, solo

estuvo ahí, sin mensaje, cargando su ignorancia

sobre las olas para mitigar el peso.

Llegaste , en un barco cargado de luces, hasta

la playa dormida en las sombras de la noche y el  mar

bajo un silencio cósmico, grave y evanescente,

despertó para verte.

Mañana partiré, me perderé navegando

en un barco de sombras, en  agitadas olas y

cantos marineros, y entre mis labios tristes

se mecerá tu nombre: Pilar.

Jesús Gutiérrez Diego.

Sobre Jesús Gutierrez Diego 29 artículos
Ingeniero Técnico Químico. Nacido en Santander, residente en Las Palmas de Gran Canaria. Escritor. Recibe diversos premios en relato tanto infantil y juvenil como adultos. En 1971 publica con Isaac Cuende el libro de poemas "Carne Viva" como consecuencia es procesado en Consejo de Guerra y cumple año y medio de condena. Sigue publicando y recibiendo premios diversos.

1 comentario

Deja un comentario