Salaria Kea

Mucho se ha hablado del heroísmo y el idealismo de las Brigadas Internacionales que contradice a las claras con esa falta de ideología que dicen hubo en la Guerra Civil ¿Qué movió a los cientos de jóvenes y no tan jóvenes a pagarse un billete de avión o de barco desde cualquier parte del mundo y por sus medios  venir a España a luchar una guerra contra el fascismo? Aún recuerdo con cariño  mi primera visita a la antigua Yugoslavia, al escucharme hablar, dos hombres me preguntaron si era española. Ante mi afirmación me contaron emocionados que sus respectivos padres habían luchado en el Ebro y en diferentes batallas de la Guerra Civil, como integrantes de la Brigada Thëlman al momento estábamos cantando canciones revolucionarias transmitidas desde niños por la nostalgia paterna. En cambio poco hemos hablado de las mujeres que se unieron a la causa. Tan solo Nan Green.

https://www.lapajareramagazine.com/nan-green

Hubo más, entre ellas es notoria la presencia de esta mujer nacida en Millendegeville (Ohio) de raza negra un 13 de Julio de 1913.

Salaria Kea, desde el principio de su juventud tomó conciencia del racismo en el que vivía inmersa. Los ahorcamientos del Ku Klux Kan, la discriminación implacable que una joven negra sufría desde su nacimiento horadaron su conciencia haciéndola tomar parte de la lucha antirracista. Su padre fue apuñalado en el hospital donde trabajaba y ella siendo muy joven marchó a New York, para estudiar enfermería. Participo como activista en diversos grupos antirracista. Cuando Mussolini invade Etiopía,  vira sus ojos hacia el fascismo entendiendo que era el enemigo a batir en ese momento. Intentó ir de voluntaria con Cruz Roja  como asistenta al país africano pero no fue posible. Le dijeron que su color sería más que una solución, un problema. Ese rechazo debió de revolver la conciencia de Salaria Kea de forma que comenzó a militar en el Partido Comunista de Estados Unidos, de esa forma entendió que en España se jugaba algo más que el futuro de los españoles…Se apunta como enfermera de asistencia en el batallón Lincoln, formado por voluntarios norteamericanos, transita por el Atlántico en el SS Paris junto a doce enfermeras al mando de todas ellas se encontraba el médico Edward K. Barsky. Todos/as las voluntarias se pagaban sus viajes o se financiaba con fondos del partido. Todas llegaban con afán de parar el fascismo. En 1937, Salaria Kea llega en plena contienda a Portbou.

Es destinada en primer lugar al hospital de campaña de Villa Paz en las afueras de Madrid, cercano a Cuenca. Villa Paz era un palacete habilitado por la Brigada Lincoln como hospital  de campaña que atendía a brigadistas de todos los territorios. Contaba con 240 camas, quirófano y rayos X. Cerca estaban los refugios antiaéreos de la zona, que fueron visitados por personajes célebres americanos como Errol Flyn o Ernest Hemingway.

Los bombardeos sobre Madrid afectaban al hospital, los heridos y las bombas no dejaban descanso, por lo que el trabajo del personal sanitario era feroz. Allí trabajó sin descanso como enfermera de campaña  Salaria Kea. Cuenta en una entrevista que le hicieron años después que tuvo en su hospital gente de muchas razas, operaban sin más anestesia que un trago de brandy, escaseaban las vendas, medicamentos…Los gritos de dolor, la sangre y hasta el hambre eran comunes.

Hay controversia sobre sus hazañas, en su momento se  afirma que fue hecha prisionera por los fascistas y condenada a muerte,  presenció muchos fusilamientos escapándose de sus carceleros tornó al hospital. Otros historiadores dan poca credibilidad a esta  hazaña considerando que fue propaganda del PCEEUU y de la comunidad negra que reivindicaba a su gente. Sea como fuere, el trabajo y el heroísmo de las enfermeras en la contienda española debieran ser más conocida.

En el hospital, Salaria conoce a un herido que ingresa  para recuperarse, el irlandés Patrick  O, Reilly, se enamoran y poco después se casan.  Poco después llega el triste  retorno de los/as BrigadistasLa República les repatria como forma de convencer a las democracias occidentales de la independencia de España con respecto al exterior. El pueblo agradecido les despide como a verdaderos héroes. Menos escrúpulosas fueron esas mismas democracias con el apoyo explícito en armas, personal, dinero, aviones y logística de las potencias del Eje al bando fascista. Tristemente la cobardía de Europa  no supo parar al fascismo en España como consecuencia de ello, luego costó la II Guerra Mundial, pero esa es otra historia.

Salaria Kea sale de España y Patrick O, Reilly también por diferentes caminos, tardaron en reunirse. Fue en New York donde vivieron hasta la muerte de Patrick, que una vez producida, Salaria retorna a su lugar de origen muriendo en Georgia el 19 de Mayo de 1991. Hora es que mostremos el recuerdo agradecido hacia las personas que se jugaron la vida por defender la democracia española frente al franquismo. Una de ellas fue Salaria Kea.

María Toca©

 

Sobre Maria Toca 1572 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

5 comentarios

  1. Estupendos escritos con historias maravillosas y bien documentadas pero esta vez se ha colado un gazapo: “ afirma que fue echa prisionera”

  2. En el año 92, poco después de la Olimpiada,estábamos mi mujer y yo bajando al trote el cañón del río Colorado ( cuarenta y un años y maratonianos) por la orilla sur, cuando ya muy cerca del río vimos a lo lejos a un grupo de gente mayor,que habían parado a tomar algo,todos ellos y ellas yanquis.
    Les saludamos alegremente en español, buenos días! que tal están!
    Ay si son españoles, dijeron, medio en inglés y español, si claro,somos españoles.
    Y entonces, se produjo uno de los encuentros más emocionantes de nuestra vida pues todos ; debían ser seis u ocho, no recuerdo ni tengo fotos; habían sido brigadistas de la Lincoln, ellas dos, que eran las únicas mujeres del grupo, habían sido enfermeras en la guerra nuestra.
    Madre mía, que emoción sentimos, allí que nos paramos un buen rato con el grupo, comentando sus vivencias.Nosotros rogelios, vivimos en Madrid, relativamente cerca del Valle del Jarama, donde esas personas,esos idealistas entraron en fuego por vez primera.
    Entonaron el Jarama Valley song.
    Una de esas mujeres nos dijo que había vuelto a España por primera vez ese mismo año.
    Se las hicieron pasar canutas allí al volver
    Joder que vivencia tan inaudita, fue aquella!!
    Lloramos al recordar junto con esos tipos que eran como armarios de dos cuerpos.
    Y nuestras hijas arriba esperando a los locos de sus padres.

    • Dios santo… Que hetmosa historia y que emoción. Viajé a la antigua Yugoslavia en los 80, parábamos en un pub todas las noches y unos chicos nos preguntaron (éramos dos amigas) si éramos españolas… Sus padres eran brigadistas. Nos ocurrió lo mismo, que emoción y que recuerdos. Creo que la guerra civil española marcó a una generación de antifascistas.
      Muchas gracias por contarnos esa bonita experiencia y por leernos.

Deja un comentario