Tardes

Quietud de tarde soleada

qué añorante asomas a mi cuarto

déjame con tu plácida mirada

la calma y el sosiego de mirarte.

Envíame la suave brisa cual caricia

que a mi rostro devuelva paz y calma;

los ojos se me llenen de  paisajes

que el crepúsculo amaine, cual tapiz

y déjame enjalbegada con mis sueños.

Abrí la ventana para verte

dejé, entre sombras,  el visillo descorrido

a fin de que el aroma y el susurro

de tus suaves contornos me cubrieran.

Ahora, en mi cuarto se respira

la paz aciaga de esta tarde,

mientras a lo lejos, escucho

el canto lívido de un pájaro

y el titubeante ladrido de algún perro.

Tarde, liviana tarde que se oculta

entre anaqueles de costumbre

y el opalescente recuerdo de otras tardes

que con su manto, el crepúsculo, oculta.

#MariaToca©

Santander-7-5-2017. 21,11

Sobre Maria Toca 1572 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

1 comentario

Deja un comentario