Una guadaña

 

Soy tan poco constante, cual pajarita encerrada

Que en estos cuatro días, como presa o presidiaria

No consigo una rutina, que me normalice el nada

Por eso ya he empezado, ejercicios de gimnasia

Pruebo con yoga, pilates, hipopresivos y sauna

Hago un curso de cocina, de dibujo, de sardana

Participo en mil eventos del hastag “quédate en casa”

Cuento cuentos en las redes, wasapeo lo que pasa

Me maquillo y desmaquillo, por verme un rato la cara

Y sonrío en el espejo, ya verás, no pasa nada.

Es entonces que me asomo, un rato por la ventana

y veo gente pasear, con bolsas, perros o nada.

Suena, como nunca el móvil, me llama mi amiga. Ana

Y me llora que, su madre, lleva horas ingresada

Que se ha puesto muy enferma, se me ha congelado el alma

Que se ha convertido en hoja, que se suelta de la rama .

Toda la familia aislados, en shock de muerte que llama

Oye el llanto de su hermana y no la dejan abrazarla.

Con eldolor de amiga, vuelvo triste a la ventana

A que respire la angustia,

Y entre la gente que pasa con perros, bolsas o nada,

se que he visto pasar, por el filo, una guadaña.

Montse Barrero

Imagen: “En la rampa”, 2017. Óleo sobre lienzo. 80 x80 cm. Autor: Juanjo Viota

Sé el primero en comentar

Deja un comentario