Manos

Manos que mecen, que aligeran penas

manos que cuidan, que enjuagan lágrimas

que refrescan la  enfebrecida frente,

 que con agua enjuagan la liviana espesura

de una mente acaballada y dura.

Manos que labran tierra, que envejecen,

dejando el rastro de la simiente, en cada esquina.

Manos que aplauden o que hieren,

depende del lugar, de  la hora,

y de lo que en la vida les tocara,

pues hay manos, para cada momento

y vidas que sin manos, no se entienden.

A veces hablan, cuando vuelan

ante los ojos, de quien escucha con ahínco,

las manos, que ayudan a la boca

a expresar como es el viento

que mece y  araña la costumbre

de ser y hacer con la manos, la premura.

Manos que tienen garras y que hieren,

mancillan y agreden sin ambages,

manos, que vuelan en pos de una idea

como quien se queja de la suerte.

Manos, en fin, de madre, de amante,

de esposa o muerte, que tiemblan

cuando no tienen la suerte

de poseer el tiempo y la memoria

y se dejan sucumbir por una estrella.

#MariaToca

Sobre Maria Toca 274 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario