Berthe Moriset

Alta y esbelta, extremadamente distinguida por su porte e inteligencia, Berthe Morisot era una oscura belleza baudeleriana, enigmática, muy cortés y ferozmente independiente. 

El historiador de arte V. Bouruet Aubertot  describiendo a Berthe Morisot

 

Berthe Morisot, nace un catorce de marzo de 1841 en París. Es hija de una familia de la alta burguesía, culta y amante de arte. Su padre Thomas Morisot, es funcionario y cambia con frecuencia de destino, traslandando  a la familia con él. La madre, Marie Josephine Corneilie  es descendiente de un pintor renombrado, Jean- Honoré Fragonard. Berthe es la tercera de los hijos del matrimonio, con dos hermanos mayores, Yves y Edna, y uno menor, Tiburce.

Cuando la familia se establece de forma definitiva en Passy, cerca de París, tanto Edna como Berthe han mostrado talento y amor por el arte alentando los padres esta tendencia de las jóvenes, incluso Thomas, hace construir en la finca un pequeño lugar para que pinten las hijas. A pesar del apoyo familiar  no es posible estudiar arte en la Escuela Superior de Bellas Artes de París puesto que no se permite la entrada de mujeres por lo que se ven abocadas a tener tutores como Geoffroy Alphonse Chocarne y Joseph- Benoit Guichard,  que ven el talento de ambas hermanas…cosa dudosa para el buen nombre familiar por lo que uno de los profesores, le dice a la madre de las chicas lo siguiente:
Considerando el carácter de sus hijas, mi enseñanza no las dotará de logros menores en el salón de dibujo; se convertirán en pintoras. ¿Se da cuenta de lo que esto significa? En el mundo de la gran burguesía en el que te mueves, esto será revolucionario, incluso diría que catastrófico. ¿Estás seguro de que no llegarás a maldecir el día en que el arte, habiendo conseguido la admisión en tu casa, ahora tan respetable y pacífica, se convierta en el único árbitro del destino de tus dos hijas?”

A los veinte años, Berthe y Edna conocen a Camille Carot, paisajista de la Escuela Barbizon que las anima a seguir además de introducirlas en las técnicas del plein-air (aire libre) para infundir a los paisajes la naturalidad y la viveza de la realidad. Edna, al poco tiempo contrae matrimonio con el oficial de la marina, Adolphe Pontillon abandonando la pintura después de realizar una obra magnifica donde destaca un retrato de Berthe  frente al caballete pintando absorta.

En cambio la pequeña de las Morisot, sigue empeñada en su arte, conoce a Manet y consigue que en 1864 sea aceptada una obra suya en el Primer Salón de París, además de que Manet presenta once obras con ella como  modelo. La influencia de Manet se hace notar en Berthe, pero tampoco se deja intimidar por el maestro. En una ocasión, intenta retocar el cuadro pintado por Edna, y ella enfurecida se lo impide.

El veintidós de diciembre de 1874 la relación con Manet se estrecha puesto que Berthe y el hermano, Eugene Manet, contraen matrimonio, poco después tienen una hija, Julie, que aparece en varios de los cuadros pintados por Morisot durante los años siguientes.

Berthe Morisot, va ganando puestos de prestigio y su obra se cimenta, participa del grupo Batignoles, que lo conforman pintores como Cezanne, Renoir, Dégas, Monet, además de citado Manet y de escritores como Zola. El grupo se reúne en los cafés de París, sobre todo en el Café Gerbois, claro que Berthe no puede asistir más que a las reuniones que se realizan en domicilios ya que una mujer de buena reputación no puede entrar en los cafés.

Aunque han conseguido participa de la retrograda exposición del Salón de París, un marchante Paul Durand-Ruel organizó en el Motel Dronot de París una exposición alternativa donde participaba todo el grupo Batignoles. Berthe Marisot, lleva doce cuadros a dicha exposición, cuando fueron expuestos, un hombre del público, al saber que eran de una mujer gritó “gourgandune” que significa “puta” indignado por considerar que una mujer pinte,es algo indecente. Camille Pisarro, que se encuentra cerca le propina un justo puñetazo en la cara al infame. Aún con el todo, los cuadros de Moriset se vendieron todos y fueron los que más alta cotización consiguieron…se llegó a pagar 480 francos por una de sus obras. Tengamos en cuenta que Renoir no consiguió más que unos raspados, 180 francos por la suya.

El crítico de arte Paul Mantz describió a Morisot como el «único y verdadero impresionista» (ibid). Esta opinión fue compartida en 1881 por otro crítico, Gustave Geffroy: «Nadie representa el impresionismo con un talento más refinado o con más autoridad que Morisot» dijo con contundencia.

 

En Francia tanto la critica como los merchantes no tienen gran consideración a la nueva forma de arte, el impresionismo, por lo que intentan introducirse en exposiciones norteamericanas. Los americanos enloquecen con las pinturas expresionistas y  en 1886 organizada por la American Art Association de Nueva York se realiza una exposición con gran éxito.

Se podría decir que la artista se ha consagrado y sigue pintando sin descanso a lo largo de su vida hasta que la muerte de su marido la quiebra la salud, enfermando poco después de una neumonía, hasta su muerte que se produce el dos de marzo de 1895 en Paris. Ha pintado hasta el último momento.

Se da la circunstancia que, en su certificado de defunción, en el apartado de profesión, se puso “ninguna” porque no se entendía que una mujer fuera artista. Durante años su obra ha permanecido postergada por la de sus compañeros de generación, de forma injusta y probablemente, por la condición de mujer, hasta que historiadoras de arte con talante feminista han prestigiado el recuerdo de esta artista genial.

 

Berthe Moriset, además de crear una gran obra, supo dar a su obra una óptica y visión femenina, tanto en la composición pictórica como en los temas elegidos, además de servir de aldabonazo para la siguiente generación de mujeres. En 1897  la Escuela Superior de Bellas Artes, comenzó a aceptar mujeres entre su alumnado.

María Toca Cañedo©

 

 

Sobre Maria Toca 1600 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario