Carmen Valero

La corredora española con el dorsal 100 en plena carrera, en la que batió el record de los 1.500 metros.

 

 

“Fui pionera, abrí puertas, pero lo hice todo sin darme cuenta. Solo ahora me doy cuenta de que realmente hice algo y la gente lo valora”

“El problema estaba ya de entrada, porque era el propio directivo el que no creía en la capacidad deportiva de la mujer. Al año siguiente, en Chepstow (Gales), cuando íbamos a hacer la reunión técnica, los hombres no nos dejaron ir a las mujeres. El directivo nos dijo en los pasillos del hotel: no, ya la hemos hecho con los chicos… ‘Vosotras, las españolas, ya lo sabéis,  “Me lo decía a mí, que me hacía 25 y 30 kilómetros diarios… Y al día siguiente gané mi primer Mundial” Con 20 años…

Carmen Valero

 

La mítica atleta Carmen Valero nació en Castelserás, Teruel, un cuatro de octubre de 1955, cuando la mujer en España  mantenía el fuego del hogar, procreaba hijos para la patria y obedecía sumisa las normativas de la Sección Femenina. Carmen se dio cuenta que había nacido con un talento especial. Según sus propias palabras: “Yo siempre he sentido que todos tenemos un talento. El mío es el de correr. Y para disfrutarlo te tiene que gustar. Me encantaba correr”.

Su talento era el atletismo. A Carmen, en vez de coser, planchar o cocinar y dejar caer los parpados con sumisa coquetería ante los chicos, le gustaba el deporte. Amaba correr, como nos dice, lo cual ni era normativo ni parecía normal en un país cuadriculado por las normas patriarcales.

A los doce años ya destacaba por su pasión y capacidad de resistencia. Las criticas eran feroces cuando la veía entrenar. La insultaban cuando corría por zonas poco concurridas, no la tomaban en serio los entrenadores ni los clubs deportivos, pero Carmen conocía su capacidad y el mismo tesón que mostró después en las pistas, lo tuvo para seguir su camino obviando las críticas. El entrenador Josep Molins, del club Joventut Atletica Sabadell, sí la tomó en serio y supo ver las gigantescas posibilidades de esta niña. Se convirtió en su entrenador y padrino, y ella soltó las amarras para volar más deprisa que nadie en las pistas nacionales e internacionales.

A nivel oficial, seguían sin tomarla en serio, porque en los años setenta, aunque ya había pasado la ferocidad del primer franquismo, la mujer seguía siendo subsidiara del hombre para todo. Coser, planchar, cocinar y buscar un buen marido era lo que estaba predestinado para las jóvenes de la época. No para Carmen. Lo suyo era correr. En una entrevista concedida al País, https://elpais.com/deportes/2024-01-02/muere-a-los-68-anos-carmen-valero-la-primera-atleta-olimpica-espanola.html

contaba la crudeza de lo que tuvo que aguantar, como  cuando un directivo la espetó: “las mujeres no valéis para el atletismo, no valéis para nada con esos culos gordos que tenéis…”

Poco tiempo después, cuando Carmen ganó una de sus medallas, divisó a la lumbrera en el palco, se le acercó mostrándole su medalla y le dijo: “mira lo que he conseguido con mi culo gordo”

La lucha dentro y fuera de las pistas fue sin cuartel, volvemos a escucharla:

A los chicos por ganar un campeonato del mundo les prometían 6.000 pesetas. Ninguno lo ganó. Yo gané dos, a las mejores soviéticas y todo, y me dieron 200 pesetas por cada uno. Estamos dando pasitos pequeños, pequeños granitos de arena, y al final tendremos lo que nos merecemos. En el extranjero yo me veía muy enana, pero nunca me encogí”

No, Carmen jamás se encogió y siguió consiguiendo medallas para el atletismo español sin ni tan siquiera ser consciente de la discriminación que sufría. Entendía que era así, que lo normal era el menosprecio y la falta de interés. Ella era solo una mujer. Son sus viajes, el contacto con atletas europeas lo que le van abriendo los ojos a una realidad que dentro de España era considerada normal. En la misma entrevista citada, confesaba:
“No podía pensar en la desigualdad de la mujer entonces por una razón, empecé muy pequeñita, tenía 12 años, y era imposible que lo viera, aunque cuando salía a correr con chicos a la calle, normalmente me decían de todo: vete a lavar los platos, estate con tu familia, cómo piensas que así vas a funcionar. Y vi la diferencia con España ya en Alemania, donde chicos y chicas compartían duchas sin problemas. En cambio, los españoles estaban por allí mirando. Ya tenían otro tipo de formación. Nos sacan al menos 30 años de diferencia, y eso se nota. El atletismo me ayudó totalmente a cambiar de mentalidad”

Llega a ser campeona de España absoluta de 1500 metros, a los dieciséis años. Medallista de bronce en el Cross de las Naciones (mundial de Cross) a los diecinueve y en 1975, en Rabat, con veintiún años, se corona como campeona del mundo por delante de las soviéticas Ludmyla Bragina y Tatiana  Kazaukina.

Siguen títulos, docenas de veces campeona de España en todas las distancias del medio fondo (desde 800 metros hasta 5000metros) convirtiéndose en plusmarquista nacional.

Sus marcas aguantaron hasta que la controvertida Marta Dominguez o Natalia Rodríguez las superaron…Otros tiempos, otras formas de entender el deporte.

 

Fue dos veces campeona del mundo abriendo la puerta al resto de deportistas femeninas españolas, demostrando que se podía y que se puede. Poco a poco, Carmen Valero fue tomando conciencia feminista comprobando en su propia historia la losa enorme que supone el patriarcado para la realización personal de las mujeres.

Años después, retirada de la vida deportiva, desempeñando su trabajo en una entidad bancaria, confesaría que observaba el mismo comportamiento en su trabajo. Las mujeres eran relegadas a tareas secundarias administrativas mientras los hombres se les impulsaba a tareas de mayor responsabilidad y sueldos más altos.

Su palmarés de éxitos deportivos nos dejan sobrecogidas porque suponemos la tarea titánica de esta mujer, que no solo tuvo que correr más que ninguna en las pistas sino que derrotó a un patriarcado que ahogaba la sociedad.

El dos de enero de 2023, después de unos días en coma, debido a un ataque cerebral, murió en paz en Sabadell,  la campeona Carmen Valero.

María Toca Cañedo©

 

 

  • 3 veces campeona de España de 800 metros en 1974, 1975 y 1976),
  • 7 veces campeona de España de 1.500 metros entre los años (1972 y 1978)
  • 4 veces campeona de España de 3.000 metros (1974, 1976 y 1978)
  • Campeona de España de 5.000 metros en (1986)
  • 2 veces campeona de España de 1.500 metros en pista cubierta (1973 y 1977)
  • 8 veces campeona de España de campo a través entre los años (1973 y 1978, 1981 y 1986).
  • 6 veces ganadora del cross Internacional Ciutat de Granollers12
  • 2 veces ganadora de la Jean Bouinde Barcelona en los años 1972 y 1986.

Palmarés internacional[editar]

  • 25 veces internacional.
  • 2 veces campeona del mundo de campo a través 1976 y 1977.
  • ª clasificada campeonato mundial de campo a través en 1975.
  • Olímpica en Montreal 1976.
  • Medalla de bronce en los 1500 m lisos en los Juegos del Mediterráneo Argel ’75.

Campeonato del Mundo de campo a través[editar]

  • Clasificación en Rabat 1975

 

 

 

Sobre Maria Toca 1596 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario