Con humildad.

Todas y cada una de las veces que observo mi/nuestra tendencia al juicio externo a otra mujer que no se comporta de forma sensata, bajo los parámetros feministas o directamente de manera muy patriarcalizada recuerdo a la maestra Bell Hooks y me calmo.
Calmo mi tendencia a poner la mirada en la falta de impecabilidad ajena, cuando una misma ha caído en el comportamiento señalado a la de enfrente 2.357 veces en los últimos treinta años.
Me calmo y apelo a la genealogía que enseña sobre la Sororidad, la solidaridad política entre las mujeres.
Apelo a la compasión con la que yo misma me trato.
Apelo a la capacidad de esas mujeres, a las que consideramos erradas, de ver con otra mirada su realidad y subir un escalón en el autocuidado, el cuidado mutuo y la autoconciencia.
Las mujeres somos el grupo más victimizado por la opresión sexista, dice la maestra Bell. Este sexismo viene perpetuado por estructuras sociales e institucionales; por los individuos que dominan, explotan u oprimen y por las propias víctimas.
Nosotras hemos sido socializadas para comportarnos de formas que nos convierten en cómplices del statu quo.
La ideología patriarcal nos lleva a creer que no tenemos valor y a obtener ese valor únicamente mediante la relación o el vínculo con los varones. Nos han enseñado que nuestras relaciones nos definen, en lugar de enriquecer nuestra experiencia, dice Hooks.
Nos han enseñado que las mujeres somos enemigas «naturales», que nunca podrá existir solidaridad entre nosotras porque no podemos vincularnos las unas con las otras, ni debemos hacerlo. Hemos aprendido bien estas lecciones.
Debemos desaprenderlas y a la vez entender el significado y el valor real de la sororidad. Y específicamente de la humildad con una y las demás.
Porque, inevitablemente, así como te juzgo y trato a ti, me trato yo cuando me equivoco, saco mi lado oscuro, mi parte vulnerable o codependiente.
Cuando he errado y le he dado todo el poder, la importancia y el mando a quien no lo merecía.
Y eso solo amerita un:
– Te entiendo, compañera.
Para la próxima lo haremos mejor.
María Sabroso.
Sobre María Sabroso 68 artículos
Sexologa, psicoterapeuta Terapeuta en Esapacio Karezza. Escritora

Sé el primero en comentar

Deja un comentario