COSTUMBRES

 

¡Qué tiempos éstos en que hablar sobre árboles

es casi un crimen porque supone callar sobre

tantas alevosías!

En Verdaderamente, vivo en tiempos sombríos

de Bertolt Brecht

Nos hemos acostumbrado a vivir

con los hambrientos y los causantes del hambre.

Con genocidas que culpan

de genocidios a otros.

Con villanos inductores de homicidios

que acusan de lo mismo.

A movernos por la cuerda floja

de las pandemias, generadas por aquellos

que para que no se molesten,

no nos atrevemos a nombrar por su nombre.

Al picor de las guerras instigadas

y a su curación mediante la venta

de armas como medicación .

A que nos vayan hackeando la mente

el cuerpo y los sueños,

convirtiéndonos sin darnos cuenta

en ordenadores esclavos de “ la voz de su amo”.

Y últimamente a hacer oídos sordos a los gritos angustiosos de la tierra,

producidos por la tortura de un capitalismo salvaje y antidemocrático,

al que se adora y rinde eclesial pleitesía

por el fervor humano al áureo resplandor.

Y es que no existe resistencia alguna

que pueda vencer

a los ultrajes del tiempo.

Y yo, ahora en mi pleno otoño,

y como si quisiera

que no me vuelva a coger desprevenido

la pronta llegada del invierno,

trato de acostumbrarme

a ser contagiado de la primaveral presencia, de quien sin saberlo,

me ayudó a dejar de pensar

en tomar la senda de saltar al vacío

de las oscuras aguas de la noche.

Ese pajarillo pequeñito llamado Maryuma,

al que yo llamo Cu-cú,

que cada mañana saltando sola

y sin miedo

fuera de su nido-cuna en busca de la libertad,

me sorprende con una nueva hazaña .

Es tan inteligente,

que para ella no existe todavía la engañosa ficción adulta del futuro perfecto, solo el presente,

un presente continuo feliz,

en el que trata de encontrar respuestas personales

a su estado evolutivo de año y medio.

Ya dejó de deambular con una cierta torpeza

y sin rumbo por la casa,

ahora corre y me persigue por ella,

y su lengua de trapo ha depurado

un lenguaje propio, capturando sutilezas

con las que controlar el viaje por el aire

de las palabras,

para llamarme por mi nombre completo,

cuando quiere hacerme participe de encontrar juntos

la senda donde guarda sus preciados juguetitos infantiles.

Enrique Ibáñez 

Sobre Enrique Ibañez Villegas 64 artículos
INGENIERO T. EN QUÍMICA INDUSTRIAL Universidad de Cantabria CERTIFICADO DE ESTUDIOS DE INTERPRETACIÓN durante 3 cursos en Institut del Teatre de Barcelona. Actor de teatro y cine Director teatral Poeta, escritor • EXPERIÉNCIA DOCENTE COMO PROFESOR DE TEATRO -CENTRO DE ESTUDIOS TEATRALES “ GENTE DE TEATRO DE BARCELONA” Profesor de Técnica de Actor y de Movimiento. 15 años -CENTRO CULTURAL “MASS MEDIA” Profesor de Técnica de Actor . 4 años -ACTOR’S STUDIO DE BARCELONA Profesor de Técnica del Movimiento. 2 años -ESCUELA DE CINE DE BARCELONA Profesor de Técnica del Movimiento. 1 año

Sé el primero en comentar

Deja un comentario