La puntita y nada más

Lo confieso. Me daba pereza escribir sobre la ley del Sí es Sí. Un perezón tan grande que he eludido hasta ahora porque la brecha de despropósitos ha sido repartida entre todos los grupos políticos sin excepción. Y cargar contra todos, no mola. ¿Por qué hoy sí? se preguntarán ustedes. Sencillo, porque lo que antes era puro disparate se ha convertido en vodevil y  ya  puedo hacer un escrito a base de sarcasmo que es lo que me gusta.

No se me solivianten como con Rodriguez Pam. No se me ocurriría hacer risas con el dolor que intenta paliar esta ley.  Baste decir que siendo mujer de cierta edad, por pura lógica cronológica ha padecido diversos y variados abusos que hoy serían punibles y en su momento lo que tocaba era apretar los dientes intentando salir indemne del ataque, ni se me ocurre bromear sobre las víctimas. Lo que ocurre es que la panoplia de despropósitos que se han conjurado en la aprobación de la ley ha sido de tal calibre que permiten definir la política del momento. Así, en general.

Que cualquier ley que conceda derechos a las mujeres raspa duramente en el apoltronado sistema patriarcal no debiera extrañar. Que no somos nuevas. En el ministerio de Igualdad debieron estar más preparadas. Me sigue sorprendiendo la ingenuidad de la gente de Unidas Podemos -más bien de Podemos- porque se nota la brega de IU en el largo trayecto político.

¿Qué esperabais? después de los asaltos a la vivienda de Montero e Iglesias, de los gritos, de los ataques a la intimidad de unos bebés. Algún día habrá que hacer acto de contrición con el desamparo que se ha dejado a esa familia, con el trato vejatorio, injusto, cruel que ha sufrido una familia entera, con tres pequeñines mientras la clase política y mediática miraba para otro lado. Algún día. Como se hará cuenta de las falacias convertidas en lawfare  que han enfangado a un grupo político y a unas personas que han sufrido lo indecible. Algún día.

Después de eso ¿Qué esperabas Irene? Después de lo vivido por Victoria Rosell, apartada de la judicatura, calumniada, vejada por un delincuente que ha costado dios y ayuda meter en la cárcel ¿Qué esperabas Vicky? Lo normal, artillería pesada por parte de esa engolada sociedad que cualquier cambio social que apoya a la libertad sexual de las mujeres, fuera atacado con  blindados legales y semánticos. Mi objeción a la parte del gobierno que ha confeccionado la ley es que debieron prever lo peor. Y prepararse bien.

Además, y esto es lo más inaudito, había que blindarse ante  una parte del feminismo que ataca sin piedad agraviado porque le han levantado de la silla. Lo hizo con la ley Trans, y lo hace ahora con la del Sí es Sí. Repito, por si no queda claro: agraviado porque le han quitado la silla. Y sí, miro al Consejo de Estado y a diversos estamentos donde dormitaban las Vacas Sagradas, que fueron importantes para el movimiento y lo dotaron de categoría filosófica  –por dios nadie lo duda- pero ahora tocaba cambio porque no sé, queridas adeptas amelienses, si os enterasteis de que hay un gobierno de coalición. Y hay que darles parcelas de poder.

Se siente, os tocó perder. Como en un mal bolero, os habéis resquemado y a falta de un Bizarrap que os haga una canción de despecho os rebrincáis con la sibilina traición y la repulsiva cara de no romper un plato. Cosa de catedrática y consejera de estado.

Mi segunda objeción al ministerio de Igualdad, es la respuesta airada dada  al saltar las primeras excarcelaciones. Dicen los científicos que el cero no existe. Siempre hay una resma de desconcierto, de posibilidad de error, por eso no verán ustedes a la ciencia ofrecer un resultado al cien por cien. Irene Montero, con ingenuidad, aseguró días antes de publicarse la ley que “No va a haber ninguna excarcelación. No habrá reducción de pena” Y las hubo. A cascoporro.  Goteando cada día, para salir en todos los informativos basurientos que la tele ofrece, en todos los medios abasurados y comprados que existen en el espectro derechista, y ¿centrista? (en el supuesto de que exista eso)

¡A la rebatiña contra Montero y sus chicas! Sonaron las trompetas del apocalipsis y comprobamos estupefactas como los que nos han puesto cortapisas, los que siempre han dudado de violadas, abusadas, los que preguntaban qué ropa, qué hora, qué ha bebido, si ha gozado, en las denuncias de violación… se convertían de pronto en acérrimos defensores de un feminismo de barricada. ¡Qué salen los violadores porque Irene Montero es una perversa que suelta pederastas! Decían con el furor morado en sus miradas.

Recordemos siempre: el cero no existe. Y menos en este país que padecemos. Haga usted todas las cuentas, cuadre los efectos, que siempre habrá una sorpresa. Y la hubo. Y la ministra y su staf reaccionaron mal. Fatal, diría yo. Les faltó prudencia y cintura, mucha cintura para aguantar el chaparrón, además no debieron arremeter contra el poder judicial ¡dónde se ha visto un juez machista, por dios! ja.

En la otra parte de la mesa del Consejo de Ministros, se hizo el silencio hasta que comenzaron a salir sinuosas las sierpes de siempre. Esos barones que a modo de larvas se mantienen en pausas  bien condimentadas para saltar como liebres a la menor ocasión. No perdonan ni perdonarán jamás la pérdida de poder al haber apostado a quien perdió la batalla en aquella inaudita conflagración que fue lo de Susana, versus Pedro. Apostaron todo al caballo ganador y  perdieron. El señor de Moncloa hace pagar duro las infidelidades y los barones tienen que mostrar la potencia de su brazo ejecutor cada poco porque saben que sin la fuerza de sus huestes son pasto de despido. Y hasta ahí podíamos llegar. El Psoe, es un entramado de poder y de baronías bien repartidas que el moclovita Sánchez trituró. Y los zascas son eso: aullidos de poder para no perder la silla. Como les pasó a las Vacas Sagradas, anteriormente citadas, que por estar calladas, en puro letargo la perdieron…

¿Cómo no iban a aprovechar el tirón? Pues claro…que parecemos nuevas. Estamos a punto de elecciones, cada formación anda marcando territorio como lobo nuevo y el feminismo es territorio fértil. El Psoe jamás tirará a UP del Consejo de Ministros porque si los obliga a marchar, se disuelve el gobierno y se pierden las elecciones ¿quién pagará las culpas?  En UP les ocurre lo mismo. Ni locos/as marchan porque si vuelven a torpedear una coalición de gobierno, lo pagan de largo en las urnas. Así que a aguantar y el Psoe a apretar para descolocarlas. Y eso queridas mías es alta política. Lo del Sí es Sí, lo de la violencia machista, lo del dolor y sufrimiento de miles de mujeres es el tablero donde juegan los mayores.

He dejado para el final el comportamiento de la oposición. Más que nada porque se me agotan los adjetivos para calificar a un partido al que el tema económico no le da de sí, y eso es un drama para el PP, porque su axioma de que gobiernan bien los dineros se les ha ido por el agujero del retrete por lo que el hueso de las excarcelaciones  les ha supuesto un regalo que ni se  creen.

A esa derecha patriarcalizada, antigua, hipócrita hasta la nausea que se ha opuesto a cualquier avance social feminista o lgtbi les viene de perlas el sindiós y lo utilizan sin escrúpulo ni vergüenza. Se han opuesto a todo avance social, para luego ser los que más lo disfrutan.

 

A la oposición les da lo mismo que los acusados de delitos sexuales salgan uno o dos meses antes. Es más, lo disfrutan porque entre ellos puede que tengan adeptos. Han atacado con saña la voluntad feminista de no tener que dejarnos matar o golpear para demostrar que la violación o el abuso existen. Les corroe la libertad sexual femenina porque para ellos, seguimos siendo o vírgenes o putas. Como han mantenido el recurso contra la ley de aborto de Zapatero, como gritaron contra la ley de matrimonio igualitario (recuerden las manifestaciones de “apoyo” a la familia, las firmas en iglesias, las barahúndas montadas en base a la destrucción de la familias) para luego casarse y hacer saraos en torno al bodorrio gay. Como primero lo hicieron contra el divorcio, que las de cierta edad, recordamos con espanto. Creo que Cascos,  va por el tercero, Abascal por el segundo... No conozco cifras pero los/as divorciadas abundan en la derecha. Todavía pueden ustedes encontrar el griterío formado por el padre fundador Fraga Iribarne, arrastrando los zapatos y bramando contra el despendole de UCD y castigando al Averno al ministro Fernández Ordoñez por el desatino de regular una ley de divorcio.

Ellos, que acumulan polvo y guano en sus despachos plenos de hipocresía decimonónica -ay Galdós que hermosas novelas y crónicas nos hubiera regalado- son los que ahora defienden el feminismo de trinchera clamando por la punitividad. Pero, oiga, quite usted la educación sexual de las aulas, el feminismo de la enseñanza porque es adoctrinamiento del malo. No como el de la cruz, el rezo, la manipulación histórica que hacen ellos. Eso es lo correcto. Pero que no salga un violador a la calle un mes antes, que las mujeres corren mil peligros.

Obvian, porque les interesa, que el 80% de las víctimas de violencia  machista  no  denuncia, que solo el 32% de abusos sexuales se denuncian. Que el peligro está en la calle, y mucho más, dentro de los hogares o en los entornos familiares. Obvian, porque les interesa o por fines espurios, que solo con una debida educación y cultura que despatriarcalize la sociedad esta lacra se atenuará.

Claro que hay que condenar a los culpables, pero si el punitivismo fuera la solución a los problemas de delincuencia, EEUU sería un remanso de paz, mientras los países del norte de Europa, bastante más laxos en condenar delitos (de cualquier tipo) serían sociedades arrebatadas de violencia. Y es justo al contrario. Por eso da lo mismo que a un violador le encarcelen  nueve años que nueve años y seis meses. ¿Creen de verdad que alargar  la pena unos meses corrige la condición de violador, de abusador, de maltratador machista? ¿En serio?

Ante la arremetida contra la ley, el Psoe hace lo que acostumbra. Meter la puntita nada más. Ustedes perdonen el símil inapropiado, pero esta tarde respondiendo a un comentario me salió y creo que es buen espejo de lo ocurrido en este sindiós.

Que la ley de protección animal molesta a los cazadores…dejamos fuera a los perros de caza que son justo los que más necesitan de protección, los que llenan de horror los refugios de animales. Que sacamos una ley de memoria y la derecha protesta, la descafeinamos y hacemos museos de Memoria donde igualamos a las víctimas y el ministro hace discursitos blandos donde clama por la reconciliación y por la equidistancia. Me pregunto si harán lo mismo con las víctimas de ETA,  de la II Guerra Mundial, o de Rusia y Ucrania. Imaginen un museo donde los muertos nazis y los aliados descansen en paridad. Imaginen un memorial donde ETA y los muertos en la represión o por torturas policiales tuvieran el mismo sitio. O somos equidistantes o no… La víctima del fascismo equiparada con el falangista o con el fascista que se sublevó. Chachi todo

Así es el Psoe, mete la puntita nada más y se cree que contenta a todos. Menos mal que ha llegado la ministra de justicia María del Pilar Llop Cuenca para poner las cosas en su sitio. Que con una herida ya está, dice la moza en la SER. Que o vas chorreando sangre o no hay violación.

Menos mal, que nos lo ha aclarado porque hasta las palabras de Llop dudábamos en si era solo la puntita o toda entera.

María Toca Cañedo©

Sobre Maria Toca 1600 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

2 comentarios

  1. Maria una vez mas grandioso y acertado artículo. Es muy duro luchar contra esta derecha mediática, política y denigrante, pero hay que mantener la calma y los objetivis claros. Hay cierta inexperiencia política, pero a la vez es necesaria mucha valentía para hacer lis necesarios cambios.. Admiro tu capacidad para expresarte sin drjar nada en el tintero. Enhirabuena

Deja un comentario