Mary Shelley

 

 

 

En una situación acomodada una mente culta es necesaria para que una mujer esté satisfecha; en una situación de penuria es su único consuelo”

 

“La vida es un ejercicio de paciencia, un conflicto; y lo máximo que podemos conseguir es un poco de paz, una especie de vigilante tranquilidad propensa a las interrupciones constantes”.

Mary Wollstonecraft

 

 

 

 

No sabría decir si esta mujer nació predestinada o fueron sus antecesores quienes la marcaron el futuro. Mary Godwin, nació el treinta de agosto de 1797, en Somers Town, Londres,  en un parto normal que tuvo Mary Wollstonecraft, casada por entonces con el escritor y activista político Willian Godwin. La pequeña nació sana y fuerte, era el segundo alumbramiento de Mary, el primero había sido más accidentado ya que procedía de una dramática relación de Wollstonecraft con un hombre que ni la amaba ni quiso comprometerse con ella jamás, el norteamericano Gilbert Imlay. Goldwin, en cambio, no solo quería a su esposa, sino que la admiraba profundamente compartiendo con ella el ideario social y feminista,  colaborando estrechamente en su actividad política. Todo apuntaba a mantener  una familia feliz donde la pequeña recién nacida se desarrollara sin problema, pero la medicina de entonces tenía muchas limitaciones. El doctor que avisó la partera de Mary para sacar la placenta, no debió hacer bien su trabajo, quedando parte de ella en el cuerpo de la parturienta, formando una septicemia pocos días después, muriendo cuando la pequeña solo contaba siete días de edad.

Godwin, roto de dolor, dedicó tiempo a publicar los escritos de su esposa, cosa que complicó la memoria de Mary Wollstonecraft, debido a que había tenido una vida bastante libre, considerada libertina en la época. Su primera hija había nacido fuera del matrimonio, y las cartas que se cruzó con su amante, Imlay, eran apasionadas y poco convencionales. La puritana sociedad de entonces se escandalizó lo suficiente para ocultar el talento de Mary Wollnstonecraft  obviando su obra.

Godwin tenía que criar no solo a su hija recién nacida sino que también a la primera pequeña que la muerte de Mary dejó huérfana. Sobrepasado por la dura contienda de la crianza, así como por la falta de dinero, contrajo nuevo matrimonio con una vecina, Claire Clairmont,  que tenía varios hijos a su vez, con el fin de que le ayudara con las pequeñas. No era un matrimonio romántico porque Godwin jamás superó la muerte de su primera esposa, pero sí fue un acuerdo tranquilo. Años más tarde, el carácter indómito de Mary Godwin chocaría con la esposa de su padre haciendo las relaciones complicadas.

Godwin, era un hombre que amaba la cultura y creía en la educación por encima de todo. Fue introductor del ideario anarquista, por lo que educó a sus hijas en los valores en los que creía. Las dificultades económicas de la familia se solventaron durante un  tiempo creando una librería y editorial, donde los integrantes del núcleo familiar trabajaban. El padre escribía y editaba  libros infantiles y las hijas y esposa atendían el negocio. Poco duró la buena racha, comenzaron los problemas por la falta de rentabilidad de la pequeña empresa, Godwin se endeudó con prestamistas para subsistir, estando, en ocasiones, a punto de entrar en la cárcel por impagos.

Mary Godwin, a pesar  de no haber conocido a su madre, la tuvo muy presente. Sus textos, la genial  personalidad de Mary Wonllstonecraft  se la trasmitió Willian, hasta el punto de que aprendió a leer con la inscripción que tenía la tumba materna.

Intentó estudiar en un internado de señoritas ,  en Ramsgate, pero su carácter independiente e indómito, influido por el ideario paterno, chocó duramente con la disciplina religiosa del colegio. Solo estuvo seis meses.  Más tarde residió un tiempo, en  Dudee, Escocia, en casa de unos amigos de la familia. El paisaje escocés, el ambiente húmedo, solitario y nubloso del país impregnó para siempre la imaginación de la joven para plasmarlo en su obra posterior.

Vuelve a su casa, donde siguen los problemas económicos, aunque el prestigio de su padre es notable. Recibe visitas de personas que le admiran, amigos cercanos que, incluso, le ayudan a solventar sus deudas. Entre ellos estaba un joven poeta rebelde, hijo de la alta burguesía inglesa que había roto los lazos familiares  utilizando el patrimonio  paterno para impulsar obras revolucionarias. Ayudó a Godwin con sus deudas, a la vez que se sentía  admirado por su ideario político. Se trataba del poeta  Percy Bysche Shelley, que asistía a las reuniones a veces con su esposa. Al conocerle, Mary, se quedó impresionada por la inteligencia y belleza del poeta. Mary tenía dieciséis años, Shelly, veintidós y comenzaron una relación amistosa que pronto derivó en una gran atracción física e intelectual. Se citaban en la tumba de Mary Wollstonecrafta en St. Pancras,  que fue la muda testigo de los fulgurantes amores.

Willian Godwin, era un gran revolucionario pero de puertas para adentro, no dejaba de ser un padre conservador, además de conocer el sufrimiento que le produjo a su esposa la locura de amor romántico sentida hacia el desaprensivo Imlay, por lo que prohíbe a su hija ver a Shelly, cosa que no tolera la pareja. Huyen juntos, abandonando de momento el poeta a su esposa. Marchan acompañados de una hermana, hija del nuevo matrimonio de su padre, Claire Clairmont. Francia es su primera parada para luego seguir vagando por Europa. Mary queda embarazada pasando problemas de salud que postran su ánimo. Nace una pequeña prematura que muere poco después. Mary se rompe  sufriendo una grave depresión, al tiempo que se entera que Percy ha dejado embarazada a su esposa. Desde el inicio de su relación pactaron  ser una pareja abierta, sin más lazos que el amor, respeto mutuo y la pasión infinita que los une pero el estado anímico de Mary  no propicia la comprensión. Percy  anima a Mary para que a su vez, ella entable relaciones con otros hombres, cosa que no ocurre porque ella no concebía más relación, de momento,  que con Shelly.

 

A pesar del dolor, son tiempos de fecundidad literaria en ambos, Mary escribe durante una estancia en Italia, de la que tiene magníficos recuerdos, una supuesta autobiografía, Mathilda, una novela histórica, Valperga, también teatro, cuentos…

En 1816, la esposa de Shelly se suicida ante la constatación de que su marido no volverá con ella nunca, con lo que la pareja formada por Mary y Percy pueden casarse con el fin de recuperar parte de su maltrecha reputación. En esa pareja, Percy ha tenido dos hijos, que a la muerte de la madre pasan a un orfanato.

Llega el verano de 1816, se han casado y Claire, la hermana de Mary, enamorada de Lord Byron  les anima a viajar con ella a Ginebra con el fin de recuperar a su amante del que estaba distanciada. Llegan a villa Diodati donde se reúne un grupo de amigos en torno a Lord Byron, al que acompaña, su medico Willian Polidori. Durante el tiempo de estancia llueve de forma constante, lo que no permite al grupo salir de excursión por los hermosos alrededores,  pasando el tiempo en la villa, charlando, tomando vino y escribiendo. Una noche, en que el aburrimiento hacía presa del grupo, Lord Byron, propone un juego. Deberán realizar todos un relato de terror, que será leído y se premiará al mejor.

Se ponen a ello,  Mary Shelly (para entonces ya había adoptado el apellido de su esposo) compone en pocas horas la historia de Frankenstein, que ha pasado a ser la primera novela de ciencia ficción. En ella, Mary, derrocha talento plasmando  sus miedos y pulsiones más profundas, creando una obra maestra que ha llegado hasta nuestros días. La obra se publica, con cierta reticencia por parte de editores y lectores que dudan de la autoría. Las dudas fueron de tal calibre que años después los descendientes de Mary (su hijo y su nuera) tuvieron que mostrar las cartas de la autora donde comenta con Shelly particularidades de la obra, lo que demuestra que fue escrita por ella)

Como es costumbre se duda de que una mujer haya tenido imaginación para concebir una obra maestra como Frankenstein  siendo atribuida a Shelly.

 

La familia de Percy Shelly es rica, pero hace tiempo que han dejado de enviarle dinero debido al tipo de vida que el poeta lleva. Su padre detesta su obra y sus ideas políticas por lo que la  pareja pasa graves penurias económicas, tal como ha ocurrido con Godwin,  como si la historia familiar de Mary se repitiera. A veces tienen que huir de las ciudades perseguidos por acreedores.

Entre tanto, Mary tiene un hijo que sobrevive, llamado Willian Florence y otro que muere. Los fallecimientos de sus hijos la sumen en graves depresiones, que no consigue sacarla el pequeño superviviente. Shelly, viaja constantemente, mantiene relaciones pasionales con diversas mujeres, también Mary se abre a coqueteos, casi siempre, amistosos con algunos hombres que rodean a la pareja, pero el amor y la admiración por su esposo es incólume lo que no le impide mantener un apasionado idilio con el revolucionario griego, Alexandros Mavrokoralatos.

En 1822, Percy y un grupo de amigos, Edward, Willians, Daniel Roberts y un guía, Charles Vivian,  deciden hacer un viaje en el velero de uno de ellos marchando hasta una cita con un editor de Percy. Poco después de zarpar se desencadena una gran tormenta, están en la Bahía de La Speza, el barco se hunde, ahogándose todos. Mary, días después de la marcha de su esposo, recibe una carta donde el editor le pregunta por Shelly, ya que no llegó a su cita,  ante lo que ella siente la terrible intuición que poco después se confirma. Shelly, junto a sus amigos han perecido ahogados. El cuerpo del poeta, fue incinerado en la orilla de la bahía, poco antes le habían sacado el corazón que Mary guardó siempre envuelto en un pañuelo de seda… Percy Shelly, solo tiene treinta años.

Esa muerte destroza a Mary, que siente la maldición que le acompaña desde su nacimiento. Decide regresar poco después a Inglaterra, en 1823, dedicándose a cuidar a su único hijo. Su suegro decide ayudarla con la condición de que le deje educar al niño , cosa ante la que Mary se niega en rotundo, lo que hace que el abuelo le pase una escasa cantidad en forma de préstamo, que debería ser devuelta cuando el joven heredase a su mayoría de edad.

Mary Shelly se recluye, su tarea será a partir de entonces, escribir y cuidar del pequeño abandonando la vida rocambolesca y romántica que ha vivido hasta entonces. Su silencio, la ausencia de  vida pública hacen que se postergue su prestigio.

Cuando el hijo se hace adulto contrae matrimonio con Jane, una joven con la que Mary congenia, viviendo los tres los últimos años de la escritora en familia hasta que el uno de febrero de 1851, muere debido a un tumor cerebral.

Su hijo y su nuera se hacen cargo de la obra, deciden publicar tanto las cartas cruzadas entre Shelly y su esposa, como escritos personales de Mary. A la vez deciden blanquear bastante, tanto las cartas como el resto de los escritos, escamoteando los textos escabrosos para la mentalidad victoriana de la época, cosa que no ayuda en absoluto a conocer la gran obra de Mary Shelly.

Llegados, incluso, hasta épocas recientes se ha tratado con displicencia a la que creemos es una grandiosa autora. Fíjense lo que dice el editor Frederick Jones en el prólogo de sus cartas publicadas en 1945 «analizar una colección de este tamaño no puede justificarse por la calidad general de las cartas o por la importancia de Mary Shelley como escritora. Es por haber sido esposa de Percy Shelley por lo que despierta nuestro interés»

Como tantas veces constatamos, cuesta recibir el talento si llega de la inteligencia de una mujer hasta el punto de asimilarle al hombre que tenga más cercano.

A pesar de todo, Mary Shelly es considerada, además de la introductora de la novela de ciencia ficción, una autora imprescindible de la literatura universal.

María Toca Cañedo©

 

 

Sobre Maria Toca 1553 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario