Me equivoqué

 

 

Haciendo resumen, me equivoco mucho.
Fue equivoco nacer donde nací
ya que pocos o nadie me esperaban;
fue equivoco crecer sin consistencia
buscando por esquinas la conciencia
que me amparara la soledad congénita y callada.

Erré tanto, mientras crecía
contemplando la vida como esquirla
y dejando al socaire el alma trémula,
que casi, en el trascurso, me quebranto.

Me equivoqué mucho amando,
besando bocas equidistantes de la mía
buscando piel, donde solo encontraba soledad
y al final, la pasión se desvelaba,
meramente, cuestión de la palabra.

Me equivoqué decidiendo, caminando,
andando por veredas escarpadas,
tomando licencia, dejando fuera
el sentido, la prudencia y la calma.

Al final, compruebo el desatino
de haberme labrado un camino
empedrado de errores, con la duda,
de haber perdido el tiempo y a deshora,
entender que me equivoqué tanto,
que hoy, quisiera volver hacia el principio.

Volver a nacer, construirme nueva,
no equivocarme, ser muy sabia,
hacer siempre lo correcto; sin dudar;
ser como ellos: los perfectos, sin fisura.

Luego me pienso: si no dudas y no te equivocas,
si no yerras, feneces y te asombras,
no vives, no arriesgas, tampoco amas.
Y me quedo, tan contenta con la historia,
imperfecta, errada, pero humana.

María Toca

Sobre Maria Toca 766 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

2 Comentarios

  1. Precioso tu texto, Maria. Son pensamientos que a mi me han asaltado muchas veces también, pero mi conclusión es igualmente que esos errores forman parte de mi, de mi bagage personal, y a ellos me debo sin avergonzarme de nada.
    Un abrazo, Maria

Deja un comentario