Me quedo…

Me quedo con la lucha, con el camino andado,

con las cadenas rotas, con hermanas,

amigas, con utopías bravas,

con silencios, con gritos de libertad valientes,

con las noches luna y la senda pugnada,

con amores de un día, con el vino bebido

en tabernas umbrías y en puertos acabados;

con sudor, con canciones, o poemas ardientes…

Me quedo con las noches que envuelta en el sudor

me encontró la mañana

abrazada a un pecho que luego olvidaba.

Con el grito, con lagrimas de escarcha

que brotaron de unos ojos dolientes

…con la rabia, con el puño cerrado,

con el hambre de fiera

de libertad sin anclas.

Con la soledad huera. Con el frío,

con el cuerpo agotado de la marcha

que hice en mil caminos.

Con el abrazo hermano,

con la mano tendida,

con el corazón grande

que despliega alas amplias

y que nunca se cansa de perder las batallas.

Me quedo con las olas salvajes

con el olor a brea, con barcos pequeñitos

que surcan el Cantábrico,

como hembras voraces…

Con mis señas, me quedo,

con mi gente, y mis canas,

con los grises gredales

que surcan mi ventana

en cada amanecer

de esta, que fue mi casa.

En conclusión, confirmo:

soy hembra de costumbres,

nada pudo conmigo…

me quedo con la vida.

María Toca©

Santander-27-01-2021, 11,57

Sobre Maria Toca 1554 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario