Mollie Steimer

Nació esta mujer en Poddia, Rusia, un veintiuno de noviembre de 1897, con el nombre de Marthe Alpherica. De ascendencia  judía, la familia que vivía en precario durante la época zarista.  Pensaron que el sueño de una vida mejor se cumpliría emigrando a lo que pensaban era el país de las libertades. Cuando Mollie tenía quince años tomaron un barco rumbo a EEUU con la inquietud y la esperanza de cumplir los sueños de prosperidad y libertad. Mollie comenzó a trabajar, al poco de llegar,  en una fábrica textil, pronto comprobó que el sueño americano tenía muchas fisuras. Las condiciones laborales eran extremas y la paga exigua. Tomo conciencia social  integrándose  en tareas sindicales. Al tiempo comenzó a leer a August Bebel, Bakunin, Kropotkin y Goldman, alimentando su mente con el pensamiento anarquista.

 

En 1917, junto con un grupo de trabajadores compañeros de Steimer  se trasladan a vivir a un piso que sirve a la vez de centro de reunión anarquista. Crean el grupo Frayhayt, editando la revista La Tormenta. Viven en Harlem y desde allí irradian su libertarismo y la lucha sindical. Pronto corre la noticia entre los emigrados rusos que el zar ha caído, el pueblo se ha levantado y corren vientos de libertad en la madre patria. Mollie y sus compañeros se entusiasman con las noticias  pretendiendo que la mecha revolucionaria prenda en EEUU.

 

El que poco después recibiera le premio Nobel de la paz, el presidente Wilson, decide atacar a la Unión Soviética, lo que hace que el grupo anarquista creado alrededor de Mollie, reacciones. Hacen pasquines, los reparten o los tiran al paso de la gente. Se oponen tajantemente a ese ataque capitalista sobre la tierra de la revolución. Se  niegan a que su país de adopción  intervenga en la  I Guerra Mundial.

El 23 de agosto de 1928 son detenidos seis  miembros del grupo. Los hombres son torturados sin piedad en prisión, a Mollie su condición de mujer la salva de la crueldad pero jamás olvidaría los gritos de dolor de los compañeros en las celdas cercanas. Jacob Schwartz, uno de los detenidos, muere a consecuencia de las golpizas. La presión popular que se forma ante la detención de inocentes consigue que sean liberados. Las opiniones no son delito, alegan los que se manifiestan pidiendo su libertad. El grupo anarquista solo han clamado por la paz, por la libertad y por la abolición de las clases sociales…

Es demasiado para el sistema. El fiscal general del estado es A. Mitchell Palmir, que tiene como ayudante principal al terrible John Edgar Hoover, el que sería promotor de la caza de brujas en Hollywood tiempo después. Como becarios de la siniestra fiscalía encontramos a viejos  conocidos que en un  futuro se harían famosos. Nixon, Kissinger, Gerald Ford, Donald Rumsfel y Colin Power, formaban parte del grupo macabro que trabajaba con el fiscal general norteamericano.

(Original Caption) J. Edgar Hoover, head of the Federal Bureau of Investigation, and President Nixon attend a graduation ceremony for the 83rd session of the FBI National Academy at the White House here. At the ceremonies, Hoover named Mr. Nixon an honorary member of the FBI.

Aunque los presos han sido condenados, los hombres a veinte años y Mollie a quince, han salido de la cárcel por la presión popular, pero  no les dejan en paz. Regresan cada poco a las celdas perseguidos con saña por la fiscalía. Hasta que les asignan una deportación a Rusia. Mollie Steimer se entera que también ha sido deportada Enma Goldman a quien admira profundamente y se alegra de deshacer su primer viaje volviendo al origen.

https://www.lapajareramagazine.com/enma-goldman

Rusia se ha convertido en la patria de los/as trabajadoras. La patria revolucionaria a quien los bolcheviques  han liberado de la bota zarista. Nada mejor podía pasarle a Mollie que vivir en el paraíso soviético, pensó  por lo que feliz se presta a regresar a su patria primigenia en compañía de sus amigos anarquistas y de Goldman que les acompaña en el viaje.

En la orden de expulsión el fiscal general Mitchell Palmir, ha  puesto una frase lapidaria; que marchen for ever

Al llegar a Rusia, les recibe una sociedad quebrada y hambrienta. Los bolcheviques no son lo esperado por los viajeros. Hace poco se había levantado el Kronstadt https://www.lapajareramagazine.com/historia-resumida-del-anarquismo y el nuevo gobierno ha comenzado a reprimir a los libertarios. El grupo de recién llegados comienza a solidarizarse con presos anarquistas, se crean comités de apoyo, mientras hay protestas por la represión. Demasiado para las autoridades bolcheviques como lo fue para las norteamericanas que tienen en común la poca tolerancia a la libertad y la capacidad de crítica de personas como nuestra protagonista.

 

Detienen a miembros del grupo entre las que está Mollie Steimer. Es deportada a Siberia, durante dos años. La misma compañera de Maximo Gorki, interviene pidiendo su liberación cosa que parece ser tuvo su empuje para conseguir que la liberasen.

Para entonces Mollie ha conocido al que será su compañero de vida hasta que la muerte los separó, Senya Fleshin, que también ha sido detenido y comparte deportación a Siberia.

En la prisión siguen con la protesta. Realizan huelgas de hambre, permanecen fieles a la lucha y a las creencias anarquistas. Más tarde son deportados a Petrogrado sin poder abandonar la cidad. Mollie como Goldman, como tantos libertarios muestra la terrible decepción  de encontrarse en un sistema que les ha decepcionado totalmente. Sienten que el bolchevismo es una dictadura férrea que no encaja con sus creencias anarquistas. Poco después también son de nuevo  deportados del paraíso soviético. Al marchar, el encargado de la expulsión les dice: “navsiegda” que quiere decir: para siempre. Ambos países, contendientes en tanto, tienen el mismo lenguaje y definen cada uno su sociedad condenando a las personas que desean libertad e igualdad total a la expulsión. Millier Steimer, Senya Fleshin y el resto de emigrados son los parias de la sociedad. No tienen patria, ni dinero ni trabajo…

Se refugian en Berlín y durante una temporada consiguen una vida digna y feliz. Fleshin, compañero de Steimer,  es fotógrafo, ha conseguido un estudio en la ciudad alemana, y Mollie se convierte en su ayudante. Siguen con el ideario y lucha pero consiguen mantener una vida pacífica. Poco les dura la tranquilidad ya que Europa ha convulsionado bajo la bota de un nuevo terror, Hitler gana las elecciones en 1933 y la pareja formada por Steimer y Fleshin, marchan a Paris. Sigue otra temporada de tranquilidad en la capital francesa donde realizan fotografías, hasta que en 1939 cae Francia en poder de los nazis y la pareja toma de nuevo un barco para huir del horror hitleriano. Esta vez llegarán a México, país, que como hace con tantos emigrados, los acoge con  generoso cariño.

Se establecen en Ciudad de México, donde conforman un estudio fotográfico. Vuelven a reunir a gente afín ideológicamente, entre ellos muchos españoles que han llegado exiliados de la guerra. Entre ellos está León Felipe, buen amigo de la pareja, incluso compone en esa época  una loa a Mollie de agradecimiento por la acogida.

La vida en México se les hace cómoda, hasta que, Mollie Steimer, muere el 23 de julio de 1980, en Cuernavaca. Un ataque cardiaco consigue parar el entusiasmo y la energía de la luchadora que se enfrentó a todos los poderes por el ideal de libertad, justicia e igualdad.

El compañero Fleshin la siguió solo un año después, imaginamos que no soportó la soledad y el desamparo de haber perdido a la compañera de vida e ideario.

 

María Toca Cañedo©

 

 

Sobre Maria Toca 1339 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

2 comentarios

  1. Hace años conocí a una mujer polaca en España y al preguntarle sobre lo que ella conocía bien ya me anticipó la idea que subyace en esta historía. Ambos: EEUU y Rusia eran muy semejantes. No había caído el Telón de Acero aún pero ya habían invadido Checoslovaquia. Jean Paul Sartre, comunista convencido devolvió el carnet del Partido. Los opositores a toda arbitrariedad siempre incomodan al poder. Gracias por tu excelente relato.

Deja un comentario