Nevenka y el 8M

Imagino que no ha sido casual el estreno de la mini serie dedicada a Nevenka Fernandez emitida en Neflix a partir del viernes cinco de Marzo. La fecha se presta al visionado de cara a este ocho de Marzo un tanto atípico que vamos a celebrar.

En la serie se nos recuerdan los hechos denunciados por la joven concejala de Hacienda por el Partido Popular en Ponferrada. La memoria guardaba rastros del hecho  un poco amortiguada por el tiempo. Les recuerdo a las personas (pocas a estas alturas porque la serie está siendo debidamente promocionada) los sucesos. Una joven economista es fichada por el Partido Popular mientras realiza su máster en Madrid. La oposición, en aquel momento en el ayuntamiento leonés, estaba encabezada por una mujer,  es probable que los populares quisieran dar un lavado de imagen a la candidatura del alcaldable Ismael  Álvarez.

Nevenka Fernandez lo tiene todo. Está cualificada, es guapa, joven…Le proponen presentarse y a la estudiante que aún es se le abre un horizonte de color. En la serie comprobamos a la joven con mirada alegre, casi entusiasta en esos días. Jura su cargo con la esperanza de llegar lejos. Tiene 26 años y se siente bien. Hay un lenguaje corporal a lo largo del metraje de la serie que nos cuenta mejor, casi, que sus palabras el proceso que va  vivir a lo largo de los meses siguientes.

El alcalde es el prototipo de triunfador de pueblo grande. Barbilla alta, mirada desafiante, mandíbula apretada, en la boca la mueca del triunfo y del poder. Es empresario de hostelería, durante los tiempos de la burbuja económica (año 2000)  que da trabajo a mucha gente del pueblo. Típico candidato pepero… que camina seguro desde el triunfo empresarial al triunfo político, saltando por las influencias y el populismo que produce conocer a todo el mundo y ser conocido y admirado con el papanatismo de sentirse  un hombre hecho a si mismo.

Ismael Álvarez tiene fama de mujeriego, de juerguista y jaranero. Se mueve por sus negocios de la noche y un cierto sex appel  rustico que bien podría ser interpretado por  alguno de la pareja de Pajares y Esteso de los años del destape, campa por  Ponferrada seguro del triunfo. A ello se  le añade el victimario de quedarse viudo después de una larga enfermedad de su esposa. Es posible que el físico de Nevenka, más que sus capacidades, fuera el detonante de que la vista del alcalde se posara en ella. O que estaba acostumbrado a que se cumplieran sus deseos desde siempre. Ismael consigue a la mujer que quiere, parece decir su gesto de suficiencia cuando comienza a cortejar a Nevenka al poco tiempo de su estancia en el Ayuntamiento…También son los comentarios de un pueblo que admira al machote y contempla con desconfianza a la pobre corderita que camina hacia el matadero.

Ismael Álvarez y Nevenka Fernandez, tuvieron un affaire escaso que demuestra a la chica que no es su tipo. Que no la gusta, vaya. Nevenka  da calabazas educadas y sutiles al señor alcalde. Y ahí, cuando debiera haber acabado toda la historia, comienza para  ella el infierno. Hay una frase del abogado de Nevenka que define bien el tipo de relación que tiene este tipo con las mujeres: para él, Nevenka es una cosa, existe una cosificación absoluta. Le gusta la chica, la quiere para su uso y no entiende como ni porqué se le resiste. Las cosas no se resisten, las cosas están para tomarlas y dejarlas al antojo del hombre, piensa en alcalde. Al abandonar ella la relación la furia del poderoso se desata.

Cuarenta, cincuenta llamadas cada día, mensajes vejatorios, amenazas seguidas de arrepentimiento y pedida de perdones. Promesas de abandono seguido de agresividad, vejaciones públicas, humillaciones delante del resto de concejales…Más mensajes, más odio, más amenazas. Invasión de la intimidad de la habitación donde pernoctan en un viaje del consistorio. Nada que no esté estudiado por los expertos en violencia machista y acoso laboral. Solo que estábamos en el año 2001, el #MeToo no había empezado y el señor Weinstein, que era un Ismael Álvarez holliwodiense, campaba por su feudo.

Nevenka está noqueada porque no sabe que le está pasando, piensa que ella es la culpable por haber “cedido” en un momento. Por ser joven, por ser guapa…Por ser mujer, en conclusión. Sigue aguantando hasta que alguien  -una mujer psiquiatra comprensiva que se encuentra en su camino- le pone nombre. Abuso. Eso es abuso, le dice. Nadie tiene derecho a acosar a otro ser humano por ejercer la libertad de elegir. Nevenka es inteligente, toma conciencia rápido de que la situación puede escapar de las manos,  el riesgo es perder la cabeza. Y hasta la vida. Denuncia.

En la serie hemos visto a una rozagante y bella joven tomar posesión del cargo, lentamente las imágenes  avanzan y vemos a una mujer más delgada, con la piel más cetrina a la que se le ha ido el brillo juvenil de los ojos. Su pelo, antes en lucida melena, está más corto, aparece despeinada en momentos. Su espalda se encorva como si llevara el peso de una cultura ancestral como mochila. En la rueda de prensa que da al dimitir la vemos devastada, ni un rastro de maquillaje en su cara, con el temblor de una boca que apresa la emoción para no romperse. Es una mujer a la que están masacrando los acontecimientos. Solo tiene veintiséis años, recordemos. Y un pueblo que especula y observa. Él, todopoderoso alcalde y empresario de éxito. Ella, joven, culta, inteligente, guapa…Y mujer. Demasiada diferencia porque desde Eva hasta aquí, el pecado y la perdición de los hombres siempre ha llegado de la mano de las femme fatales

En el juicio, un fiscal jefe la interroga con saña, con crueldad que la obliga a bajar peldaños de desesperación “Por qué no se marchó usted. Usted no es una cajera de Hipercor que tiene que aguantar que la toquen el culo para dar de comer a sus hijos…Usted podía irse” “Ya lo he hecho…” responde con la voz quebrada Nevenka. Pero no, al fiscal jefe de la Audiencia de León, no le basta. Porque una mujer que se deja es carne de estercolero. A una mujer que no se inmola como María Goretti  se le puede gritar, amenazar, violentar. El fiscal se pasa y es destituido. Nevenka gana el juicio. Aleluya.

A los pocos días el alcalde dimite y rocía el pueblo con pasquines insultantes para Nevenka enviando una carta de siete folios contando intimidades de la chica. No ha sido suficiente lo vertido en el juicio, al contrario. La furia de Álvarez al perder y verse desposeído de la alcaldía clama venganza. Pocos días después, tres mil personas…¡Tres mil personas  en un pueblo de 60.000 habitantes! se manifiestan a su favor, gritando contra Nevenka y aclamando al machote del alcalde. Hay unas escenas que hieren en lo más profundo, y miren que el reportaje es duro,  es cuando un grupo de mujeres gritonas, con mirada de odio que dicen mirando a cámara  “no te acosan si no te dejas” No te acosan si no te dejas…”

Cuando hablamos del patriarcado sistémico que padecemos, es precisamente lo que esa frase describe. “No te pegan si no te dejas” “no te acosan…” “no te violan si no te dejas”. Tú, mujer debes tapar tu cuerpo, vestir con recato, no levantar los ojos del suelo, mostrar respeto por ti misma y por la sociedad que es el hombre. No viajar sola, no salir de noche, no andar por según que sitios. No beber, no reír, no frivolizar…Porque si lo haces te mereces lo que pase. El hombre es heno, la mujer cerilla…No prendamos la mecha porque el hombre tiene derecho a todo. Tú, mujer, eres la cosa. Objeto de deseo. Eres la cosificación del placer masculino.

Esa es la esencia del patriarcado. Y ahí quedó atrapada Nevenka, en un pueblo que la atacaba aún después de la sentencia condenatoria de Ismael Álvarez, después de las pruebas concluyentes y apabullantes que se presentaron en el juicio. Todos/as las concejales/as del grupo popular declararon a favor del alcalde. También  las mujeres. Imagino que alguna se mirará al espejo ahora mismo con un poco de asco. O no. El patriarcado es lo que tiene, raíces profundas que obnubilan la verdad. Hay que decir que la jefa de la oposición la apoya desde el primer momento que escucha su caso…

La víctima, Nevenka Fernández, tuvo que marchar de España. Dejar familia y salir corriendo para poder recuperar una vida normalizada. Para poder recuperarse como ser humano aunque intuimos viendo las imágenes finales que fue tarea ardua. Frente a la cámara, en un escenario oscuro y vacío con tan solo el decorado de su cara recorrida por la fatalidad, una espalda encorvada por el peso de lo soportado, las palabras de esperanza de Nevenka nos abofetean en pleno rostro. Y sabemos que aunque hayan pasado veinte años y hoy las cosas son diferentes  -gracias a mujeres como ella-  sigue habiendo Nevenkas en el mundo que sufren el maltrato en soledad y con la incomprensión de una ciudadanía sicaria de un patriarcado asesino.

Hoy y siempre #Feminismo #Luchafeminista #Esnecesarioelfeminismo.

Por ello, no dejen de ver la serie. Son solo tres capítulos que les dejarán sin aliento. Esta mujer, Nevenka Fernández merece el homenaje de nuestra solidaridad y la promesa de evitar con uñas y dientes nuevos casos como el suyo.

Y sigamos luchando, háganme el favor para que lo vivido por  Nevenka Fernández sea solo un mal recuerdo

María Toca Cañedo©

Sobre Maria Toca 1089 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario