No quieren sangre. Nos quieren idiotas.

 

No son elecciones normales ni una campaña normal de un país europeo, por el nivel, por como se trafica con la mentira, la manipulación y la ultraderecha. Ocurre que  lo que nos encontramos ahora en forma de estallido comenzó mucho antes. Exactamente cuando se confirma la moción de censura entre grupos afines de la izquierda y se toma el poder de forma totalmente legitima pero que la derecha (ultra) considera que no, porque es cosa sabida que solo son gobiernos legítimos los suyos. Diría más. El descalabro, comienza muchos años atrás cuando un partido socialista de  larga historia  hace la metamorfosis convirtiéndose en un juguete socialdemócrata del capital (falsamente socialdemócrata porque la real es mucho más eficiente a nivel social) Eso que ocurrió en Suresnnes y que supuso el harakiri del socialismo hispano.

Paralelamente,  las corrientes de poder mundial lanzan una ofensiva total contra las medidas implementadas después de la II Guerra Mundial con las máximas de Keynnes por bandera, implementadas,  no tanto por la generosidad de los gobiernos aliados, como por el miedo a mayores problemas revolucionarios. Franklin Delano Roosvelt (FDR) era un hombre de paz, con el impulso social que le insuflaba su esposa y colaboradora, Eleanor Roosvelt,https://www.lapajareramagazine.com/eleanor-roosvelt pero sobre todo lo que a FDR le preocupaba era un estallido revolucionario que amalgamara un poder bolchevique en EEUU o países aliados,  como en Rusia años atrás. Con inteligencia y un ojo contemplando el Este de Europa deciden insuflar dinero a espuertas en los países diezmados por la guerra, patrocinar programas sociales dirigidos por el estado  consiguiendo unas sociedades disfrazadas de bienestar pero con fondo liberal/capitalista.

El capitalismo es una bestia feroz con fauces hambrientas. No conoce el recato y siempre quiere más, por lo que en los años cincuenta en la ciudad de Chicago, un hombrecillo sin carisma y un tanto sombrío espolea con sus teorías la voracidad interminable del monstruo y decide desbaratar las tímidas medidas socialdemócratas impulsadas por FDR. El sumo sacerdote de estas teorías asesinas,  se llama Milton Friedman, quien  desde la Universidad de Chicago imparte su doctrina a los que luego recibirán el nombre de los Chicago Boys, jóvenes cachorros, hijos de un capitalismo voraz que deciden alimentar  a la bestia insaciable devorando a miles, cientos, millones de personas desprevenidas que son trituradas por la picadora de carne humana llamada capitalismo y su nueva acepción renovada, neoliberalismo.

Cuando se desparraman por el mundo los satélites de Friedman, conforman la estrategia del caos en diversos países de Latinoamérica, a los que someten con sus teorías a un atroz sistema de privatización depauperando a una clase media que emergía con esfuerzo supremo al ya ser países colonizados y expoliados por el poderoso del norte. No les llega con los sistemas bananeros impuestos por EEUU  y arrasan con las tímidas medidas sociales y de protección a los más débiles; se imponen las teorías neoliberales de los Chicago Boys con convulsiones sociales fuertes. La gente reacciona al comprobar la esquilmación de lo común y se manifiesta con fuerza,  por lo que deciden que dichas medidas no tendrán éxito a menos que los pueblos sean sometidos por una férrea dictadura. El Chile de Pinochet fue el laboratorio donde se pusieron en práctica las teorías de los señoritos de Chicago en toda su extensión. La ruina económica, la dictadura que regó de sangre la tierra chilena, como luego la argentina, boliviana, ecuatoriana…son fieles pruebas de la criminalidad del sistema impuesto por los teóricos del neoliberalismo.

Más tarde, con la caída del bloque comunista, corren como galgos a despiezar las economías estatales (ruinosas y corruptas pero que ofrecían amparo a los pueblos sometidos aunque con las necesidades básicas cubiertas) privatizando a precio de ganga, si no gratis, las empresas de los diferentes estados. Se privatiza sin control ninguno porque los gobiernos que han salido de la caída del régimen son títeres deslumbrados por Occidente, deseosos de repartir la rebatiña y quedarse con parte del pastel. Los antes señores del estado se convierten en potentados que arramblan con el fuerte tejido industrial de los países del Este de Europa.  Rusia es el bocado más apreciado y goloso,  para eso tienen a Yeltsin que empapado en vodka asiente como obnubilado al despiece y reparto de la economía soviética. El surgimiento de una mafia económica criminal, del empobrecimiento de millones  rusos, con hambre, pobreza extrema y muertes, será el resultado del experimento.

Volviendo a nuestro país, donde los despieces de las empresas estatales comenzaron a poco de la llegada de los socialistas (pseudosocialistas, descafeinados socialistas después de Suresnnes donde se capó para siempre al PSOE) El reparto de empresa pública a manos privadas se hizo a precio ganga y se pagó con puertas  giratorias para los políticos benévolos al sistema neoconservador. Tú me regalas la privatización y yo te arreglo la salida de la política con una dirección general o nombrándote consejero de algo. De lo que sea.

Como decíamos al principio la voracidad del monstruo es ilimitada y hemos sufrido sucesivas crisis. La del 2008 producida de forma directa por la locura neoliberal para llegar la pandemia y la guerra de Ucrania de forma sucesiva. El gobierno de izquierdas no es que haya supuesto más que un tímido   remodelado cosmético sin mayor catadura, pero molesta. No se han tocado ninguno de las teclas del poder, ni la monarquía, ni la ley Mordaza, ni una reforma a fondo del mercado de la vivienda, pero quizá se ha blindado ligeramente la Seguridad Social, se ha protegido el poder adquisitivo más de la cuenta… En conclusión, el gobierno de coalición ha sido una piedra en el zapato del monstruo, no más. Pero molesta. Y se han hartado.

Por eso no habrá debates. Por eso existe esa entelequia que llaman “sanchismo” resucitan a ETA, increpan con “bolivariano” “gobierno Frankestein”. Por eso eligen candidata a una oligofrénica con algo de fotogenia como Ayuso y a un lerdo total como es Feijoo. Porque les dan igual. Son solo caras, muñecos de ventriloquía con la mano de los ideólogos sodomizándoles y dirigiendo el relato.

Por eso no verán ustedes debates, ni controversias, ni discursos, ni planes de gobierno, ni programa electoral,  porque ni los hay ni se les espera. Los elegidos de la derecha son como los porteros de  discoteca, unos pringaos con un poder falso que emana del dueño de la sala, pero con mala leche.

Ocurre que se les va la mano. Han apurado demasiado el planeta en esa locura del crecimiento continuo. Doñana, cambio climático, recursos hídricos en escasez galopante, costas destrozadas –Mar Menor, Mediterráneo– Enfurecidas reatas de ganaderos que asaltan la Junta de Castilla y León provocados por las insensateces del socio de gobierno regional, Vox, que va como vaca sin campano prometiendo irregularidades que pueden provocar un drama sanitario al aflojar los controles sobre la tuberculosis vacuna.

Se les va de las manos el sistema propiciado por sus propios desmanes, por eso  han sacado de la chistera ese chiste grosero y soez que es Vox, con sus descabelladas conspiranoias de tinte fascista y sus retrocesos ideológicos que parecen ideados en Altamira. Todo ello aderezado con un nihilismo barnizado casi de ácrata. Para disimular su falta de ideología y de todo lo que huela a inteligencia.

En la mente de Adam Smith habitaba la esperanza de convertir la Pampa y las Grandes Praderas,  en explotaciones agrícolas rentables  colonizadas por seres humanos que practicarían una libertad de irredento consumismo (si para ello había que talar, eliminar tribus autóctonas, se hace porque ambas cosas se consideran irrelevantes)

Hoy, en los parqués de las grandes corporaciones multinacionales es insustancial la desecación de Doñana o la cloaca en que se ha convertido el Mar Menor y el camino que lleva el Mediterráneo de convertirse en un lago muerto. Sin peces pero con miles de cadáveres. Todo eso es irrelevante para las mentes economicistas mundiales.  Lo guay, lo importante es el crecimiento invariable, los dividendos y las cuentas de resultados. Hace un tiempo en una entrevista que le hacían a un tipo que trafica con los precios de alimentos básicos (sí, hay un mercado de precios donde se pueden provocar hambrunas terribles para que suba el precio del trigo, por ejemplo) le preguntaron si había caído en la cuenta del dolor,  el hambre,  la muerte que producía su trabajo, respondiendo el aludido de forma sorprendida, que no. Jamás había pensado en los resultados de su demoniaca tarea. Millones de muertes, de carencias nutricionales que producirán deficiencias de salud irreparables son producidas por los mercados a los que preocupan los resultados humanos de sus decisiones. Solo los dividendos son tenidos en cuenta. La muerte y el sufrimiento de millones de seres humanos es irrelevante para el monstruo hambriento capitalista que  devora la producción  y regurgita mierda  para el pueblo,  poder y riqueza para una élite cada vez más pequeña, más cerrada y más envenenada de supremacismo cultural.

Por eso no importa ni el debate ni el líder. Por eso han cubierto el relato y el discurso con naderías como “que te vote Txapote” porque solo los/as tontas les sirven para mantener al pueblo obnubilado y ciego.

zzzznacp2
NOTICIAS ARGENTINAS
BAIRES, OCTUBRE 1: (ARCHIVO) Fotografia de archivo del ex presidente Carlos Menem junto a su colega Fernando de la Rua durante la ceremonia de entrega de atributos. Acompaña nota «Trece presidentes constitucionales en 34 años».
Foto NAzzzz

Antes daban golpes de estado cruentos (Chile, Argentina…) pero han evolucionado, porque la violencia tiñe de sangre las calles, lo ponen todo perdido con la consiguiente protesta de los organismo internacionales. Más tarde introdujeron gobiernos títeres –De la Rúa, Menem en Argentina,  Gonzalo Sánchez Loaz (Goni) en Bolivia, Yeltsin en Rusia– pero el estallido social de los pueblos ante las medidas draconianas, les molestan también. Hay que reprimir manifestaciones , puede haber más muertos, más sangre (el dinero no quiere dramas, nada mejor en aguas estancadas) por lo que la opción ha sido instaurar, financiar y controlar partidos populistas, medios de comunicación corrompidos hasta la nausea, con discursos simples, potenciando líderes idiotas (Orban, Abascal, Ayuso, Feijoo, Salvini, Meloni…) que obnubilan al pueblo y desactivan la protesta popular, para ello colocan eslóganes aptos para oligofrénicos y ya tenemos las plazas vacías. O mejor, llenas de terraceo cervecero.

A esto ha colaborado una izquierda infantiloide , dividida y gritona, anclada en los clichés del siglo XIX que se ha quedado obsoleta y envuelta en su propia nadería y ombliguismo.

Hipnotizados, embrutecidas, idiotizados, la población vota por el zorro para cuidar el gallinero y ningún debate, ningún discurso puede con tamaña pulcritud en encaminar le desastre.

María Toca Cañedo©

P.D:Se me reprocha que en los últimos tiempos mis escritos andan mechados de pesimismo. Y no. El reflejo de la verdad solo puede hacernos despertar. No hay nada que hacer si nos mantenemos en la hipnosis colectiva. Mi intención es trasmitiros la misma rabia que siento, para hacer bola con ella y tirársela a la cara del poder. En ello andamos como hormiguitas. Sigan ustedes haciendo lo mismo. Rabia y acción cultural. No nos pueden robar la verdad ni el relato.

Sobre Maria Toca 1546 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

4 comentarios

  1. Sabemos de dónde venimos, pero no hacía dónde vamos, ni siquiera las élites lo saben, no hay más que mirar a la UE, y a ver cómo termina la guerra de Ucrania alimentada sin control por todos.
    La rabia sólo la sentimos unos pocos hay mucho conformismo bien asentado, ahora es tiempo de festivales ( para jóvenes) y de viajes del IMSERSO para mayores.
    Sigue por ahora ellos ganando.
    Saludos

Deja un comentario