Nos encanallan

Hace tiempo el precursor de la perfidia discursiva de esta loca carrera para comprobar quien dicen la perversidad más grande, Donald Trump, dijo literalmente : “Podría disparar ahora mismo a la gente que camina por la Quinta Avenida y no perdería votos” Dijo también, con esa locuacidad que le hizo famoso, que restablecería el ahogamiento simulado para los sospechosos de terrorismo. Dijo, sospechosos…

La historia del muro que debía separar México de EEUU  ha sido reiterada, incluso aún colea. Hay un mariposario que está en la zona elegida por el loco Trump para el muro que ha tenido que cerrar hace pocos días porque sigue siendo atacado por los fanáticos del ex presidente para  que las pobres mariposas no entorpezcan las ideas del jefe. Ante el acoso, la directora del museo ha  decidido cerrar las puertas porque las amenazas eran constantes e insufribles.

Los acontecimientos ocurridos en Enero de 2021 en el Capitolio siguen en la retina de toda persona con memoria. Sabemos qué y quiénes encendieron la mecha del odio entre la población norteamericana. Sabemos que el cerebro que espoleó a la gente para entrar como barbaros en la sede popular, peina un estrambótico peinado y su piel se tiñe cada poco de un rojo azufrado.

Famoso fue el bulo de la pizzería Comet Ping Pong, que recibió el nombre del Pizzagate por las graves implicaciones políticas que tuvo.  El joven Edward Welch de 28 años, condujo su coche durante 600 kilómetros desde Colorado del Norte hasta Whasington. Estaba convencido que en los sótanos de la pizzería se asesinaban niños después de haberlos disfrutado pederastas famosos. Entró en el local con el arma favorita de los grupos enloquecidos de la ultraderecha yanqui, un AR-15 y se lió a tiros con los que en ese momento tomaban su pizza sin problema. Milagro fue la mala puntería del enloquecido Welch que no consiguió dar en el blanco a ninguno de los comensales pero sí dejar un reguero de heridos y gente con miedo. Alguien levantó un bulo absurdo que fecundó mentes primarias y pudo haber costado muchas vidas.

El  embuste se construyó en base a la acusación que se hizo a John Podesta (jefe de gabinete de Hillary Clinton) y a su hermano Tony. Se les acusó de pederastia y de dirigir la red de mata niños desde la pizzería Comet Ping Pong. Hasta se aseguró que la niña Madeleine McCan había muerto a sus manos.

Durante la pandemia recordamos las estrambóticas comparecencias del Donald Trump en las conferencias de prensa y sus peregrinos comentarios mientras el pobre Fauci palidecía detrás ante las barbaridades que desgranaba su jefe. Que el Covid se curaba tomando lejía, que era invento de izquierdistas controladores…Bazofia perversa que calaba en la población hasta convertirse en un problema de estado la desconfianza en las vacunas y la consiguiente negativa de millones de personas a inocularse el salvoconducto para seguir vivos/as.

La manipulación que realizó el loco de la Casa Blanca ante la pérdida de las elecciones y sus consecuencias las vivimos y los/as norteamericanos las padecen con una fractura  del país que siempre fue bastante homogéneo hasta que llegó el tipo infame a gobernar el país que dicen con más poder del mundo. El promotor de las fakes. El creador de los bulos.

En realidad, el señor Trump no creó nada. Sus asesores, entre ellos el defenestrado y luego indultado Steve Bannon, https://www.lapajareramagazine.com/steve-bannon-el-darth-vader-del-conservadurismo-fascista pusieron las bases para que una mente psicopática, ególatra y narcisista pernicioso desarrollara la teoría. De él se exportó a Brasil, Bolivia, Italia…y como un reguero de miasmas por toda Europa y parte del continente Sudamericano.

La mentira, los bulos, las tergiversaciones canallescas en el lenguaje político germinaron con  hambre de invadir el cuerpo social. La perversidad que dice “todo vale para ganar” Para ganar hay que manipular, mentir, vender procacidades, calumnias, entrar en la vida privada de los adversarios, desacreditarlos hasta la infamia. Si hay que hacer todo eso y más, se hace. El caso es ganar.

Estamos presenciando en nuestro país una bajada a los infiernos que nos producía risa, aunque pervive  el susto de la invasión al ayuntamiento de Lorca, que los infames ignorantes (los llamo infames porque entrar por la fuerza en un lugar donde hay representantes del pueblo, es infame y los llamo ignorantes porque ellos mismos han manifestado su ignorancia  ante los hechos…). A empujones, tirando  a la fuerza pública, amedrentando a la corporación municipal como los miembros de QAnon en el Capitolio pero sin disfraces. O sí, disfrazados de sí mismos.

La triste España que embiste, la que hiela el corazón, en palabras de nuestro poeta estaba bien representada por los cabestros de Lorca. Fueron engañados, dicen. Los mintieron y marcharon en tromba a secuestrar a la corporación municipal que votaba una ley para proteger a los vecinos del cáncer de las macrogranjas…Mientras ellos creían que defendían sus modestas propiedades de los malignos izquierdistas comeyerbas.

Desde las aceras urbanitas, capitalinas y ligeramente intelectualizadas asistimos, primero con sorna y luego  con cierto  terror a esta escalada de violencia, mirando con suficiencia a los “pobres ignorantes” que aceptan pulpo como animal de compañía y votan a semejantes cabestros. Nos olvidamos que son millones los que en EEUU, Brasil, Italia, Austria, Polonia, Hungría y parece ser que en España y algo menos pero también en nuestra idealizada, Portugal.

Son muchos millones de personas que se han dejado convencer por los perversos argumentos de una ultraderecha sin escrúpulos. Mala gente que camina y va ensuciando la tierra.

Conozco personas de todos los partidos. Menos de Vox… con gente  Vox no tengo relación, no porque yo los excluya a priori sino porque son ellos los que me excluyen a mí. Lo cual me parece perfecto porque me evitan la molestia de mandarles a la mierda.   Puedo decir que tengo amigos/as en el PP, Psoe, Unidas Podemos, Bildu, PNV, ERC. De la CUP conozco a poca gente, pero bien podría mantener con ellos una sentida amistad. Les aseguro que en las distancias cortas son agradables. Muy agradables. Pocas veces toco el tema político con las personas que difieren mucho de mi ideario. Tendemos ambas partes una red de seguridad no tocando ciertos temas. Pero da igual. Estoy segura de que si se tocaran no habría mucho problema. Quizá yo aceptara premisas esgrimidas por ellos, a su vez asumirían preceptos de la izquierda sin problema. Hace poco, comentando con un tertuliano de Arco Fm, diputado del PP en el Parlamento de Cantabria, asentía bastante convencido o por lo menos dudoso cuando le esgrimía la necesidad y la posibilidad de expansión económica (utilizando su lenguaje… a una persona de derechas hay que hablarle en términos económicos no humanos)  que podría suponer una Renta Básica Universal. Sí, la RBU,https://www.lapajareramagazine.com/informe-incidencia-de-la-renta-basica-en-el-ordenamiento-economico que parece ser la bicha de la derecha. Aduje argumentos de peso, cité cifras y una porción de sentido común,  el buen hombre asentía con la cabeza, imagino que con el corazón también…Es gente tratable.

¿Qué pasa entonces con los líderes del Partido Popular para que hayan caído en el desmadre canallesco que comprobamos cada día? o en la irrisoria sarta de absurdeces que expulsa por la boca el muchacho Pablo Casado. Mucho me temo que han pasado  los asesores de la canalla. Del todo vale. De lo importante es ganar, da igual con que trampas, con que juego dudoso. Da igual mentir, comprar diputados de otros partidos, falsear la realidad hasta hacer un bolo alimenticio que expulsar a las masas. Porque en la cabeza de esos perversos, las masas son ignorantes, manipulables y tragan todo. En los manuales del fascismo y del nazismo más estricto están las teorías puestas en práctica por los asesores de los liderazgos. La perversidad hace su trabajo y encanalla a un pueblo que anda como pollo sin cabeza asustado por un futuro incierto y amedrentado debido al fantasma de la pandemia y los giros del guion de la historia que no entiende del todo bien. No es que sean ignorantes los/as seguidores de esos partidos  -a día de hoy no hago distingos entre el PP o Vox, han mimetizado tanto que son uno solo-  No son tontos, solo tienen miedo y van(o vamos) a lo fácil.

Y lo fácil es creer en conspiranoias. Lo fácil es creer que hay unos tipos malos que siempre vienen de fuera, son Los Otros” llámense judíos, moros, chinos, extranjeros, mexicanos, negros, latinos…Son “Los Otros el enemigo exterior quien nos produce el terror de no tener seguridades eternas. Son “Los Otros” quienes nos arrebatan el trabajo, quienes cobrando paguitas nos roban el dinero de los pobres españoles (aquí pongan ustedes la nacionalidad que quieran)  recaudamos con nuestro trabajo. Son “ellos” los impuros. Los malos. Llámense socialistas, sanchistas, podemitas, catalanes (así, a cascoporro, sin distinción) vascos, chinos, latinos, negros, moros…Hasta el infinito y más allá. Claro que las fobias son intercambiables  entre sí.

He escuchado a mexicanos despotricar de hondureños. A cubanos de venezolanos. A venezolanos de cubanos. A gays de negros. A gitanos de gays. A peruanos/as de chilenas… Para no aburrir, a todas de todos. Porque el mal siempre está en “Los Otros” Con esa premisa llegan los perversos, que se lo saben muy bien,  dando forma al argumentario y conformando el discurso del odio.

Odio contra niños solitarios que viven en refugios amparados por el estado. Odio contra inmigrantes que huyen de guerras infames (que son producidas por los intereses espurios de los mismos que nos venden el mensaje) de hambrunas, de sistemas políticos atroces. Que han sido violadas, vejadas y humilladas y están dispuestas a salir adelante, a luchar con uñas y dientes por una sociedad más y mejor con tal de ser acogidos con calor. Odio y desprecio a mujeres violadas, maltratadas incluso negando el minuto de silencio ante el crimen machista. Acusándonos, a las feministas, de buscar privilegios y las consabidas paguitas. Hemos visto las marchas de odio contra los centros de menores. Los discursos plenos de falacias, de  desprecio larvado que se introduce en la mente de personas asustadas y lamina la mejor parte del alma social que tenemos (menos los perversos narcisistas y los psicópatas) Trayendo un  gusano larvado que corroe la parte de bondad, de justicia, de equidad que tenemos y los transforma en odio. Y nos encanalla. A toda la sociedad.

Cuando un líder del PP/Vox  insulta a las víctimas de abuso eclesiástico, agrede con su logorrea estúpida a la Memoria  del dolor que produjo la represión franquista, siembra  desavenencia y divide  a la población. Nos encanalla, porque el discurso es fácil, se compra  y se expande. Con el único fin de ganar. Ganar como sea. Da igual que la conciencia común se enfangue hasta lo más profundo produciendo heridas sociales tan difíciles de cauterizar que producen la división social.

Para acabar les hago una pregunta ¿Creen ustedes que alguien que miente, engaña, calumnia, difunde bulos, es capaz de hacer algo bueno por su país, por su gente, por la sociedad? Yo no creo que se pueda escribir derecho con renglones torcidos. Si alguien nos parece un canalla lo más seguro es que lo sea. Si alguien miente aunque sea un poco no merece la confianza del votante. Es urgente limpiar el lenguaje canallesco que envenena el aire porque las consecuencias son letales para toda la sociedad. Hoy no podemos negar la mayor, conocemos bien el desarrollo de la historia y su final. Hubo un tipo que hizo donosuras con el insulto y manipulación. Era el maestro de estos aprendices de brujo. Se llamaba Josep Goebbels.

María Toca Cañedo©

 

Sobre Maria Toca 1280 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario