Olympe de Gouges

Nacida en 1748, su nombre verdadero era Marie Gouze. Se dice que pudo ser hija de Luis XV, otros autores apuntan a Lefranc de Pompignan, destacado poeta.  Contrae matrimonio a los quince años con un hombre mayor, pronto enviuda, después de tener un hijo. No fue un matrimonio feliz por lo que se promete a si misma que jamás volvería a casarse. Marchó a Paris, donde se codea con la intelectualidad y alta burguesía.     Montó obras de teatro, incluso hizo giras con un grupo gestionado por ella.

 

Precisamente con una obra de teatro, pretendió llamar la atención sobre la esclavitud de los negros. Con esta obra consiguió el enfrentamiento de los actores de la Comedie Francaise, que debía el sustento económico a las familias pudientes, muchas de ellas enriquecidas con el tráfico de esclavos. La economía de la metropoli se sostenía gracias a las colonias, por tanto su obra planteaba unas ideas peligrosas para la estabilidad del sistema. Fue encarcelada, aunque poco después la liberaron gracias a sus relaciones.

Con la Revolución, Olympe sigue con su cruzada en pos de la liberación de la esclavitud de los negros, trabajando en obras y escritos para apoyar la causa de la libertad.

 

Fue adalid del divorcio, incluso apoyó un contrato revisable entre concubinos,  luchó por la equiparación de los derechos de hijos naturales.  Propugnó la creación de maternidades y la creación de talleres para personas desprotegidas por la sociedad. Sus escritos denotan una preocupación social importante, así como contienen germen de feminismo como gran precursora que fue.

En un  principio tomó partido por la Revolución, apartándose de ella, poco después debido a los tintes sangrientos y dictatoriales que tomó. Se posicionó a favor de  los girondinos, enfrentándose con decisión a los jacobinos. Se dice que su oposición a la muerte de Luis XVI con una carta enviada a Robespierre  que envió al Comité Revolucionario, fue causa de su procesamiento siendo condenada a la guillotina también ella poco después.

En sus escritos, Olympe De Gouges, apunta que la tiranía ejercida sobre la mujer es la matriz de toda forma de tiranía y desigualdad, sin la libertad y la igualdad entre hombres y mujeres no es posible establecer ninguna otra liberación.

Una de sus obras destacadas es: Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana, famosa es la frase de inicio del libro : «Hombre, ¿eres capaz de ser justo? Una mujer te hace esta pregunta».

Tomó partido por la separación de poderes de Montesquieu, y por la Revolución, tal como decimos,  aunque pronto se percata del desvío dictatorial que toma el poder revolucionario en manos de Marat y Robespierre a los que se enfrenta tomando partido por los girondinos.

Fue condenada a la guillotina, defendiéndose ella misma con inusitado valor en el proceso del que era reo. Durante un tiempo, formó parte de la Asamblea Francesa, en la zona de los girondinos,  proclamando que si una mujer puede morir en el cadalso, también es apta para la Asamblea.

Al ser guillotinada, su hijo Philippe Aubry la repudia, por miedo a ser él mismo condenado.

 

La obra de Olympe de Gouges es un inmenso canto a los derechos de los más desfavorecidos, promoviendo un feminismo precursor. Su obra cayó en el olvido, como ocurre con muchas mujeres luchadoras, su figura fue defenestrada hasta la II Guerra Mundial. No fue hasta 1984 que Olivier Blanc investigó su vida, publicando un libro que la ha restituido  tal como debiera. Poco a poco recupera el lugar en la historia que tuvo de propio derecho.

Maria Toca Cañedo

Sobre Maria Toca 1344 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

1 Trackback / Pingback

  1. El papel del feminismo en los procesos constituyentes y en el cambio social – La pajarera Magazine

Deja un comentario