Poesía culterana

 

Más quisiera yo que hacer poesía

blanca, diáfana, culterana o estrambótica,

sin esquirlas ni garfios encendidos,

sin retranca, ni furias merecidas.

Os lo juro, quisiera ser vana, liviana , frívola, etérea

no dar la lata con la bilis

que se me pone a cada paso, en la garganta.

Para eso, debiera haber nacido

en otra parte, en un lugar seguro

donde ladrones y zafios no camparan

con sus huestes por calles,

al socaire de nuestro esfuerzo y adelante

con su vampírico estado de las cosas.

Así, que a conformarse. Si no gusta,

pasen raudos por esta casa, sin mirarme,

caminen derechitos, no se guarden

en esperarme, en contemplar la furia enjalbegada

que, a veces, me embarga y me emborracha.

Por eso, cuídense, hagan manada

en otra piara, dejen la mía, por extraña,

 olviden que me conocieron

y alguna vez,  hasta con cautela, sonrieron.

María Toca

Sobre Maria Toca 1282 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario