RECORDANDO EL FUTURO

Permitidme que os cuente algo. Con suerte os resulta interesante. Ocurrió hace casi cuatro décadas.
Dos jóvenes profesores de Lengua española, con toda la inexperiencia del mundo y una cartera cargada de ilusiones. En frente, un grupo de alumnos de la antigua Formación Profesional, futuros mecánicos, y como nexo de unión entre unos y otros, un viejo manual de Lengua y Literatura española. Ya saben: el sustantivo, el complemento directo, el Poema del Mío Cid o las características -todas muy bien alineadas- de la prosa renacentista o de la romántica, qué más da…
Un buen día, huyendo de la depresión, del desengaño, del abismo que ponía en peligro sus sueños: un aquelarre, un metafórico fuego donde prendieron las gastadas hojas de aquel libro de texto pensado para la incomunicación, para la soledad, para la negación del espíritu, de la esencia de la educación, aquella que nos debería hacer más libres a todos.
Huyendo de aquel desierto, cuyas dunas avanzaban sin cesar anegando las aulas, decidieron mirar de frente, a la cara de aquellos muchachos y comenzar a imaginarlos como lo que no eran y debían ser: ciudadanos autónomos y críticos para nadar en una sociedad que ya les había prescrito el papel de “epsilon”, de obreros cualificados, para ser los engranajes de un sistema voraz, todo un depredador con vocación de eternidad.
Así que, con las ideas en nebulosa, sin saber el camino por recorrer, ni la bifurcación del sendero correcta, pero con la seguridad de lo que no querían ser ni hacer, decidieron utilizar la realidad, la vida en su crudeza para enseñar la lengua y la literatura española. Con esas intenciones convirtieron su clase en un Taller de prensa, un taller para la comunicación donde la realidad filtrada por las páginas de distintos periódicos se convirtió en el objeto de aprendizaje. Porque allí era donde la palabra podría tener algún sentido para ellos.
Hoy, como cada día, cuando escucho los noticiarios, he vuelto a sentir nostalgia por aquel Taller y la necesidad imperante de que la ciudadanía española tuviera una visión crítica de los herederos de aquellos medios de comunicación en papel, que manipulan nuestras vidas y nuestro pensamiento de forma tan grosera y tan infame.
Hoy, escuchando el tratamiento que se daba en todos los medios a la noticia de la “enmienda contra los desahucios”, he sentido la necesidad imperiosa de volver a aquel aula, a aquel Taller y, con los titulares, buscar con el alumnado la segura manipulación.
Porque, ante una propuesta como es la de evitar que cientos de familias puedan ser desahuciadas, al menos hasta el 2023, los titulares no debían ser éstos: “Podemos enmienda sus propios presupuestos” “Tensión en el seno del Gobierno por la deslealtad de Podemos” o “Enmienda conjunta con Bildu y Esquerra”.
Porque unos medios “decentes” hubieran aprovechado para explicar a la audiencia cuántas familias españolas se hallan en situación de desahucio, por qué han llegado a esa situación, que consecuencias podría tener ese desahucio….
Es decir, lo que aquellos dos docentes hubieran propuesto hacer a sus alumnos, futuros mecánicos. De camino habrían estudiado la palabra “desahucio“, su significado, su ortografía, su origen…. Y probablemente le hubieran leído algún poema de los que fueron prohibidos en otros tiempos, como aquel de León Felipe que dice:
Yo no sé muchos cuentos, es verdad.
Digo tan solo lo que he visto.
Y he visto:
que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos,
que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,
que los huesos del hombre los entierran con cuentos,
y que el miedo del hombre….
ha inventado todos los cuentos.
Yo no sé muchas cosas, es verdad,
pero me han dormido con todos los cuentos…,
y sé todos los cuentos.
Recuerdos de lo que debería ser el futuro.
Juan Jurado
Sobre JuanJ Jurado 4 artículos
Profesor de Lengua y Literatura española. Publicaciones en La prensa en el Aula. Octaedro. Cuaderno para la comprensión de textos. Octaedro. Ponente del Diseño curricular base para la enseñanza de la Lengua y la literatura española en la ESO, en Andalucía. He sido portavoz y concejal por el grupo municipal de IU en Úbeda. Actualmente no milito en ninguna organización política, pero si la calle me llama, voy.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario