Silencio que duele

Oigo voces cercanas. Mi barrio aún sigue habitado,

si fuera un día cualquiera, seguro protestaba

-para escribir necesito silencio-

mas hoy, las voces, me suena a un alivio.

Hay gente, siguen vivas, vecinas de mi barrio

y a mí me parece que todo se revive.

Unos pájaros trinan, envueltos en la niebla,

el zureo violento de feroces palomas

que persiguen hambrientas algún bichito tímido

también me reconocen que algo sigue existiendo.

La casa está en silencio, apenas se oyen ruidos

y yo, como les dije, necesito silencio…

Pero no este silencio, que grita y ensordece

enerva y hace frío en el alma consciente.

El que yo necesito es un silencio activo

con arboles cercanos y mejillas ardientes

de haber andado mucho, de recibir el viento

o el beso del amigo.

No, este silencio: duele.

María Toca

Santander, 4º día de encierro y cuarentena: 19-03-2020. 12,46

Sobre Maria Toca 903 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario