Skay Rojo, serie de Netflix

Presentada con polémica y buena crítica me dispuse a ver,  en formato maratón, la serie recién estrenada en Netflix,  Skay Rojo. Creada por los mismos que Casa de papel, Alex Pina y Esther Martínez Lobato cosa que servía de aval.

La plasticidad colorista de la serie hipnotiza al momento, desde el vestuario milagroso de las protagonistas –luego explico lo de milagroso- al decorado del club Las Novias, donde está el origen de la trama, sin obviar las áridas tierras del Sur de Tenerife que nos recuerdan los fílmicos desiertos de Arizona

La trama se basa en la huida salvaje de tres prostitutas por las carreteras de un lugar desértico con la locura que conlleva cada nueva aventura vivida por las chicas. Tanto que nos agudizan la nostalgia de unas modernas Thelma y Louise (marcando diferencias insalvables, claro) Lo de vestuario milagroso de las tres chicas huidas que antes mencionaba,  es porque durante los ocho episodios de solo de veinticinco minutos con acción trepidante, en los que pasan fuegos, carreras terroríficas, barro, palizas y violaciones, oigan, no se les descompone un volante ni un tacón. Se dan una magnífica ducha en la gasolinera que encuentran a su paso y poco después, en el siguiente plano ¡voilá! aparecen peinadas y planchadas como si salieran del salón de belleza más lujoso. Y con la ropa como nueva…

Se vendió la serie como erótica, blanqueante de la prostitución y nada más lejos de la realidad. Es tan brutal la realidad que refleja, tan desagradables las  filias que muestran en toda su crudeza la terrible lacra que es la prostitución que terminamos un tanto espantadas ante las escenas del prostíbulo. Me atrevo a afirmar que su visionado más que excitar la libido la aplaca de forma inexorable.

No, no es un blanqueo de la prostitución. Al contrario, me parece una muestra militante  de abolicionismo en toda regla. Incluso con soflamas incluidas, como la conversación que mantienen dos de los protagonistas más insulsos, Miguel Ángel Silvestre (que cada día está más macizo que quieren que les diga) y Verónica Sánchez, donde él contrapone a la prostitución una defensa del anticapitalismo fatalista  que  ella le desmonta mostrando con su propia vida la degradación que sume eso que llaman la profesión más vieja del mundo. Que no es profesión  pero si es vieja la degradación que supone utilizar el cuerpo femenino como vertedero de pulsiones masculinas.

Y es que ver lo que es por dentro un puticlub de lujo es una experiencia demoledora. Un recinto  donde aparcan los tíos sus aburridas vidas, comprando por cien euros fantasías y poder, memorables parafilias de humillación que de verlas en su desnuda verdad producen nausea con tan solo mostrar la cámara las caras inertes de las chicas. Inertes porque para soportar catorce o quince tipos al día en fornicio diverso, hay que tener capacidad de evasión,  de no ser así, no sería posible el aguante, el asco y la desdicha.

La serie nos muestra una realidad terrible, donde las jóvenes, bellas, envueltas en colorines y ropa sugestiva no son más que pobres esclavas que follan a discreción para pagar unas deudas que se van incrementando cada día en una rueda diabólica que hace que cuanto más trabajan más deben,  y a los proxenetas -viles mercaderes de carne de mujer- inmensamente ricos. Inmensamente despiadados. Inmensamente macabra su labor con la complicidad de un estado que tolera y mira para otro lado a menos que se dispare el escándalo. Cuando una de ellas hace las cuentas en una servilleta de cafeteria toman conciencia de la riqueza que produce su prisión. Quince servicios por cien euros, multiplicado por 26 días (las putas no tienen derechos, solo descansan los días de la regla) es mucho dinero. Sin contar los alternes y los extras. En quince meses es  una fortuna lo que genera un cuerpo de mujer. Quince meses es lo que los proxenetas consideran que dura la carne fresca de mujer. Luego se aja y hay que cambiarla. Los desechos serán triturados en prostíbulos menores, en carreteras o envueltos en la arena de algún desierto como el que muestra la serie.

A la actriz nombrada, Verónica Sánchez se unen la fantástica y tierna cubana, Yani Pardo y la tajante argentina Lali Expósito. Asier Etxeandia es, como siempre, lo mejor del plantel dando verosimilitud a un personaje que linda de forma constante con la excentricidad,   trapicheando entre la abyección y el sarcasmo . Es muy grande Asier,  da igual el papel que le toque, él lo engrandece siempre. Completamos el plantel protagonista con un perfecto Enric Anquer, que tiene un papel que borda, a mi criterio, de toxico hermano que nunca llega   a estar a la altura en su constante comparación con el bello Silvestre.

La serie se deja ver. Entretiene porque es una vorágine de color, acción y caras guapas…Pero si pretendió ser aliada feminista le sobraba un vestuario poco real…Las chicas perfectamente maquilladas y con sus manicuras impolutas,  saltando, corriendo por el desierto con tacones de quince centímetros que pierden pero regresan en la secuencia siguiente, nos parece poco creíble.

Quizá, a pesar de las obviedades, la parte positiva es  que consigue que nos planteemos la prostitución como la lacra del siglo, similar a la esclavitud que pervierte vidas y personas como aceite que inunda y pringa lo que toca.

Y no. No hay prostitución libre. No, jamás será un trabajo ser humillada por tipos que pagan por carne,  pocas o ninguna vez a la prostituta, sino al  proxeneta de turno que es quien recoge las ganancias. Ellas solo ponen el cuerpo. El triste cuerpo que es vejado sin remedio sin posibilidad de redención, como nos demuestra la escena, quizá más dura de la serie, de la violación en un baño, cuando un antiguo cliente reclama un servicio. Le responde la joven que ya no es puta, pero él  demuestra que es una cadena que no se suelta. Paga, por lo que no se considera violación. Paga aunque no quiera, aunque diga que no. De esa forma la demuestra que se es puta siempre. Porque ellos lo dicen y el patriarcado lo confirma.

Si la ven, intenten mirarla con ojos combativos. Se deja ver y deja poso.

María Toca Cañedo©

Sobre Maria Toca 1088 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

2 comentarios

    • Pagar por disfrutar de un sexo que de otra forma no sería…Puede que a usted los conceptos la resulten prejuiciosos, está en su derecho, pero que quiere que le diga…Primero, puedo y debo tener licencias literarias como «pagar por carne» para usted puede ser prejuicio, para ellas es algo tan real que les duele.

Deja un comentario