Vamos a jugar

 

Hoy les propongo un juego. Nada de escritos sesudos, crípticos o cartas a un remitente improbable. No, hoy jugamos.

Vamos a situarnos. Me levanto una mañana con ganas de alboroto. Hay gente que no me cae bien, que me molestaron en tiempos con miradas aviesas, que no piensan como yo, que tienen algo que yo deseo (una casa cercana a la playa, un mayordomo que cumple todos los requisitos…un novio cubano con buenos bíceps…que sé yo) O que me hicieron alguna putada antaño. Como soy mujer de larga memoria no olvido a quién me hizo mal aunque el hecho se diluyera por banal. En conclusión que ando mosqueada por algo feo que me ha producido desasosiego y me quiero desquitar.

Como tengo un magazine (cutre y sin subvenciones, pero vamos a imaginar que ando a buenas con el poder cracundiano y me tiran con pasta cada mes; esto es un juego nada real, ya les dije) Bien, tenemos el cabreo por mi parte, una publicación subvencionada y mi afinidad con el poder. Con esos ingredientes , cuento en mi magazine que supongo, intuyo, tengo varias certezas, de que usted (sí, usted querida lectora/or) al que voy a llamar Esperancita de Cumbres Borrascosas, ha robado en Carrefour  bragas de alta gama. También cuento en mi publicación, que usted, hija de un preboste de alta alcurnia, ha robado plata y joyas en casa de una tía abuela un poco gagá y que además de eso, ha falseado un título universitario. Que su padre ha violado a la secretaria y su marido es un corrompido pederasta al que usted Esperancita de Cumbres Borrascosas, da coartada y encubre cada poco.

Todo esto lo publico en mi magazine, debidamente subvencionado por amigos/as políticas a las que les hago la ola y les lamo las  sandalias cada poco. También cubro sus noticias con dispendio y alharacas, haciéndome cruces  y espasmeo con los logros de su carrera política, triunfadora y votada por mayorías aplastantes gracias a botafumeiros como el mío.

Lo publico un día, así como quien no quiere la cosa,  y un grupo de amiguetes con los que comparto ideología (aunque son un poco fachos, la verdad, hasta para mí)  amparándose en mis imaginarias acusaciones que hice sobre Esperancita de Cumbres Borrascosas, van y presentan una denuncia al juez adecuado. Todas las personas informadas sabemos cuándo y a quién debemos presentar las denuncias…Y ¡voilá! Tenemos caso mediático. A la pobre Esperancita de Cumbres Borrascosas le hacen mil y una judiadas en el Juzgado, la acusarán de los crímenes que han ido quedando impunes durante la historia (hermanos Kennedy, Destripador de  Yorkshire…) y todo esto durante el mayor tiempo posible cubierto por medios como el mío. Incluso por otros, digamos, más serios. La señora Cumbres Borrascosas, cuando se demuestre que es inocente del todo, pasado tiempo largo, ya le habrán crucificado varias veces, incluso después a muchos/as les quedará la duda «Si dijeron eso, sería que algo hubo…»

Este juego es divertido y poco real, seguro que piensan ustedes que me ha debido de dar un ictus para escribir tamaña suposición. Este juego no se daría nunca en la vida real, porque la justicia es perfecta y sus adalides, que para eso han estudiado mucho y llevan esas severas túnicas con adornos que se llaman puñetas, son incapaces de hacer caso a una demente como yo y a mi libelo, enrabietada por un enfado anterior. Ustedes pensarán ¿qué le hace a un señor con tanto poder y prestigio como es un juez hacer semejante  ñordada? Nada, claro, porque todas sabemos que los señores jueces son incorruptibles, no tienen ideología, intereses espurios ni mentes retorcidas para intentar cambiar la voluntad popular a base de montajes fantasiosos que parecen chistes de Gila. Ustedes saben que esos señores son incapaces de juzgar ni encontrar a un tal M. Rajoy , de empurar a inocentes como la pobre Cospedal que la acusaron de martillear un ordenador para que no se descubrieran pasteles insanos, por lo que son incapaces de  torpedear los pactos políticos , porque son antipatrióticos y rompen España(por duodécima o enésima vez, que perdí la cuenta) o admitir a trámite acusaciones fantasiosas de  gente inocente. Ustedes pensarán que este juego no tiene ni pies ni cabeza porque la justicia española es uno de los poderes básicos en los que se cimenta el sistema, quizá el más importante, ya que  es en el que se dilucida qué, quién y cómo debemos portarnos en sociedad.

Ustedes pensarán, con mucha razón, que este juego es una imbecilidad, porque ¿cómo vamos a dudar de quienes imparten justicia? ¿Cómo vamos a pensar que quién tiene en su mano las leyes y su cumplimiento va a retorcer la verdad hasta convertirla en mentira infame e infamante? ¡Imposible! los oigo que me gritan. Impensable, María, porque Esperancita de  Cumbres Borrascosas puede que me mirara mal o se llevara al chico que me gustaba pero jamás de los jamases un juzgado tomaría en cuenta mis fantasmadas inconcretas, sin pruebas ni certezas. Porque la justicia es imparcial, ciega e igual para todos/as. Y justa, basándose en pruebas bien documentadas no en libelos infames. ¿A qué sí?

Y si alguien tuviera dudas de que el juego propuesto fuera real, correría a buscar asilo en un país serio porque si la justicia se encharca en piscinas de mierda nada es seguro y todo puede pasar. Porque si pensáramos, por un solo momento, que a quienes pagamos mucho y bien, por ejecutar las leyes fueran tan canallas de dejarse comprar y/o  envilecer por  ideología, amigos, compas de tute o brisca,  sería el acabose del sistema democrático español.

Menos mal que esto que les cuento es un jueguecito sin ningún viso de realidad. Menos mal que esto que les he propuesto es solo una nublada fantasía de una tipa postmenopáusica , divergente y solitaria que va a acabar muy mal. Sola, rodeada de gatos y devorada  por las gaviotas que se asoman por la Leva.

Váyanse tranquilos/as a sus quehaceres que esto es solo un juego que les he propuesto. No tienen que creer ni una sola coma por lo que estemos tranquilas ya que la justicia española reluce y da esplendor de pura integridad. Vamos ¿quién lo duda?.

María Toca Cañedo©

Sobre Maria Toca 1600 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario