Los Perdedores

Hoy me acerqué a Ciriego. Para los que no sean de Cantabria, Ciriego, es el cementerio de Santander; en sus muros, como en todos los cementerios de España, se fusiló y hay fosas comunes con los cuerpos de los caídos, con unos pequeños monumentos con los nombres recuperados. La causa primaria de mi visita es que estoy investigando al figura de Matilde Zapata a fin de hacer una semblanza  para  #LaPajarera y me apetecía volver a contemplar el emplazamiento que tienen los fusilados en esa tierra.

Allí, sentada, ojeaba la lista de nombres, silenciados, que tan solo el tesón y la paciencia de un hombre, Antonio Ontañón, al que desde aquí rindo homenaje, les devolvió la luz. La tarea fue hercúlea porque no existían. Los mataron y los tiraron a la fosa;  sin nombre. Que es como borrarlos. Que es como borrar lo que significaron, lo que pensaron, lo que eran. Lo que somos. Hubo que investigar legajos, quitar el polvo y la desidia de tanto papel oculto por la victoria. Hay muchos nombres en esos monumentos, pero quedan más sin conocerse.

 

En los últimos días, han condenado a Casandra por hacer burla de que un genocida muriera volado por ETA. El tipo era militar, fascista, aliado y admirador de Hitler y Mussolini, que amparó a nazis y fascistas bajo sus faldas, años más tarde cumplió amistades peligrosas con dictadores bananeros .  Cuarenta y dos años después , nadie puede hacer befa de esa muerte, mientras en Santoña sigue habiendo un monumento de 40 metros que aviva la memoria de Carrero…   con un señor que ha sido concejal de Falange que dice y enseña a quien quiera verlo un fusil con cinco balas para defender el monumento de quien ose quitarlo.

Y hay una ley de Memoria Histórica que no se cumple, quizá porque el señor de Santoña tiene cinco balas en la recamara. Él puede, nadie le juzga ni le juzgó porque él no es terrorista. Él ganó la guerra.

 

Sentada en una piedra de Ciriego, lo pensaba. Ganaron a nuestros abuelos. Y nosotras seguimos derrotadas. Ganaron una guerra que nos hacen pagar con el nombre en las calles, con monumentos, con perdigonadas como esa sentencia.

Cuando dijeron que querían la reconciliación de las Españas, mintieron. En realidad lo que querían decir es que sigamos callados, que traguemos…y olvidemos. Pero ellos ganaron, eso no podemos olvidarlo porque nos lo recuerdan a cada momento.

Si en Italia o en Alemania, alguien fuera juzgado por reírse de Hitler, o de Mussolini, por hacer un chiste con su muerte, el escándalo sería impensable. Si un exconcejal de un pueblo defendiera con cinco balas un monumento al fascio, sería encerrado por loco. Pero aquí no.

Aquí encierran a las que se ríen, porque somos perdedoras. Y para más inri, el señor Juez, se dirige a Casandra en masculino, porque sí, porque se siente  la ley y puede humillarla, además de condenarla. Ella es transgénero, mujer, feminista…pero apuesta por el perdedor.  Puede hacerlo el Juez, la ley, el gobierno y hasta el señor de las cinco balas. Para eso ganaron una guerra y nosotros somos los que debemos olvidar.

#MariaToca

Sobre Maria Toca 243 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Anarchanthropus crapuloideus (Al fondo a la izquierda, por favor)
  2. Un grito en el vacío | Anarchanthropus crapuloideus (Al fondo a la izquierda, por favor)

Deja un comentario