Alesandra Kollontai

Seguimos con nuestra sección de mujeres de la historia.

 

Nació en 1872, hija de un general  imperial y de una finlandesa. De alta burguesía, fue educada por preceptores particulares y por criados. Su padre, de cultura liberal, tuvo gran influencia en ella, no así la madre, que era finlandesa,  con la que mantuvo a lo largo de su vida enfrentamientos debido a las ideas conservadoras y convencionales de ella con respecto a la condición femenina. Obtuvo el título de maestra y a la vez  comenzó a escribir, contrayendo matrimonio con un primo ,en contra de la opinión de los padres. Tuvo un hijo con él. Pronto se desencantó del matrimonio, aunque amaba a su marido, se dio cuenta de la limitación que suponía para su crecimiento personal, sintiéndose atrapada en las estructuras familiares, sin tiempo para escribir ni desarrollarse.

Aún amando a su marido y a su hijo, abandonó a la familia para estudiar Economía en Zurich, para entonces había leído a Marx y a Lenin y en Zurich se empapó de las ideas de Rosa Luxemburgo y Karl Kautsky. Militó, primero, en el movimiento socialdemócrata para decantarse poco después  por los bolcheviques.

Su primer libro, investigaba las  condiciones del proletario  finlandés en la industria. Escribió artículos analizando la influencia del medio ambiente en el desarrollo de los niños. Pronto llamó la atención de los círculos revolucionarios de San Petersbrugo que se fijaron en sus conocimientos y capacidad resolutiva.

Se unió a la marcha sobre el Palacio de Invierno, en 1905,   que desencadenó el Domingo Sangriento, cuando los guardias zaristas mataron a 130 manifestantes. Dio conferencias, escribió artículos revolucionarios, lo cual la supuso el exilio, durante el cual siguió con su lucha y actividades revolucionarias. Fue contraria a la I Guerra Mundial, por lo que suponía de supremacía de los intereses capitalistas, viajando por toda Europa y EEUU proclamando su convencido pacifismo. Fue asistente de Lenin en los primeros tiempos revolucionarios.

Después de la revolución, fue la primera mujer elegida miembro del Comité Central . También fue nombrada  Comisaria del Pueblo de Bienestar Social. A partir de ahí comienza una labor ingente en pro de mejorar la condición de las mujeres en la nueva sociedad. Agilizó los procesos de divorcio, legisló sobre el aborto,  impulsó el reconocimiento de que  los hijos naturales tuvieran los mismos derecho que los nacidos en el matrimonio. Luchó contra el analfabetismo y las condiciones de la mujer en la sociedad tanto agraria como industrial. Instigó la libertad sexual, cosa por la que fue criticada por las mujeres trabajadoras del partido.

Pronto se desilusionó con la falta de participación y la deriva de la política soviética, ya que ella abogaba por el marxismo leninismo de la primera época, un tanto libertario,  cuestionando los fundamentos de la política soviética, pasando a ser una marginada dentro del Partido, formó parte de la corriente “obrerista” y participativa .

Kollontai, acusaba al partido de excesivo centralismo y de coartar la libertad de discusión. Fue critica con las políticas de Stalin,  tan solo la salvó de las purgas el ser nombrada diplomática en diversos países, siendo  la primera mujer embajadora del mundo. Vivió prácticamente exiliada durante los  años del poder staliniano, su prestigio y la calidad intelectual de sus escritos fue reconocido

Mantuvo una conciencia feminista y revolucionaria hasta las últimas consecuencias, como atestiguan sus publicaciones: Entre sus trabajos destacan: La mujer ante el desarrollo social (1909); Sociedad y maternidad, de 1916; La nueva moral y la clase obrera, de 1918; y Autobiografía de una comunista sexualmente emancipada (1926)..

Kollontai tuvo un papel prominente en las negociaciones para el armisticio de 1944. Regresó a la Unión Soviética en 1945.

Fue nominada en 1946 para el Premio Nóbel de la Paz. Pasó sus últimos años en Moscú, escribiendo sus memorias y sirviendo como asesora del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso. En 1947 Kollontai sometida a una silla de ruedas, sufriendo dificultades de racionamiento y claramente deprimida con la situación política, murió de un infarto cardíaco en Moscú en 1952.

 

#MariaToca

Sobre Maria Toca 242 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

  1. Una anécdota poco conocida es la relacionada con una fugaz estancia de la Kollontai en Santander, con motivo de un viaje trasatlántico a Nueva York. La narró Fernando de los Ríos en esta ciudad, en 1928, y la recogió la prensa santanderina de la época. Parece ser que la entonces embajadora de la URSS permaneció un día en tránsito en la ciudad y aprovechó las horas para darse un paseo en coche de caballos y quedó encantada de la amabilidad de su cicerone, sobre todo cuando haciendo gala de la hospitalidad montañesa el cicerone rehusó cobrar sus honorarios. Ramón Viadero

Deja un comentario