Chupa y calla

Llevo desde hace días dando vueltas a un artículo que la gran Lidia Falcón escribió en un diario. Se preguntaba ¿qué hemos hecho mal las feministas para no tener ni un ápice del poder de convocatoria que lgtbi tiene en el día del Orgullo? Creó polémica,  porque  como siempre alguien pretende pescar en río revuelto buscando lo que no hay. Lidia reconoce (como todas) que ambos movimientos tienen un adversario común: el patriarcado;  una lucha similar e imbricada hasta hace bien poco, justo hasta que mediaron los úteros de alquiler y los hijos sin madre de personajes de la farándula gay más procelosa. Ahí nos dividimos. Entre quienes creemos que el cuerpo de la mujer , por definición, no puede ser motivo de mercadeo y los que piensan que todo lo que se puede comprar es sujeto del mercado. Tal es la discordia que se llega a  discusiones acaloradas, incluso a callar  opiniones por temor a enemistades…

Siguiendo con el paralelismo de Falcón. El día del Orgullo, solo a Madrid, llegaron un millón y medio de visitantes. Hay celebraciones durante una semana;  en muchas ciudades del mundo se celebra, o fiesta o/y lucha reivindicativa. Muchos lo ven como  algo lúdico de carácter  reivindicativo, otros como una muestra de fuerza. Como sea, lo cierto es que es una unión de millones de personas en torno a la reivindicación de derechos e igualdad.

El movimiento lgtbi en España, tal como lo conocemos, data de principios de los años setenta del pasado siglo. El movimiento feminista tiene historia y personajes encumbrados desde el siglo XVII. Olimpe de Gouges, Mary Wonlstoncraff,  Emmeline Pankhurst,  Susan B. Anthony, Simone de Beauvoir, Virginia Woolf… por nombrar a las más relevantes. Los que seguís #LaPajarera comprobaréis la cantidad de mujeres que han tenido ideario y lucha feminista en la historia. Comparando ambos movimientos entendemos el porqué de la pregunta de Lidia Falcón y de mis dudas. Siendo  heroica la lucha lgtbi, no hay comparación con la trayectoria del recorrido que el feminismo a lo largo de los años ha recorrido. Entonces, ¿por qué una sí y la otra ni fu ni fa?

Por contradictoria que sea la ideología de cualquier integrante del colectivo lgtb, jamás se cuestiona el derecho que les asiste a competir en igualdad dentro de nuestra sociedad. Si a cualquiera lgtbi fuera discriminado/a en su sueldo, en competición deportiva, en derechos, o en cultura colectiva, las alarmas sociales saltarían (con razón) al momento. ¿Por qué no ocurre con las mujeres? ¿Por qué seguimos debatiendo de forma cansina y aburrida los mismos prejuicios de hace cien años? ¿Por qué seguimos tragando con insultos, vilipendios sin montar un sindios ni nuestras reivindicaciones calan en el común de las mujeres?

En estos momentos me llegan por diversos cauces la fotografía de machotes sanfermineros que lucen en sus camisetas un dibujo alegórico a su ideario: un tipo sentado y una tipa de rodillas con la cabeza dirigida a los genitales del tipo. Algunos, menos sutiles en su argumento, llevan una chapa que dice: chupa y calla.

Chupa y calla. Como norma suprema de lo que se nos demanda. Da placer sexual y no me compliques la vida. Dame un útero que yo a cambio te doy dinero y calla porque eres libre de hacerlo, pero si lo haces: calla. Haz las cosas de casa sin quejas ni malos humos, que yo me siento a ver la tele y uno de estos días te saco por ahí. Da gracias que no me lío con una jovencita y te dejo plantada que a ver quién te quiere a ti. Sé guapa y calla. Sé tía buena y no te quejes porque me agobias. No reivindiques porque aburres. Ríete de mis sainetes machistas porque si no pensaré que eres una amargada, malfollada. Calla. Sigue y calla. Con lo que has conseguido puedes darte por contenta, porque mira en África como están. Si te unes, haces lobby,  te sale Marías o Pérez Reverte a criticar y lanzar huestes twiteras y estás más que muerta. Chupa y calla.

Después de darle vueltas al argumentario de Lidia, una idea se abre paso. ¿No será que los lgtb se relacionan con lgtb y nosotras con el adversario? ¿No será causa y medida el amor romántico que aplaca la lucha, que divide y alecciona en contra de la confrontación? ¿No será que el llamado amor romántico anquilosa la ofensiva? Porque de todos es sabido que a nosotras nos aprieta el zapato por una piedrecita grabada a fuego desde la tierna infancia: el amor. Que cine, televisión, música, y demás formas de socializar, atacan ese flanco sin piedad.  Por amor, hacemos mucho. Hasta desangrarnos o disolvernos en una sociedad que produce engendros como los sanfermineros de la foto. La gran manada.

Aquí dejo la duda. Maestras/os tiene la iglesia a las que pido aporten sugerencias porque el tema tiene sombras. Mientras tanto, ya sabes, sanferminera: chupa y calla.

Texto: MariaToca

Sobre Maria Toca 277 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

  1. Y no será que, mediante vuestra obscena generalización, estáis alienando a la mitad de la población por llamarles “el enemigo” y culparlos de todos los males?

    Y ya de paso, decir que os falta poder de convocatoria por ser seres amorosos es recurrir a los más básicos estereotipos, esos contra los que en teoría lucháis.

    • Mal comprensión lectora tiene amigo 475, o interesada. No utilizo la palabra enemigo, sino adversario, mire la RAE y verá la diferencia. En cuanto a lo obscena generalización…¿me lo dice en serio? Usted que falsea mi post y me contesta como si yo fuera la voz de las mujeres…¿En serio? Y ya de paso, explíqueme cuales son los estereotipos contra los que luchamos (las mujeres, en general, porque usted no generaliza, no, usted pontifica, para eso es hombre) Le quedaré muy agradecida 475. De verdad. Aprender de los sabios varones es lo que me mueve para coordinar #LaPajarera.
      Un saludo cariñoso, querido, no hiramos su dulce y amorosa piel. Gracias por su colaboración en #LaPajarera que espero sea mayor y más ilustrativa.

      • Sí, obscena generalización es pensar que por no compartir su opinión soy un “sabio varón” cuya intención es educarla (o algo peor).

        Aunque percibo intentos de despertar alguna reacción con lenguaje altivo y condescendiente, quedo muy lejos de su alcance. Una discusión no nos aportaría nada, por lo que voy a intentar resumir las razones por las que creo que el movimiento feminista no cuenta con el mismo poder de convocatoria que otros movimientos por los derechos civiles, en mi siguiente comentario

        Un cordial saludo.

        • El movimiento feminista de tercera oleada presenta varias diferencias con los movimientos LGTBI o los de los derechos civiles para personas negras.
          1. Falta de un objetivo común (en los otros casos: el voto, el matrimonio).
          2. Falta de un líder/es claros (no es indispensable, pero recomendable).
          3. Intento de ensanchar las bases de apoyo mediante un discurso positivo.
          Para mí, el tercer punto es el más importante, pero poco más que el primero.

          Me refiero a que se busca el soporte de una parte masculina de la población, pero en vez de solicitar esa colaboración mediante mensajes positivos (ayúdanos a hacer un mundo mejor, cursi ejemplo) se suele demandar mediante mensajes negativos (dejad de violarnos, pues todos los varones son machistas). El mensaje negativo siempre consigue alienar al objetivo del mensaje, en este caso, a quien se quiere “”convertir”” (entrecomillado intensísimo) al feminismo.

          • Y como último añadir que todo movimiento popular gana muchísimo en fuerza y poder de convocatoria cuando existe un adversario claro y definido.

            En el caso del feminismo, el patriarcado aparece a ojos de la población como un concepto difuso, del que no se sabe muy bien quién toma parte y quién no, ni tampoco como se lucha contra él.

            Como ejemplo del movimiento LGTBI, una de las primeras reivindicaciones fue clara: derecho al matrimonio. Un objetivo claro y un adversario a batir bien definido y encasillado (una ley).

            Un saludo.

          • Fíjese que el matrimonio es legal en España desde hace 10 años y el Pride no hace más que subir, la movilización de lgtbi es mayor cada día y nadie cuestiona su legitimidad. Por tanto, no creo que sea por eso.
            Que el feminismo no tiene objetivos claros, será que no se para a estudiarlo un poco. Puedo darle datos, pero me temo que me acuse de soberbia y prepotencia, por tanto, puede sacarlos usted mismo.
            Que no tenemos liderazgos…puede ser inconveniente o ventaja si fuera cierto, porque no sé si le suenan Amelia Valcarcel, Beatriz Gimeno, Irene Montero, Pilar Aguilar, Rosa Cobo Bedia, Rosa Montero…de las vivas porque de las muertas tiene usted referente en las páginas de nuestra querida #LaPajarera que le documentarán.
            Ignoro si usted conoce líderes carismaticos y potentes del movimiento lgtbi, Pedro Zerolo, la misma Beatriz Gimeno, nombrada antes, Boti…fíjese que algunas están mezcladas con el feminismo. Por tanto, ahí tampoco podemos rascar mucho.
            Como verá, nada me gustaría más que entender que pasa, porque no es altivez ni nada parecido, es duda, es análisis. Y creo,que la sumisión cultural, que el amor romántico mal entendido, que la contumaz cultura de la sumisión (cine, televisión, libros…) hace mucho porque las mujeres no demos el salto a considerarnos iguales. Y no viene mal, hacer examen de conciencia.
            Saludos y mi agradecimiento a su colaboración

          • Tengo sincera curiosidad en conocer los objetivos actuales en los que se centra el feminismo de tercera oleada.

            Le agradecería que me aportara datos, y también que no me prejuzgara diciendo que la voy a acusar de soberbia y prepotente. Es precisamente esta actitud defensiva y altiva la que podría disuadir a lectores menos tenaces que yo.

            Un cordial saludo.

          • Relea sus primeros post, amigo 475 y verá que su ataque fue digno de mi defensa. Como veo que abandona la acritud, le respondo en el mismo tono. No soy portavoz ni experta de ningún colectivo. Hablo en mi nombre y como mucho en el de esta publicación. El feminismo propugna igualdad real. Defensa de valores humanos que mantengan una sociedad exenta de predominio de sexos. Jamás fue violento, jamás agredió, mato o humillo. Eso nos enorgullece y nos irrita cuando se nos insulta con términos absurdos.
            Hay diferencias en el feminismo, como en todo. Unas somos abolicionistas (prostitución) otras no. Algunas(pocas) les parece bien el alquiler de útero, otras (más) lo aborrecemos. Propugnamos que el cuerpo de la mujer no sea patrimonio social. No sea utilizado como reclamo, como desahogo de pulsiones enfermas. Queremos igualdad de salarios(23%mas bajo en mujeres, datos de hoy mismo) queremos igualdad y dignidad como forma de hacer un mundo de hombres, mujeres, transgénero, más justo. Eso es para mí y para muchas personas el feminismo. Jamás nos encontrará entre violentas/os pero si defendemos con vigor y fuerza el derecho que nos asiste.
            El hombre, compañero, nos es imprescindible, pero si llega como igual, sin imponer, sin pretender abanderar, escuchando y aprendiendo de las mujeres. Jamás imponiendo. Y estamos muy hartas de mainstream, de tipos que pretenden darnos lecciones de como ser mujer y feminista. Compañero, al lado, no al frente. Le invito a leer los artículos publicados por #LaPajarera sobre mujeres desconocidas de la historia, ahí encontrará verdaderos ejemplos de feminismo heroico y de seres importantes ninguneada por la historia.
            Saludos cordiales

  2. No será que dais por hecho que los hombres o han de ser machistas o feministas y usáis con ellos solo el palo y nunca la zanahoria. Permitid que los hombres que buscan la igualdad se denominen masculinistas y valorarlos en la justa medida. Se pueden tener los mismos derechos y querer ser diferentes. A la mayoría de los hombres les asquea el machismo tanto como a las mujeres, pero no se atreven a identificarse con el feminismo porque lo ven como un ataque hacia ellos, no hacia el machismo imperante.

    • Si usted observa algún ataque, en mi escrito, a los hombres, hágamelo saber, porque le aseguro que mi intención es atacar el patriarcado, al machismo rampante, jamás al hombre. No es culpa mía (ni de ninguna mujer) si los que agreden son del sexo masculino, si los que violan son hombres, si los que matan son hombres, y si los que portan esas camisetas y esas chapitas, son hombres. Estamos deseosas, expectantes, de verles a ustedes a nuestro lado en la lucha. En vez de eso, les vemos utilizando argumentos disuasivos, exculpatorios de los varones. Acérquese a las feministas sin prejuicios, acérquese a hombres que superaron el machismo y luchan codo con coda con nosotras, sin menosprecio, verá como no ve nada de lo que apunta y sí mucha solidaridad y camaradería. Deje los estereotipos que nos pintan a las feministas como enemigas del hombre y verá como aprende a vivir mejor.
      Saludos y gracias por su colaboración con #LaPajarera

  3. Maria, menos mal que ha venido 475 a explicarnos qué hacemos mal. Imagínate que tontas que somos, que pedimos que no nos violen en lugar de decirles que nos ayuden a construir un mundo de piruletas, chupi guai, en el que perderán sus privilegios pero oye, que alegría, que es fiesta mayor, que eso en absoluto les puede afectar, porqué los hombres, a diferencia de los otros colectivos privilegiados, ansian ceder sus privilegios. Lo único que nosotras no lo hacemos bien, porqué les exigimos respeto en lugar de darles chupa chups y premios. 475 no piensa que tengamos que chupar y callar, no. Él quiere que hablemos, pero con la polla en la boca mientras reímos y les decimos lo majos que son.

    Mientrastanto, los derechos del colectivo LGTB ya se han conseguido, porqué por todo lo que luchan es por poder casarse, pobres. Que es lo único en lo que sufren opresión. Igual que lxs negrxs, que sólo quieren votar, porqué todo el mundo sabe que cuando un colectivo oprimido vota, se acaban los problemas. Por eso, como la gran mayoría de personas somos de clase baja gobiernan personas que se preocupan de…Oh, wait.

    Ánimo Maria. Me parece muy interesante tu reflexión. Creo que alimentamos los privilegios del colectivo opresor porqué los amamos, los parimos y los criamos.

    Seguimos luchando!

    • Muy de acuerdo con lo que dices, Madame Calvitie. Como moderadora de este magazine, he de tener paciencia y docencia. Aunque hay veces de repetir y repetir los mismos argumentos, cansa. Un abrazo por tus ánimos y gracias por tu colaboración.

  4. Muy buen artículo María, y excelente argumentación y paciencia hacia varios de los comentarios que se te han lanzado. No te conocía, pero a partir de ahora comenzaré a leerte.

  5. Es fácil saber por qué las feministas no tenéis el mismo poder de convocatoria que el colectivo LGTBI:

    – Las feministas buscais bronca, el colectivo LGTBI busca la paz.
    – Las feministas gritais, el colectivo LGTBI, hace cosas.

    Mientras vosotras seguís ensalzando “victorias” para dar sentido a vuestra cruzada y engañandoos a vosotras mismas el mundo avanza y ha dejado vuestras reivindicaciones fuera de lugar.

    ¿Tan complicado es aceptar una victoria?

    ¿O es que ahora que se ha conseguido lo que se pretendía ya no os sentís importantes?

    • en primer lugar, unaChica, no es este el tema de ahora mismo.Si vinieras con calma, verías que te equivocas de debate. Aún así te respondo. Si tú eres representante de LGTBI que lo dudo, porque tengo en #LaPajarera varios que no suscribirían ni hartos de vino lo que dices (Bea Gimeno, Mario Erre…) mal representas porque nena, vaya agresividad. Luego, cuando te calmes, me cuentas cuantas guerras ha hecho el movimiento feminista, cuantos heridos, cuanta violencia. Y cuando acabes de contar, cuenta las batallas en que hemos caminado unidos, al lado, porque el adversario es el mismo: el patriarcado, del que tú, querida, eres parte integrante. Y luego, me dejarás que te de un consejo(es gratis) cultura, nena, cultura, todo, hasta la mala lait se cura culturizando. Salud y adelante con el feminismo lgtbi.
      Gracias por tu amable colaboración con #LaPajarera.

Deja un comentario