Efímera la vida…

Ahora sé que la belleza es efímera,

difusa, diversa, incandescente,

se funde entre las rocas del abismo

que llamamos tiempo, intangible,

alejada del compromiso de ser perenne

por su fragilidad, escarmentada

de que, por breve, es hermosa, deseada.

Aprendí que la felicidad es bien difuso,

apenas dura nada, se derrite

entre vapores del instinto,

unos minutos, apenas un instante

para disolverse, como en agua

se disgregan los azucarillos, penitentes,

dejando el rastro de dulzura

en el ambiente,

archivando en la memoria

el sabor acidulado de nostalgia

por lo ido. Lo ausente.

Es pozo, liviano, incongruente,

sutil o espeso, según se preste,

que la vida es hecha, a veces,

de cosas importantes,

las más, voluble, superficial,

 en frontera difusa entre el gozo

 y lidiando, siempre,  con la muerte.

#MariaToca

Santander-29-1-2017. 10,35.

Sobre Maria Toca 240 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario