Hay un hueco en el invierno frío

Hay un enorme hueco

distante y oscurecido

que se pierde en el tiempo

en que marchó al destino

mi alma, casi mi carne,

aquel día aciago, cuando el invierno

nos teñía de frío.

 Se me fue la memoria

o la echaron, a empujones de rabia;

me quedé sin recuerdos,

como casa vacía, con el hogar extinto.

 Las cortinas bajadas

y el silencio impío

de las casas calladas.

Así, se me quedó la mente

en ese invierno frío

cuando tú te marchaste.

Mientras,  se me  iban los tiempos

y los ojos se velaron de miedo;

 en el pecho un hueco

profundo y mesurado,

se me cubrió de escarcha

con un dolor helado.

.

Ese hueco vacío

ese rincón oscuro

¿duró solo ese invierno,

o fue mucho más tiempo?

No sabría decirte, porque no lo recuerdo.

Fueron días y noches

envuelta entre las sombras

que me envolvían toda,

y yo, como un juguete

caminaba, comía

sin tino y sin memoria.

El pensamiento, entonces, se apiadó

de mi aciaga existencia,

borrando aquel tormento,

dejándome hasta inerme

sin mención y sin voces,

pero no sin recuerdos.

María Toca

 

Sobre Maria Toca 260 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario