Hombres a los que no les gustan las mujeres

 

Saben ustedes que a esta altura , me he dado cuenta de que hay hombres a los que no les gustan las mujeres. Dicho así, van a decir ustedes: María es tonta, claro que hay hombres que pasan de las mujeres: los gays. No, precisamente a ellos les gustamos mucho, no a todos pero sí a la mayoría. Incluso hacemos frente común en muchas luchas, porque son sincopadas con las nuestras.

 

A los que no les gustan las mujeres, tampoco les gustan la gente lgtb, a veces ni los perros. Los niños si son contestones, tampoco,  ni los negros, ni los gitanos…La lista puede ser larga, y no quiero aburrir. Porque me he dado cuenta que a los hombres que no les gustan las mujeres, en realidad no les gusta casi nadie, menos ellos, su mamá (que es mujer, pero poco) sus  cañas, sus baretos, sus fultboleos (hay muchos aficionados que sí gustan de mujeres, seguro) y alguna cosa más que se me escapa, pero no muchas. En general les gusta lo que les gusta, lo que les enseñaron de pequeños otros hombres (y mujeres) que les debía de gustar. Las mujeres, no. Las mujeres son malas per se, se usan para el sexo, la utillería del hogar y luego se desechan, porque lo guay de verdad es estar entre machos, ahí en manada.

 

Lo dijo San Pablo con mucha claridad:  1Cor 14:34- 35 “vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice. Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación.”.zzzz

 

Para estos chicos (Cañizares puede ser el abanderado, pero hay muchos) la mujer es la perdición del hombre, hay que tenerla bien sujeta porque se desmanda y pierde al género masculino que es el que vale. Oiga, yo no lo sabía, pero es así, que hay hombres a los que no gustan las mujeres, como ya lo dijo Stieg Larsson, que están dispuestos a salvar el mundo (masculino, of course).  Pueden ser maltratadores o no,  se quedan  solo en misóginos. Pueden ser de derechas pero también los hay  de izquierdas. A estos se les nota menos, porque están aleccionados. Solo cuando  alguna mujer osa cuestionar la autoridad del machuno, revelan su faz. Entonces ¡ay entonces! se lía parda, porque al disgusto del tipo, se une la conciencia de clase, el querer disimular y camuflar que está feo que a un hombre no le gusten las mujeres.10365994_272295179608276_3809908356682196918_n

Está tan interiorizado en estos tipos el tema, que es imposible barrerlo por mucha campaña mediática que hagamos para caerles bien.

 

Solo ellos, están en posesión del secreto. Les cuento:  saben a ciencia cierta que queremos devorarlos, aniquilarlos con nuestras fauces vaginianas, de esa forma dejarlos sin fuerza como aquel rey al que le cortaron la melena (fíjese usted, perdió vigor por la melena, muy masculino todo, oiga)   Las leyes de igualdad, los artículos, los libros que hacemos para intentar convencerlos de su equivoco  los sacan de sus casillas, porque saben que todo obedece a una  confabulación  femenino/masónica/gay para quitarlos del medio, esclavizarlos y usarlos como meros espermatozoides procreadores. También, saben que los utilizamos como fuerza de trabajo (eso lo tienen muy claro) mientras nosotras nos aprovechamos de sus pertenencias  para vivir opíparamente a cuenta de ellos.

 

Pero no lo conseguiremos,  por muy harpías que seamos, ¡ jamás! Ahí están estos héroes  con sus huestes de mentes preclaras entre prehistóricas y simiescas, que conocen la verdad del secreto del loby feminazi/gay. Se conjuran frente a los espejos mientras se afeitan cada mañana para luchar con  el vigor de sus gónadas contra las fuerzas del averno. Que es todo menos ellos, sus amigos y su mamá (y no mucho, al fin es mujer).

Y yo sin enterarme, oiga.

María Toca

26-12-2016

Sobre Maria Toca 243 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario