Las Alas

Se quebraron las alas, de no usarlas,

 se quedaron quietas mucho tiempo,

tanto como tarda el cielo en enjuagarse

las lágrimas, que luego caen

en forma de rocío y son pisadas

por los que  caminamos aquí abajo.

De no usarlas, las alas, ya no sirven,

no remontan el vuelo, ni existen

más que como adorno o señuelo

para prender a otros en la cárcel

de dorados barrotes que custodian

un alma, que por volar dentro,

se creía extensa y liberada.

Plegadas, casi muertas

quedaron  las  alas, en la esquina,

donde adornan y ocupan mi morada,

  inermes;

y ya no me levantan más del suelo.

Por no volar, por no romper barrotes

han quedado, maltrechas, inservibles,

solo estorban y producen

la mala sensación de acomodarse.

Santander 18-9-15, 17,42

Sobre Maria Toca 241 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario