No llamó nadie

No llamó nadie a la puerta

esta tarde. No esperaba visita

ni estandarte, que hiriera el silencio

de mi casa.

En realidad, no espero casi nada

de la vida, tan solo

continuarla con el alma escarmentada

tal que si hubiera cruzado la vereda

que me separa de la muerte

tan cercana.

No sentí el timbre ni el nudillo

de la mano amiga, que escuchara

el lamento afligido, o el sonido

de palabras quebradas por el miedo.

El miedo, que siempre empuña armas

con cuidado

y despierta, como Lázaro,

en madrugada

presto a ahogar las ilusiones,

a apagar el fuego

de algún amor tenue

que me añore.

Por eso, nadie llamó

a mi puerta esta tarde.

El silencio fue mi compañía

y tan solo, empuñé como arma

contra el tedio:

la palabra, que nunca, jamás,

por mucho que la use

 me abandona.

#MariaToca

Santander-24-12-2016. 20,03

Sobre Maria Toca 277 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario