Sofonissa Anguissola

Nació esta pintora en Cremona en 1535, en una familia noble. Fue la mayor de siete hermanos,  seis de los cuales,mujeres. El padre era hombre culto y anima su prole a amar las artes en general. Su nombre procede de la trágica protagonista cartaginesa, Sofonissa, ya que su familia conecta con  el  Cartago antiguo.

A los catorce años es enviada, junto a su hermana Elena, al taller de Bernardino Campi. Más tarde sigue su formación con Gatti. Durante este tiempo, Sofonissa, abrió camino al resto de mujeres dentro de la pintura, ya que era excepcional dedicarse a ello. El padre escribe a Miguel Ángel pidiéndole reciba a su hija, éste le envía, como respuesta, la proposición de que pinte a un niño llorando. La acepta como alumna y Sofonissa marcha a Roma y pasa a formar parte del estudio de Miguel  Ángel, quien queda deslumbrado por la destreza de la pintora.

Se vio limitado su aprendizaje por el condicionante de no poder acceder a estudios de anatomía ni a dibujar al natural, debido a que se considera inapropiado en la época que una señora vea cuerpos desnudos. Debido a esta limitación, Sofonissa, busca su camino en el retrato. En 1558 se desplaza a Milán, pinta al Duque de Alba que la recomienda a Felipe II. Tenía 27 años cuando llega a España. Se convierte en pintora de corte y dama de compañía de la tercera esposa del rey, Isabel de Valois. Trabajó con Alonso Sánchez Coello.

Se da la circunstancia de que hace poco se ha descubierto que un cuadro atribuido a este pintor, El retrato de Felipe II, fue pintado por ella.  Aún hoy continúa siendo objeto de debate la autoría de La dama del armiño (también llamada Infanta Catalina Micaela), pintura que la Pollock House de Glasgow donde cuelga sigue adjudicando a El Greco, aunque a partir de los estudios de Carmen Bernis (primero) y María Kusche (más tarde), cada vez son más los que afirman que su autora es de Sofonisba Anguissola. Curioso, porque resulta que para algunos críticos estaríamos ante el mejor Greco, y el propio Cézanne creyó ver en La dama del armiño (en realidad vestía piel de lince) al “creador del arte moderno”

En 1570 Sofonissa sigue soltera, a la muerte de Isabel de Valois, Felipe II le arregla matrimonio con Francisco de Moncada, virrey de Sicilia, le otorga dote y patrimonio. El matrimonio dura solo siete años, ya que fallece el esposo. Al enviudar viaja a Cremona, donde conoce al capitán del buque que la traslada. Es mucho más joven que ella, pero se enamoran y contraen matrimonio en 1979.  Orazio Lamellini, se llama su joven esposo. A partir de entonces, Sofonissa vive en Génova en una gran mansión, apoyada por el esposo, que tiene gran fortuna y puede ser libre para pintar y vivir como quiere. Fue admirada y reconocida  en vida. Anton van Dyck la visita y bosqueja sus encuentros con ella, muestra gran admiración por su obra. El gran historiador del arte Giorgio Vasari escribió sobre ella: «Anguissola ha mostrado su mayor aplicación y mejor gracia que cualquier otra mujer de nuestro tiempo en sus empeños por dibujar; por eso ha triunfado no sólo dibujando, coloreando y pintando de la naturaleza, y copiando excelentemente de otros, sino por ella misma que ha creado excelentes y muy bellas pinturas».

Muere en Palermo en 1600 reconocida por la sociedad de entonces. Su esposo Orazio hace grabar en su tumba este epitafio: A Sofonisba, mi mujer […] quien es recordada entre las mujeres ilustres del mundo, destacando en retratar las imágenes del hombre […] Orazio Lomellino, apenado por la pérdida de su gran amor, en 1632, dedicó este pequeño tributo a tan gran mujer».

 

Poco a poco su figura se fue olvidando, perdiéndose el interés por su obra importante. En estos momentos, se está tratando de reivindicarla y dar a conocer su obra. En el Prado hay tres cuadros de la pintora, que hasta ahora no están expuestos.

 

https://www.youtube.com/watch?v=5im4JIh9v_w

 

María Toca

Sobre Maria Toca 303 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

  1. Qué excelente trabajo el tuyo, Maria, descubriendo a mujeres cuyo talento ha sido olvidado, pese a ser equiparable al de los gen ios de su tiempo. Gracias Maria.

Deja un comentario