Carmen Rico Godoy

Nació Carmen Rico Carabias -su verdadero nombre- en París, hija del exilio como tantas otras. Justo recién acabada la guerra civil, el 30 de Agosto de 1939. Su madre era  la gran periodista  pionera Josefina Carabias mientras su padre, José Rico Godoy (del que tomó ambos apellidos para no ser relacionada con la madre)  permanecía preso de la dictadura por socialista y republicano.

El padre no saldrá de la cárcel hasta 1944  con lo que  la familia Carabias/ Rico,  se reúnen en Madrid. No era fácil la vida para una periodista independiente y de izquierdas como Josefina Carabias https://www.lapajareramagazine.com/josefina-carabias que había conocido tiempos mejores durante la República. El ambiente en España se les hace irrespirable y Carabias, junto a toda la familia  vuelven a salir de España camino de EEUU, Josefina va  como corresponsal del periódico Informacion es. Es precisamente en  Washington,Carmen estudia Ciencias Políticas, en Georgetown, graduándose en 1958, especializándose en Derecho Internacional. Su hermana María de las Mercedes Rico, también estudiaría allí desarrollando posteriormente una brillante carrera diplomática.

Carmen, inquieta, como su madre y ciudadana del mundo quizá como consecuencia del  el exilio o por la profesión periodística de Josefina, se establece en París, donde contrajo un breve matrimonio.  En la capital francesa desempeña varios trabajos, como enfermera, traductora, profesora de español,  comienzando a publicar algún artículo en periódicos franceses.

Siempre dijo que lo suyo no era el periodismo pero los caminos del destino la llevaron hacia esa profesión que amó y dignificó.  Poco después marcha a Argentina para  tornar a la España predemocrática en 1971.

En España contrae nuevo matrimonio con el productor de cine Andrés Vicente Gómez, que ha sido mentor de prácticamente todo el cine importante de la Transición y fechas posteriores.

Franco muere y con ello llegó la eclosión de la prensa política. Mucho antes de la creación del País y de otras cabeceras de importancia, llegó a los kioscos Cambio 16, un semanario económico  que luego derivó hacia la crónica política llegando a convertirse en la biblia de quien quisiera estar bien informada. Corría el 22 de Noviembre de 1971 cuando Cambio 16 se asomó a la calle, con la timidez de una recién llegada pero con largo recorrido. José Oneto, que fue uno de sus más brillantes directores,  dijo en varias ocasiones que esa época fue la más intensa y apasionante de su vida y creemos que todas las personas que participaron en el periodismo de la Transición suscribirían esas palabras.

Recuerdo peregrinar cada semana en cuanto salía el nuevo número y devorarlo en unas horas de justo placer. Cambio 16 nos educó en democracia, en los valores de la libertad, mostrando un entorno histórico, social y cultural del que ignorábamos casi todo. Comprar y ser lectora de Cambio era un grado de progresía y de cultura política.

Una de las fundadoras del semanario fue Carmen Rico Godoy, además  aportaba unos artículos frescos, llenos de un fino sarcasmo que nos hacía sonreír al principio para luego ir torciendo el gesto ante las realidades que desgranaba.

Mujer profundamente culta, con un sentido del humor contagioso, de fuerte carácter y de arraigado feminismo. No podría ser de otra manera después de ser hija de Josefina Carabias. Carmen nos educó en una forma de hacer periodismo haciéndolo de forma cosmopolita y divertido.

En ese tiempo escribían en Cambio 16, además de Carmen Rico Godoy, Gorka Landaburu, Miguel Ángel Aguilar, Juan Tomás de Salas, Francisco Cerecedo. Aprendimos los rudimentos de la nouvelle cousine gracias a Marcel Domingo, leímos con asombro que la sexualidad podía ser explicada y muy bien por el gran Josep Vicent Marques, compañero  de la gran Celia Amorós , que nos hablaba de feminismo y de placer con la desenvoltura de un gran cronista de la modernidad. También la inolvidable Elena Arnedo  nos inculcó feminismo a través del conocimiento de nuestro cuerpo con sus artículos de ginecología.

Junto a ellos/as estaba Carmen Rico Godoy desarrollándose como articulista y como escritora prolífica de novelas donde ponía la misma chispa irónica que en sus colaboraciones periodísticas.

Además de escribir varias novelas, dirigió una película protagonizada por Ana Belén basada en su novela Como ser mujer y no morir en el intento.

Enfermó de cáncer de pulmón, después de trasegarse mucho tabaco a lo largo de su vida y tuvo una muerte prematura que ella anticipó con la obra “Fin de fiesta” a modo de testamento vital que nos dejó, sin faltarle ni un ápice de su ironía de siempre. Dejó sin acabar su último trabajo, la novela policiaca Tirar a matar.

Murió  en Madrid el doce de Septiembre del 2001, a la temprana edad de 62 años cuando tenía aún mucho que decir. Dejó una gran obra y nos educó en un feminismo irónico y libertario. Fue incinerada y sus cenizas se esparcieron por la sierra de Gredos, en Ávila,  donde pasó la infancia.

Aquí hacemos referencia a su obra.

     .Cómo ser mujer y no morir en el intento(1990)

  • Cómo ser infeliz y disfrutarlo(1991)
  • Cuernos de mujer(1992)
  • La costilla asada de Adán(1996)
  • Cortados, solos y con (mala) leche(1999)
  • Fin de Fiesta(2001)
  • Tirar a matar(2001, inacabada)
  • Tres mujeres(volumen que reúne sus tres primeras novelas) (2001)

Ensayos

  • La neurona iconoclasta. (2000)
  • Bajo el ficus de La Moncloa. (2002, Póstumo)

Guiones cinematográficos

Guiones para TV

Premios]

 

 

María Toca Cañedo©

 

Sobre Maria Toca 1085 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario