Katy Sage

Nacida como Katherine Linn Sage, en Albany, en 1898. Era hija de un senador de los EEUU y de una mujer muy libre que le abandonó siendo Katy muy pequeña. La obsesión de viajar de la madre hizo que Sage viviera una infancia errante pero rica culturalmente ya que se forma tanto en colegios americanos como europeos. Aprendió portugués, italiano, español, alemán desde temprana edad.

Durante la I Guerra Mundial trabaja como traductora en la oficina del censo en Nueva York.

En 1920 marcha a Roma para estudiar pintura en la Libera Accademia de Bella Arti, conoce al príncipe Ranieri de San Faustino con el que se casa poco después. Comienza una vida social como aristócrata de la que abjuraría al verse liberada de la misma. Pinta poco, en esa época, ya que su vida se desarrolla solamente a nivel social. Conoce de forma casual al escultor vanguardista, el alemán Heinz Henghes que la motiva con preocupaciones culturales y poco después a Ezra Pound, ambos acaban de despertar el ansia creador de la pintora .

Al poco tiempo abandona a su marido y la vida hueca que ha llevado,  marchando a Paris en 1937, donde contacta con el ambiente surrealista que en esos momentos bullía en la ciudad. Es en la exposición del Salón des Surindependants donde intenta contactar con integrantes de este movimiento pero no es bien recibida por los discípulos de Bretón debido a su pasado aristocrático, aunque  pronto se hace hueco entre ellos.

En 1936 comienza a pintar de forma masiva ya que durante su estancia en Roma lo hizo de forma esporádica. Se ha perdido toda la obra de esa época. Su primera exposición es en Milán, en la Galeria del Million, donde presenta una obra abstracta y geométrica de limpios trazos.

En 1937 evoluciona hacia una pintura onírica, más de acuerdo con el movimiento surrealista donde ya milita del todo. Más tarde evoluciona hacia un simbolismo que la relaciona con De Chirico, pintor que adoraba y de cuya influencia jamás se desprende.

Conoce e Yves Tanguy, con quien que entabla una relación pasional. Con él accede a conocer a Bretón. Durante el tiempo que conviven en Paris mantienen las obras separadas ya que ella siempre quiso distinguirse de la pintura de Tanguy, cosa que no consiguió, porque como pasa tantas veces su obra quedó eclipsada por la de Yves Tanguy.

Ambos regresan a Nueva York al comienzo de la II Guerra Mundial, contrayendo matrimonio en 1940. En la gran urbe  amparan a diversos artistas que exponen y poco después se trasladan a vivir  a Woodbury, en Conneticut, creando un hogar donde ambos artistas forman un centro cultural que irradia al exterior.

Su primera exposición en América fue en la Pierre Matisse Gallery de Nueva York

En 1947, ambos artistas, consiguen reunir en  una exposición en Nueva  York a Tanguy, Arp, Duchamp, Matta, Giacometti…entre otros. Después, todos ellos exponen bajo la batuta de Breton y Ducham en la Galerie Maeght de Paris.

Durante la década de los cuarenta, la temática de la obra de Katy Sage son los andamios, estructuras arquitectónicas de líneas frías. Toda su obra trasmite una sensación trágica de soledad. Sigue exponiendo durante años en las más importantes salas de Nueva York y Paris.

En 1955 muere de forma prematura Yves Tanguy, durmiendo, de un ictus cerebral. Para Sage fue un golpe tremendo del que no se recuperó jamás. Durante años se dedica a catalogar y promocionar la obra de Yves, abandonando la suya. Se aparta de toda vida mundana  recluyéndose  en la casa en la que habían vivido y construido un mundo artístico juntos. En 1956 la diagnostican cataratas, con lo que abandona de forma definitiva la pintura sumiéndose en una depresión importante. Se operó de las cataratas pero quedó casi ciega, lo que no fue obstáculo para que se entregara a la construcción de esculturas tridimensionales, realizadas ensamblando alambre, vidrio, mimbre y objetos diversos. En 1961 la Galeria Viviano de Nueva York realiza una exposición uniendo a sus esculturas la poesía de Sage con el título de Your Move. Hoy todas ellas se conservan en Mattatuk, cerca de Waterbury donde residía.

Su poesía expone de forma cruda la melancolía que la consume. En 1959 intenta suicidarse de forma fallida, pero repetirá el intento cuatro años después, tres días después del cumpleaños de Tanguy, en 1963, muriendo esta vez, dando fin de esa manera a una pesadumbre y depresión que no consiguió superar desde la muerte del marido.

Fue incinerada, siendo sus cenizas unidas a las de Tanguy y repartidas por la Bretaña por el que fuera gran amigo de la pareja, Pierre Matisse.

Katy Sage tuvo un enorme talento y realizó una obra magnífica. Durante tiempo intentó separarla de la de Tanguy sin conseguirlo porque, como ya ha ocurrido en otras ocasiones, la grandeza del pintor surrealista eclipsó a la de su esposa, aunque para algunos críticos es considerada superior.

María Toca

 

Sobre Maria Toca 903 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario