Marianne Moore

Declan Kiberd dedicó a la autora norteamericana esta frase: “Marianne Moore fue, al fin y al cabo, la más importante de los Modernistas estadounidenses; reescribió las reglas de la forma literaria y, mientras tanto, vivió una vida plena y digna de ser celebrada».

 

 

Nació en un pueblecito de Missouri, Kirkwood, en 1887, hija de un inventor  John Milton Moore y de Mary Warner. Su padre fue encerrado en un psiquiátrico al desarrollar una enfermedad mental por lo que Marian se trasladó con su madre al domicilio de su abuelo, el pastor presbiteriano John Riddle Warner criándose con ellos. Marian amó profundamente a su madre, conviviendo con ella hasta la muerte de esta acaecida en 1960.

Fue una magnífica estudiante licenciandose en Biología e Histología en la Universidad. Aunque en sus primeros tiempos pensó dedicarse a la pintura para lo que tenía dotes pronto comenzó a escribir poesía.

Viajó por Europa,  relacionándose con intelectuales de la época. Poco después conoció a Ezra Pound, con quien la unió una profunda amistad que repercutió en su obra ya que muestra una gran influencia del autor. Durante el tiempo en que estuvo encarcelado, Moore, le escribió de forma constante no abandonándolo jamás.

Trabajó como editora de la revista cultural y literaria The Dial, creada en Chicago con ideario conservador pero  fue tomando forma avanzada bajo la dirección de Moore, siendo una revista revolucionaria y controvertida en la que colaboraron  autores como E.E Cummings, Hart Crane, Thomas Mann, Willian Butler Yeats, pintores como Pablo Picasso, incluso eruditos como Ortega y Gasset vieron sus trabajos publicados en ella. Según palabras del crítico Daniel Aaron, The Dial ha sido “la mejor publicación de literatura y arte de América jamás publicada en los Estados Unidos

 

Antes de dirigir The Dial,  había publicado en 1921 un libro de poemas: Poems, se da la circunstancia que lejos de Nueva York, en donde vivía ya Moore, en Granada, García Lorca publica su primer libro el mismo año.

El segundo volumen de poemas de Moore, la consagra definitivamente como una gran poeta en lengua inglesa, según críticos la más importante. El poemario se llamaba Observations. Su poesía jugaba con las palabras, alejada tanto del realismo como del romanticismo, en palabras de Elaine Showalter, Marianne Moore se enfrentó a “los convencionalismos lingüísticos, sintácticos y temáticos de lo que Stein llamó la “poesía patriarcal

 

Le sigue una gran obra que va confirmando la talla de gigante poética que se auguraba en sus primeras obras. Durante toda su vida recibe premios y honores, como el Pulitzer y el reconocimiento popular a su obra.

Fue también  traductora y crítica literaria.

Vivió toda su vida en Nueva York. Su personalidad era como su obra, independiente y genuinamente peculiar. Vestía ropas masculinas y cubría la cabeza con un sombrero en forma de tricornio. Amaba el deporte, de forma especial el boxeo, fue amiga de Muhammad Alí al que entrevistó varias veces.

No se le conocieron jamás amores ni pareja.

Murió víctima de una apoplejía en su apartamento de Nueva York, en 1972.

 María Toca

 

SILENCIO
.

Mi padre solía decir:

–La gente superior no hace visitas largas.

No hace falta mostrarles la tumba de Longfellow,

ni las flores de vidrio en Harvard.

Son autosuficientes como el gato,

que se lleva a la presa a un lugar privado;

la cola del ratón colgando floja de la boca.

A veces disfrutan de la soledad

y pueden quedarse sin palabras

al escuchar palabras que disfruten.

El sentimiento más profundo emerge durante el silencio;

no en el silencio, sino en la prudencia. –

Y no era hipócrita al decir –Haz de mi casa tu posada–.

Una posada no es un domicilio.

.

.

.

.

 

 

 

SILENCE

.

My father used to say,

“Superior people never make long visits,

have to be shown Longfellow’s grave

or the glass flowers at Harvard.

Self-reliant like the cat—

that takes its prey to privacy,

the mouse’s limp tail hanging like a shoelace from its mouth—

they sometimes enjoy solitude,

and can be robbed of speech

by speech which has delighted them.

The deepest feeling always shows itself in silence;

not in silence, but restraint.”

Nor was he insincere in saying, “Make my house your inn.”

Inns are not residences.

 

Sobre Maria Toca 760 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario