PARA VIVIR COMO REYES, NO HAY COMO NO SABER NADA

La poesía  dejará de ser papel, una cosa triste,

cuando empiece a tener que ver con la vida de la gente.

EnWay out “ de Antonio Orihuela

I

En la tierra de Jauja,

donde nadie sabe nada,

nada es verdad o es mentira,

no hay víctimas inocentes

tampoco verdugos culpables

y si nadie sabe nada,

¡Hala! a vivir del cuento,

esperando la llegada

de los Santos Inocentes.

Digan me Vds. sino,

que tampoco saben nada,

¿qué es lo que podía saber

la pobre infanta Cristina

de donde salía el “parne”

que tan generosamente  ingresaba

en su cartilla bancaría?

y aún más,

¿ qué es lo que podía saber,

esa  pobre duquesa de Palma,

de los oscuros negocios

de su cónyuge ,  el Sr. Urdangarín,

si ella solo era una obediente mujer

locamente enamorada de aquel

al que Dios la unió

para transitar la tierra?

¿Sí el Sr. no lo sabía,

cómo ella  iba a saber

que lo que su consorte hacía

era algo reprobable?

¿Y qué me dicen Vds.

de lo que en la corte de Jauja

se podía comentar

de esos oscuros negocios

del Sr. Duque de Palma?

si en la corte solo se vive y se educa

para no ver, no oír y callar,

nunca para hablar de  cosas,

que por ser desagradables

disturban la digestión

y no facilitan para nada

su actividad principal,

la obediente  sumisión

a la preservación de la especie

del monarca y su familia,

que allí viven como si estuviesen

dentro de un gran jarrón chino,

y como todos sabemos,

eso sí que lo sabemos,

los jarrones de la China son caros y quebradizos,

pero adornan un montón

en los  palaciegos salones,

de ese su reino de Jauja,

con gobierno popular,

que tampoco sabía nada,

II

¿Diganme por ello ustedes,

qué  es lo que podían  saber los máximos dirigentes

de cómo se financiaba su partido?

Si de eso de las cuentas

solo se enteran los sufridos tesoreros

ellos son los únicos que controlan los dineros,

sean de color blanco o  negro

y los mueven de una cuenta hacía la otra,

con la misma rapidez y método

que los tahúres cuando mueven

el caprichoso dadito

de un cubilete hacía el otro

eso sí, casi sin dar importancia

a su gran destreza y habilidad

en aplicar al cubito

el conocido vaivén sonoro del

un, dos, tres con golpecito final

que te robo y no lo ves.

Y no fue solo un tesorero, no,

sino un terceto

los que cantaron a coro,

como los canarios flauta,

que ellos no sabían nada

que era eso de valerse  el partido

del método del un, dos, tres y golpecito en el culo

¡Cómo para no creerles!

Rajoy cuando lee,

lee el Marca y Josemari,

el anterior presidente,

vive en la tumba agarrado a la botella

como una lapa a su roca

y solo se mira al espejo

cuando hace abdominales

o habla en la intimidad

el idioma catalán,

para imitar su fonética,

por supuesto ni el uno ni el otro

sabían nada o no se acordaban

de qué era eso de cobrar dinero en negro,

si ellos fueron desde que nacieron

cristianos, franquistas y blancos

¡¿Cómo podían cobrar en negro,

sí su fe no lo permite?!

aunque todo el mundo sepa

que lo que más ha interesado siempre

a los miembros del PP

han sido los dramas de apariencias

en los que la verdad

nunca imponerse   a la ley.

III

¡Y lo del pobre Griñan!

 ¡No me digan¡¡Ay que penita me da!

¿Por qué había él de saber

lo que Chaves le dejó?

¡¿Y Chaves, díganme ustedes que culpa tenía Chaves

de no saber lo que pasaba

en las arcas de su Junta,

la Junta de Andalucía,

si él solo gobernaba

buscando la igualdad social

de todos los que le votaban?

Por tanto nada sabía.

IV

Igual que en Andalucía

en Cataluña,

el gobierno de Convergencia y Unión,

tampoco sabía nada

de los  dolorosos  partos

que cada día ocurrían

en ese famoso reino de su pertenencia,

al que se llamó en los años setenta

como huerto de  “xarnegos”,

y por ello verse obligados,

como Cristo con su huerto,

a tener que aceptar la cruz de Getsemani

y los beneficios

de la obra pública que adjudicaban,

diezmo al que los más lenguaraces

de mordida adjetivaron

y los más economicistas

de acusador número primo

del  tres por ciento

que, en el  año 2005

destapó el  muy Honorable Presidente de la Generalitat

Sr.Maragall ,

retractándose después

por la amenaza del Presidente de Convergencia y Unión,

de que su  formación se retiraría del consenso

para la reforma del  Estatuto Catalán,

si se publicitaba el maldito  número primo

por estar  su partido libre de ese pecado infernal.

V

Sindicatos y empresarios

tampoco  nada sabían,

y es que en la tierra de Jauja

cada oveja solo mama a dos carrillos

cuando tiene a tiro las muy generosas tetas

de su santísima madre,

y madre, como sabemos,

solo hay una,

y esa madre tiene un nombre

a la que llamamos España,

que tiene un buen par de tetas

del máximo rendimiento,

y por la salud de ellas

todo buen  español trabaja

para que sean cada día más grandes

¡cuánto más grandes  mejor!

así que ¡Arriba España y sus tetas!,

que es lo mismo que me dice

mi sufrido carnicero

que todo lo que él hace

lo está haciendo por salvar  a la madre patria,

supongo que también sus tetas,

aunque nunca me dice de quien,

ni como, ni cuando,

porque cada vez que me vende

kilo y medio de ternera,

el muy pillín, solo me da kilo y cuarto

y  además nunca me entrega

el papelito de pago,

echando la culpa al peso

de que no de recibitos

y de que se desequilibre cuando menos se lo espera

¿Será porque su peso

se ha fabricado en España,

y los pesos españoles

como el poder judicial

no saben aún detectar

esa costumbre tan nuestra?

VI

Pues no me digan Vds.

que sus señorías no piensan

que todos los españoles

somos tontos de remate,

pidiendo  que  nos creamos

sus excéntricas sentencias,

como si no supiésemos,

por nuestra propia experiencia,

que la farsa de la señora Justicia,

si además es de tradición española,

fue creada por la  despótica  indecencia

de  Cruzados golpistas, hacendados , chamanes y sacerdotes

que para imponer su ley,

vertieron  un poco de tinta sobre un gastado papel

para hacer más creíble su farsa

por eso la bautizaron con el nombre

de la Santa Señora Justicia.

A ver si no son tan malos

esos supuestos culpables,

aunque no del todo buenos,

y entre tanto bueno y malo,

nadie es malo nadie es bueno,

y  si a eso le añadimos

que nadie se entera de nada

de lo que nos pasa en  Jauja

ni siquiera el digitado rey,

del que la justicia dice que es totalmente inviolable,

la conclusión es bien clara

todos somos  inocentes en este reino de Jauja

por no encontrarse nunca al verdadero culpable,

salvo si robas gallinas .

VII

Y esta historia que yo cuento

de saber y no saber,

a ver si solo se trata

de una mera fantasía

de esa loca de la casa que es la imaginación,

que para vivir del cuento

finge que no sabe nada

para acoplarse al guión

y vivir como una reina,

y puestos ya a negar todo,

esta loca de la casa

proclama a voz en grito

que no tiene miedo a nada,

ni a perderse  en los papeles,

ni a un ataque terrorista

al grito de !Todos somos Charlie Hedbo!

cuando a lo que paso allí,

es a lo que más se teme,

negándonos a aceptarlo

porque no sabemos nada

del poder y la codicia

ni que es lo que nos pasa

cuando se democratiza el miedo,

estimando el no pensar

y el vivir sin memoria

con tal de seguir el cuento

de que aún hay esperanza

de vivir un futuro soleado

en este túnel letal

en el que nos han metido

estos que una y otra vez  dicen

que ellos no saben nada.

VIII

Así que a los descreídos

lo único que nos queda,

es bajar la cabeza y seguir el viaje

por la senda

que nos marcan los sabiondos editores

de este cuento de autoayuda

o cansados de la gloria

de ser comprados,

vendidos e intercambiados,

como el mercado decide,

tras tarascar la manzana

que libera del síndrome de la trisomía

facultando la sapiencia,

decir !no!,

y dándonos media vuelta

abandonar el coto enfangado

de los ojeadores del coste y el beneficio,

para no seguir comiendo el pan diario

de la hogaza con la que nos alimentan,

que es repetir  lo mismo que  dicen

los defendidos

por depuradores bivalvos

a los que llamamos letrados.

IX

Y es que en Jauja ,

los mafiosos, los tahúres, los mangantes

y otras gentes de esa laya coronados,

conocen de maravilla

el refranero español,

por ello saben muy bien

que en este país

nunca faltó un roto

“pa” tapar un  descosido,

que es tanto como decir

que para vivir como reyes

no se editó cuento alguno

como el que lleva por título

“Señoría, por mi madre yo le juro,

qué de eso que usted me pregunta

afirmo no saber na,

qué  es lo mismo que me dice diga

mi luminaria legal

a la  que puntualmente pago.

Es por él, solo por él  señoría,

por lo que yo  no se na

del estiércol que dicen llueve a raudales

en estas tierras de España

 

Enrique Ibáñez Villegas

 

 

 

 

Sobre Enrique Ibañez Villegas 36 Artículos
INGENIERO T. EN QUÍMICA INDUSTRIAL Universidad de Cantabria CERTIFICADO DE ESTUDIOS DE INTERPRETACIÓN durante 3 cursos en Institut del Teatre de Barcelona. Actor de teatro y cine Director teatral Poeta, escritor • EXPERIÉNCIA DOCENTE COMO PROFESOR DE TEATRO -CENTRO DE ESTUDIOS TEATRALES “ GENTE DE TEATRO DE BARCELONA” Profesor de Técnica de Actor y de Movimiento. 15 años -CENTRO CULTURAL “MASS MEDIA” Profesor de Técnica de Actor . 4 años -ACTOR’S STUDIO DE BARCELONA Profesor de Técnica del Movimiento. 2 años -ESCUELA DE CINE DE BARCELONA Profesor de Técnica del Movimiento. 1 año

Sé el primero en comentar

Deja un comentario